10 reflexiones tras el fin de semana
El Arsenal tuvo una mala semana... pero el Liverpool está teniendo un mal año. Romelu Lukaku logró un póker ante el Bournemouth pero afronta una disyuntiva complicada. Gabriel Jesus ha tardado diez días en labrarse un nombre en Inglaterra. El Boro deberá hacer algo más que defender bien si quiere salvarse.

1. La septimana horribilis del Arsenal

El martes, el Arsenal cayó en casa ante el Watford por 1-2. Esa inesperada derrota, sumada a la lesión de Aaron Ramsey, situó a Arsène Wenger y sus muchachos en una posición incómoda antes del derbi ante el Chelsea en Stamford Bridge. Para empezar, Wenger tuvo que improvisar un medio centro con Alex Oxlade-Chamberlain y Francis Coquelin, dos teóricos suplentes. Y, para continuar, obligó a los Gunners a salir a por la victoria en el Bridge para seguir soñando con el título. Como le suele suceder al Arsenal, todo lo que podía salir mal, salió mal. Un controvertido gol propició el 1-0 del Chelsea y la lesión de Héctor Bellerín. Demasiado lastre para un equipo corto de autoconfianza que ahora deberá afrontar una complicada lucha por los puestos de Champions entre las ya tradicionales protestas contra Wenger, que sigue sin anunciar si renovará su contrato o no. El Arsenal entra en la fase de abatimiento de su patología maniaco-depresiva.

2. El annus horribilis del Liverpool

El Arsenal tuvo una mala semana. Pero sigue estando mejor que el Liverpool, que debe estar deseando que 2017 acabe cuanto antes… y estamos en febrero. Desde su victoria ante el Manchester City en Nochevieja, el Liverpool ha disputado diez partidos. Solo ha ganado uno (ante el Plymouth de cuarta división), ha empatado cuatro y ha perdido cinco. No son precisamente números de campeón. Ni de equipo de puestos Champions, de donde han sido descabalgados los Reds tras su derrota por 2-0 en el campo del Hull City. El equipo de Jürgen Klopp está ya en quinto lugar con el Manchester United pisándole los talones. La única buena noticia es que solo le queda una competición en la que centrarse. Serán 14 partidos de liga que decidirán si el Liverpool participa en la próxima Champions League. No hacerlo sería un fracaso que dejaría la credibilidad de Klopp muy dañada.

3. El Chelsea completa el círculo

Cuando el Arsenal goleó por 3-0 al Chelsea en el Emirates en septiembre, parecía que por fin Wenger había encontrado el antídoto para su bestia negra en la última década. En lugar de eso, creó inconscientemente una máquina perfecta en cuyo camino hacia el título de liga nadie parece capaz de interponerse. En el descanso de aquel partido y ya con 3-0 en el marcador, Antonio Conte recuperó la defensa de tres que tantos éxitos le había dado en Juventus y selección italiana, y ya no echó la vista atrás. Desde entonces, el Chelsea ha sumado 16 victorias, un empate y una derrota, y solo ha encajado 8 goles en 18 partidos. Los Blues sacan nueve puntos de ventaja al Tottenham, su inmediato perseguidor, con 42 por jugar. En una liga como la inglesa, todo es posible. Pero que el Chelsea no se proclame campeón parece cada vez más improbable.

4. ¿Abandonará Big Sam el barco a tiempo?

Sam Allardyce se enorgullece de no haber descendido nunca de la Premier League, ni siquiera con el Sunderland la temporada pasada. Cuando tomó las riendas del Crystal Palace hace unas semanas, la impresión general era que el club londinense había comprado su salvación con la contratación del exseleccionador inglés. Big Sam ha sido un tipo que ha utilizado siempre los resultados como escudo ante las críticas recurrentes por el juego poco vistoso (de acuerdo, paupérrimo) de sus equipos. Pero eso no le salvará esta vez. La dolorosa goleada recibida en casa por 0-4 ante un rival directo como el Sunderland deja al equipo en zona de descenso y a la masa social dividida. La afición abucheó al equipo y un espectador saltó incluso al terreno de juego al descanso para pedir explicaciones al capitán Damien Delaney. El Palace ha sumado menos puntos por partido con Allardyce que antes de su llegada. Bajo su mando, los Eagles han conseguido cuatro puntos de 21 posibles. Conociendo su ego, es capaz de abandonar el barco en la penúltima jornada para mantener su récord inmaculado en la Premier League.

5. La disyuntiva de Lukaku

Romelu Lukaku marcó cuatro goles en la contundente victoria por 6-3 del Everton ante el Bournemouth. Esa hazaña ha permitido al belga auparse a la cabeza de la lista de máximos goleadores de la Premier League, por delante de estrellas mundiales como Alexis Sánchez, Zlatan Ibrahimovic, Sergio Agüero o Diego Costa. Hace un par de temporadas que el Everton parece haberse quedado pequeño para Lukaku, cuyo talento ya es demasiado grande como para mantenerlo alejado de los focos de la Champions League. En esta tesitura, el belga tiene dos opciones: abandonar el Everton o tratar de ayudar al club a crecer, como desea el dueño iraní Farhad Moshiri, que quiere convertir al club en un nuevo grande. Pero ese proceso, cuyo desenlace es un misterio, implica la construcción de un nuevo estadio y eso no se hace en un día. En mayo, Lukaku cumple 24 años y el reloj comienza a correr. Moshiri deberá hacer gala de sus mejores dotes de negociante para convencerle de que Goodison Park es su lugar.

6. El West Ham recupera la unidad

Ahora que Dimitri Payet está en Marsella, hemos ido conociendo hasta qué punto se había deteriorado su relación con los empleados, el cuerpo técnico y sus propios compañeros en el West Ham. El jugador francés pasó sus últimas semanas entrenando con los jóvenes del filial y comiendo solo en la cantina del club. Los dueños, David Gold y David Sullivan, expresaron su deseo de retenerle en el club hasta verano sin jugar, simplemente para darle una lección. Fue la intervención del entrenador Slaven Bilic la que permitió que finalmente fuera traspasado al Olympique. Al técnico le preocupaba que la presencia de Payet dañara la unidad de su equipo. Lo cierto es que el West Ham parece haber mejorado desde que se marchó, como demostró en la victoria por 1-3 en Southampton. A pesar de la ausencia del lesionado Angelo Ogbonna, el equipo parece más solidario, unido y sacrificado que en la primera mitad de la temporada. Seis victorias en sus últimos nueve partidos de liga le han permitido escalar hasta la novena posición.

7. Niang aterriza con buen pie

Y eso que aterrizar no es algo que se le dé necesariamente bien al jugador cedido por el AC Milan. Hasta ahora, su carrera ha destacado más por sus accidentes automovilísticos y sus saltos a la piscina que por sus goles. Una situación que podría cambiar en Watford, donde en solo dos partidos ha demostrado sus virtudes. Tras una buena actuación en la victoria de los Hornets en el Emirates, Niang marcó un gol y dio una asistencia en el triunfo de los suyos por 2-1 ante el Burnley este fin de semana. Su caso es similar al de otro atacante de color que despuntó muy joven: Mario Balotelli. Al igual que el actual jugador del Niza, Niang tiene condiciones para convertirse en uno de los grandes delanteros de Europa. Pero, como Balotelli, antes deberá amueblar su cabeza con muebles de mejor calidad que los actuales.

8. Pulis contra Pulis

En verano de 2013, Peter Coates, dueño de la casa de apuestas Bet365 y del Stoke City, decidió que Tony Pulis ya había llevado al equipo lo más lejos que podía y era momento de cambiar de rumbo con otro capitán. El elegido fue Mark Hughes, que transformó el perfil de los jugadores para incorporar tipos más creativos e imaginativos como Marko Arnautovic, Bojan Krkic o Xherdan Shaqiri. Tras un inicio prometedor, el equipo ha dejado de progresar (ha sido noveno en las tres temporadas completas de Hughes). El fin de semana, el West Brom de Pulis venció por 1-0 a los Potters y eso permitió a los Baggies abrir una brecha de siete puntos con el equipo de Hughes. Mientras Pulis tiene a su equipo en octavo lugar, Hughes está undécimo con los suyos. El tiempo siempre acaba dando la razón a Pulis.

9. El Boro deberá hacer algo más que defender

El Boro es el equipo más aburrido de la Premier League, dando por supuesto que son los goles los que permiten medir eso. En sus partidos es en los que menos goles se han visto, solo 46 en 24 jornadas. Eso significa dos cosas, una buena y una mala. Empecemos con la buena. Solo Tottenham, Chelsea y Manchester United han encajado menos goles en liga que el Middlesbrough (27). Sin embargo, el equipo de Aitor Karanka es el que menos goles ha marcado en la competición, solo 19. Si aspira a salvar la categoría (solo un punto le separa del descenso), el Boro deberá hacer algo más que defenderse bien. Ante el Tottenham, el conjunto de Karanka repelió eficazmente las embestidas del rival pero eso es como tumbarse en cueros en la playa en agosto y esperar que la piel no se te queme. Al final, el tiempo surtirá su efecto y te acabarás achicharrando. La presión incesante de los Spurs acabó provocando un penalti de Bernardo. Y tras el 1-0, el desenlace estaba cantado. A pesar de una clara ocasión final, el Boro es un equipo que sufre horrores para generar ocasiones. Y sin goles no hay paraíso. O, al menos, salvación. 

10. El día del señor

Gabriel Jesus se apareció en domingo para darle tres puntos de oro al Manchester City en su lucha por un puesto de Champions League y, quién sabe, seguir vivo en la carrera por un improbable título de liga. El adolescente brasileño ha caído de pie en el fútbol inglés. A punto estuvo de decidir el encuentro ante el Tottenham en su debut con un gol anulado por fuera de juego, fue clave en la cómoda victoria del City en Copa en Selhurst Park, se estrenó en Premier League entre semana en el London Stadium y este domingo fue el autor de los dos goles del City ante el Swansea, incluyendo uno en el descuento que decantó la balanza. El joven ha sentado a Sergio Agüero y no parece que esté dispuesto a cederle su lugar a corto plazo. Sin embargo, la súbita irrupción de algunos jóvenes invitan a ser cauto con Gabriel Jesus. Theo Walcott acudió a su primer Mundial con solo 17 años y prometía ser el líder de toda una generación. Una historia similar se repitió luego con Ross Barkley e incluso con Marcus Rashford. A sus 19 años, Gabriel Jesus tiene todavía mucho por aprender. Además, su desarrollo físico no ha concluido. Dentro de dos meses, cuando se comiencen a acumular partidos europeos y de liga, veremos cuál es su resistencia.

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información