10 reflexiones tras el fin de semana
El Liverpool logró una victoria crucial en Stamford Bridge el viernes, Andros Townsend parece haber hallado su lugar en el mundo y Marouane Fellaini quizás no sea el culpable de todos los males del Manchester United.

1. Mucho más que una victoria

Hay victorias que valen más que tres puntos. El triunfo del Liverpool en Stamford Bridge del viernes representa una liberación, un ajuste de cuentas y quizás un punto de inflexión en la historia reciente de los Reds. Todo a la vez. Hace dos años, el Chelsea privó de la Premier League al Liverpool en Anfield en la antepenúltima jornada. Aquella derrota desembocó en el traspaso de Luis Suárez, la destitución de Brendan Rodgers al año siguiente y una inmejorable ocasión perdida. En los últimos tiempos, el Chelsea se había convertido en la bestia negra de los Reds, que solo habían logrado una victoria en sus últimos ocho enfrentamientos en liga. Pero el viernes los Reds lograron un triunfo merecido que les coloca entre los firmes candidatos a una plaza de Champions League. Soñar con la liga todavía parece una utopía pero victorias como la del viernes son las que devolverán al Liverpool al lugar de privilegio que ocupó hasta los años 90.

2. Exceso de cautela

En la previa del duelo ante el Watford, la suplencia de Granit Xhaka fue uno de los temas estrella de la conferencia de prensa de Arsène Wenger. Fichado por treinta millones de libras, el suizo llegó al Emirates con la misión de convertirse en la réplica moderna de Patrick Vieira: un centrocampista omnipresente, con capacidad de liderazgo y esa pizca de agresividad que en ocasiones parece faltarle a los Gunners. Sin embargo, a Xhaka le está costando convencer al técnico alsaciano de que está listo para asumir el reto. Wenger se escuda en que para jugar en el doble pivote es crucial desarrollar un cierto entendimiento con tu compañero en esa parcela, lo cual explica su preferencia por la pareja formada por Francis Coquelin y Santi Cazorla. Sin embargo, ese tipo de complicidad solo se desarrolla con los partidos. Xhaka es un extraordinario jugador, un box-to-box clásico que puede encajar con un fino estilista como Cazorla pero también con medio centros más rudos como Coquelin o Elneny. En ocasiones, Wenger da muestras de exceso de cautela. La suplencia de Xhaka es un ejemplo más.

3. El fichaje estrella del Leicester

El miércoles, Islam Slimani debutó por fin con el Leicester en la Champions League. Su primer partido con los Foxes tras su fichaje en el último día de mercado fue más que prometedor. A pesar de no marcar, se entendió con Riyad Mahrez como si llevaran jugando toda la vida juntos… como es el caso, de hecho, en la selección argelina. Tras un arranque de temporada dubitativo, el Leicester se impuso por 0-3 en Brujas y el fin de semana reafirmó esa mejoría con otro 3-0 ante el Burnley y doblete de Slimani. Todo muy prometedor. Hasta que uno mira el calendario y se da cuenta de que en enero arranca la Copa de África con Argelia entre los participantes.

4. Un calendario engañoso

El Manchester City acumula elogios en este inicio de temporada tras sendos 4-0 esta semana, primero ante el Borussia Moenchengladbach y luego ante el Bournemouth, ambos en el Etihad. Periodistas y aficionados han corrido a declarar al City ganador de la Premier League. Es probable que así acabe sucediendo pero su calendario de liga puede resultar engañoso. El City ha ganado sus cinco partidos disputados… cuatro de ellos contra los cuatro últimos clasificados (Bournemouth, West Ham, Sunderland y Stoke) y el otro contra el Manchester United que perdió en Róterdam y Watford esta semana. Proclamar campeón al City a estas alturas es no conocer los entresijos de la liga más competitiva del mundo.

5. Feo pero eficiente

Tras caer en Bournemouth hace siete días, los aficionados del West Brom desplazados a la ciudad costera expresaron su opinión sobre el fútbol de su equipo al son de “Tony Pulis, your football is shit”. La continuidad del técnico galés está en entredicho tras la venta del club a un empresario chino y las protestas de algunos aficionados sobre el estilo rústico de juego del equipo. Pulis, que es un tipo directo, ya ha dejado claro que no piensa abandonar el equipo a menos que sea con los pies por delante. Y los resultados, de momento, abalan su trabajo. Tras endosarle cuatro goles al West Ham, los Baggies se asientan en una plácida décima posición. El Stoke, mientras, que decidió despedirle para transformar su juego y aspirar a cotas más altas aupado por el juego asociativo, está hundido en la cola. Aviso para navegantes.

6. El nuevo Leicester

Tras su buen inicio de campaña, algunos aficionados se apresuraron a tildar al Hull City como el nuevo Leicester. Es decir, el pequeño bote que pelea de igual a igual contra los transatlánticos que pueblan las agitadas aguas de la Premier League. Ese bote ya se hundió pero ha emergido uno nuevo: el Everton de Ronald Koeman. Cuatro victorias y un empate han llevado a los Toffees hasta el segundo lugar de la tabla. El equipo de Goodison Park es el único intruso que amenaza con romper la dominación de los nuevos seis grandes (Manchester City, Arsenal, Chelsea, Tottenham, Liverpool y Manchester United). Koeman ha realizado cuatro fichajes inteligentes destinados a ofrecer un rendimiento inmediato: Maarten Stekelenburg (33 años), Ashley Williams (32), Yannick Bolasie (27) e Idrissa Gueye (26). Son titulares, tienen experiencia en Premier League y, quizás con la excepción de Williams respecto a John Stones, mejoran a los jugadores a los que sustituyen. En concreto, Gueye parece uno de los fichajes más astutos del verano. Steve Walsh descubrió a N’Golo Kanté y posiblemente ha sido también él, flamante nuevo director deportivo del club, quien recomendó su fichaje. Pelear por la liga se antoja una quimera pero si Koeman colocó al Southampton a tres puntos de la Champions League la temporada pasada, no hay motivos para pensar que no pueda lograrlo con este Everton.

7. Pogba tiene suerte de que exista Fellaini

Marouane Fellaini se ha convertido en el chivo expiatorio de todos los males del Manchester United. De acuerdo, el belga no es exactamente la reencarnación de Paul Scholes. De hecho, con ese andar patoso parece que se pasee por el campo en tacones. Pero sus evidentes limitaciones están cubriendo otras igual de evidentes de sus compañeros. En Watford, Fellani solo falló dos de los 67 pases que intentó (97%) e interceptó 16 balones, diez más que el siguiente jugador del United (Pogba y Young, 6). Mientras, su compañero en el medio centro, Paul Pogba, solo encontró a un compañero en 47 de los 63 pases que intentó. Y Wayne Rooney se dedicó a centrar todo balón que pasó por sus pies. En total, el capitán del United centró doce veces… solo una menos que todo el Watford. Solo en cuatro logró encontrar un compañero. Fellaini quizás no debería ser titular en el Manchester United. Pero si él no debería serlo, hay algunos de sus compañeros que deberían acompañarle al banquillo.

8. El Fulham galés

En ocasiones, las respuestas al futuro se hallan en el pasado. En verano de 2013, el estadounidense de origen paquistaní Shahid Khan adquirió el Fulham de manos de Mohamed Al-Fayed. El empresario egipcio había llevado al club de la tercera a la primera división en cuatro años y había mantenido al pequeño club londinense en la élite durante más de una década. Sin embargo, en la primera temporada de Khan, el Fulham acabó descendiendo y desde entonces vaga sin rumbo por la categoría de plata del fútbol inglés. En 2005, el Swansea se encontraba en cuarta división pero un grupo de empresarios locales junto con la asociación de aficionados demostraron que una gestión inteligente de los recursos puede obrar milagros y menos de diez años más tarde condujeron al club a la Premier League. Este verano, esos empresarios han decidido abandonar el club y vender sus acciones a un grupo estadounidense. ¿Les suena?

9. Townsend ha encontrado su hogar

Ya hemos hablado en estas líneas en repetidas ocasiones de la falta de gol del Crystal Palace la temporada pasada. El fichaje estrella de Christian Benteke parecía destinado a cubrir ese vacío y propulsar al equipo hacia zonas más tranquilas de la tabla. Pero, de momento, la mejor incorporación de Alan Pardew ha sido Andros Townsend. El extremo inglés, protagonista de una larga y caótica carrera profesional a pesar de su juventud, parece finalmente haber encontrado su hogar. En los Spurs jamás gozó de continuidad como para explotar y en Newcastle apenas tuvo seis meses para demostrar su potencial antes de que el equipo acabara en segunda. En la contundente victoria por 4-1 ante el Stoke, Townsend fue el mejor jugador de su equipo y completó su brillante actuación con un gol. También sus compañeros en la línea de media puntas, Wilfried Zaha y Jason Puncheon, completaron un buen partido. Con asistentes como ellos, Benteke se puede dar un festín esta temporada.

10. Invictos Spurs

Solo tres equipos están invictos en Premier League esta temporada: Manchester City, Everton y Tottenham, que venció al Sunderland por 1-0 este domingo. Es decir, los tres primeros clasificados. De ellos, solo los Spurs finalizaron la temporada pasada en uno de esos tres lugares, lo cual demuestra la consistencia del equipo. Con Vincent Janssen y Victor Wanyama, Mauricio Pochettino ha añadido profundidad a un equipo cuya juventud significa una cosa: que solo puede ir a mejor. A pesar de la dolorosa derrota en casa en el estreno europeo en Wembley ante el Mónaco, el Tottenham parece dispuesto una temporada más a desafiar a los grandes por un puesto en Champions. A pesar del creciente entorno competitivo y de las estrecheces financieras internas provocadas por la construcción del nuevo estadio, los Spurs siguen entre los mejores.

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información