10 reflexiones tras el fin de semana
El Manchester United se volvió a estrellar, los máximos goleadores siguen en racha y no todos tendrán el mismo humor esta Navidad en casa de los Keane.

1. Ni Allardyce puede salvar a este Sunderland

Tras meses de incertidumbre, esta semana se confirmó que la planta de Nissan en Sunderland se mantendría en la ciudad del norte. David Moyes aprovechó para bromear con que algunos de sus jugadores podrían acabar trabajando ahí. Lo cual es más que dudoso: si no son capaces de ganar un partido de fútbol, que es su profesión, difícilmente serán capaces de ensamblar un complejo aparato a motor. Tras caer 1-4 ante el Arsenal, el Sunderland se ha convertido en el peor equipo de la historia de la Premier League tras diez jornadas y va camino de romper el famoso récord del Derby County (11 puntos en 2007-08). Aquel pésimo equipo al menos fue capaz de ganar uno de sus primeros seis partidos, algo que el Sunderland no ha logrado hacer en diez. Moyes, séptimo técnico en cinco años, solo tiene una responsabilidad parcial en un club que hace tiempo que deriva hacia ninguna parte. El año pasado, la lamentable gestión del caso Adam Johnson acabó con la directora general Margaret Byrne, que cobraba casi medio millón de libras al año en un club que perdió 25 millones en 2014-15, el tercero que más en una liga en que solo seis clubes tuvieron pérdidas. Un (más que probable) descenso abocaría al club a una situación financiera poco menos que desesperada.

2. La locura de cada año

Los partidos entre Crystal Palace y Liverpool se han convertido en sinónimo de entretenimiento. Hace algo más de dos años, los Reds visitaron Selhurst Park en la penúltima jornada con la necesidad de lograr una goleada imposible para superar al Manchester City en la tabla. Las cosas pintaban bien al descanso, cuando el equipo vencía por 0-3. Sin embargo, en la segunda parte, los Eagles igualaron el encuentro y dejaron al Liverpool pendiente de un milagro que no se produjo. Desde entonces, ningún duelo entre ambos ha acabado con menos de tres goles. La temporada siguiente, el Palace venció por 3-1 en liga pero cayó 1-2 en Copa. En Anfield, se impuso por 1-3, un hito que repetiría la temporada pasada ganando por 1-2. En el último partido entre ambos, en marzo de este año, el Liverpool se impuso por 1-2. Y este sábado, los Reds vencieron de nuevo por 2-4 después de que se marcaran cinco goles en menos de media hora de la primera mitad. ¿Cuándo dicen que es el próximo?

3. Gastón encuentra su lugar

El Southampton, siempre atento a los jóvenes prometedores, invirtió doce millones de libras en 2012 en un joven uruguayo de 21 años llamado Gastón Ramírez. Sin embargo, el talentoso media punta jamás logró hacerse un hueco en el equipo a pesar de las reiteradas oportunidades de Mauricio Pochettino. Su futuro se nubló con la llegada de Ronald Koeman y acabó cedido en el Hull City, donde tampoco fue capaz de mostrar su talento. Finalmente, una vez acabado su contrato con el Southampton, que le costó al club 8.000 libras por minuto, Aitor Karanka le convenció para unirse al Middlesbrough. El espectacular gol que abrió el marcador el sábado ante el Bournemouth en la victoria de su equipo por 2-0 demuestra que Gastón parece por fin haber encontrado su lugar.

4. Solo defendiendo no se puede ganar una liga

Ha nadie le queda duda que el Tottenham tiene defensa para ganar el título. El gol de Ahmed Musa que permitió al Leicester abandonar White Hart Lane con un punto el sábado fue el primero en juego abierto que los Spurs han encajado esta temporada. Las carencias del equipo de Pochettino están más adelante. El equipo del técnico argentino solo ha anotado 14 goles en diez partidos, nueve menos que Arsenal y Manchester City. El tanto ante el Leicester provino de un penalti de Vincent Janssen, el teórico sustituto de Harry Kane. El recién llegado delantero holandés no está logrando cubrir el enorme hueco dejado por la lesión de Harry Kane. Pochettino ha probado incluso con Heung-min Son en punta en varios partidos (con solventes resultados, hay que decir) pero el equipo sigue dependiendo de Kane, cuyo retorno está al caer. Su equipo le necesita como agua de mayo.

5. El centrocampista silencioso

Esta semana, Antonio Conte reconoció que no había oído hablar de N’Golo Kanté hasta su irrupción la temporada pasada con el Leicester. “Creo que es un centrocampista completo, no solo defensivo”, dijo Conte. “En sus últimos tres partidos de liga, podría haber marcado tres goles, es un jugador que siempre llega al área rival, es fantástico”. Pero la principal función de Kanté es proteger a la ya consolidada defensa de tres del Chelsea. Algo que parece estar haciendo bien, como demuestra que los Blues han encadenado cuatro victorias consecutivas sin encajar un gol. “Me gusta cuando N’Golo presiona y con este sistema les pido a los jugadores que lo hagan a menudo”, explicó Conte. “Creo que N’Golo es muy bueno en eso”. Sin hacer ruido, Kanté se ha convertido en un jugador imprescindible para Conte, como ya lo fue la temporada pasada para Ranieri.

6. Este Manchester United no funciona, capítulo 45.945

El Burnley se presentaba en Old Trafford tras haber sumado tres derrotas en sus tres visitas esta temporada en liga: Chelsea, Leicester y Southampton le endosaron tres goles cada uno en sus respectivas goleadas. Sin embargo, el Manchester United no fue capaz de encontrar el camino del gol. Zlatan Ibrahimovic ha marcado un solo gol en sus últimos diez partidos, ante el potente Zorya en Europa League. Con Anthony Martial lesionado y Wayne Rooney tratando de dilucidar cuál es su posición natural estos días, José Mourinho tiene pocas opciones más que el delantero sueco y Marcus Rashford, que pasa sus días más cerca de la línea de banda que del área rival. Mourinho aprovechó su estrecha relación personal con Ibrahimovic para convencerle de reunirse con él en Old Trafford y no le sentará. Pero si se decidiera a hacerlo, quizás descubriría que tiene un prometedor delantero jugando de extremo.

7. Siguen los inventos

Ante el Everton, Slaven Bilic desplegó a un extremo derecho como delantero (Michail Antonio), a un medio centro como central (Cheikhou Kouyaté) y a un media punta como carrilero derecho (Edimilson Fernandes). Mientras, en el banquillo se quedó Havard Nordtveit, fijo en las alineaciones en las primeras semanas. Por cierto, en el banquillo junto a Bilic estaban tres delanteros, un extremo, un central y el portero suplente. Cuando las cosas van mal, Bilic suele hacer dos cosas: primero, cambiar a sus jugadores de posición en una especie de ruleta rusa futbolística y, segundo, lanzarse al ataque como si no hubiera mañana. Ni una cosa ni otra funcionaron ante el Everton, merecido vencedor el domingo por 2-0. Los Hammers se mantienen a tres puntos del descenso. Por suerte para ellos, Sunderland y Hull City parecen tener un puesto asegurado entre los tres últimos, así que les bastará con no ser el tercero en discordia.

8. La lucha por la corona de máximo goleador

Este fin de semana, los cuatro máximos goleadores de la Premier League ampliaron su botín. Diego Costa, Romelu Lukaku, Sergio Agüero y Alexis Sánchez sumaron un tanto a su casillero y se ubican respectivamente con ocho, siete, siete y seis goles. Lukaku, Agüero y Alexis marcaron el primer tanto en sus partidos, mientras que Costa sentenció la victoria del Chelsea en Southampton. De la capacidad de todos ellos para mantener su racha dependerá en buena medida que sus clubes acaben cosechando sus objetivos de esta temporada.

9. Guardiola acaba con su mala racha

Por primera vez en su carrera como técnico, Pep Guardiola encadenó seis partidos consecutivos sin ganar. Al igual que al principio de liga advertíamos desde estas mismas páginas sobre la engañosa sensación de superioridad del Manchester City, que se enfrentó durante las primeras jornadas a rivales asequibles, también ahora habría sido prematuro condenar al club al fracaso. Entre esos seis partidos, hubo una visita al Camp Nou, otra a White Hart Lane y un encuentro en Copa de la Liga en Old Trafford que Guardiola aprovechó para alinear a los suplentes. El apabullante 0-4 ante el West Brom el sábado es una forma contundente de dejar atrás esa mala racha pero la visita del Barcelona el martes supondrá una prueba bastante más fiable para calibrar al equipo de Guardiola que los Baggies.

10. Cosas de hermanos

Este fin de semana, los hermanos Keane, Michael y Will, fueron titulares con sus equipos, Burnley y Hull City respectivamente. La suerte del central y el delantero no puede ser más dispar. Mientras Michael fue posiblemente el mejor del partido en Old Trafford y su sólida actuación defensiva permitió al Burnley abandonar el “teatro de los sueños” con un punto, Will fue incapaz de marcar antes de ser sustituido en la derrota de su equipo en Watford. El fin de semana de ambos también encuentra su traslación en la tabla clasificatoria. El Burnley habita plácidamente en la media tabla mientras que el Hull se haya encadenado al descenso tras seis derrotas consecutivas. Todo apunta a que en la cena de Navidad de este año en casa de los Keane, no todos estarán del mismo humor.

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información