10 reflexiones tras el fin de semana en la Premier League
El Chelsea-Manchester United tuvo más dosis de drama que de fútbol. El edificio del Watford se desestructuró pero logró su cometido. Y el Cardiff ganó un partido de fútbol.

1. Nos gusta el drama

Como no podía ser de otro modo, el último regreso de José Mourinho a Stamford Bridge acabó en drama. El gol del empate de Ross Barkley en el minuto 96 provocó la euforia del banquillo local y Marco Ianni, integrante del cuerpo técnico de Maurizio Sarri, celebró el tanto en las narices de Mourinho. Al portugués no le sentó bien la provocación, en especial en un lugar que solía ser su coto privado, y tuvo que ser retenido por los miembros de seguridad. Mientras, ambos equipos se enzarzaban en una tangana en el centro del campo. Pésimo ejemplo para los niños y todo eso pero no seamos hipócritas: esto es lo que nos gusta ver sobre un terreno de juego. Rivalidades acérrimas, adultos incapaces de controlar sus pulsiones, sentimientos básicos como la pasión, la euforia o la tristeza a plena luz del día. Y de todo eso tuvimos en cantidades industriales en el Bridge el sábado.

2. La ley Martial

En el aspecto meramente futbolístico, un nombre propio: Anthony Martial. El francés selló un doblete que permitió al Manchester United remontar un partido que tenía muy complicado al descanso. Lo de Martial es un caso extraño. En pretemporada, abandonó la concentración del United en Estados Unidos para acudir al nacimiento de su primer retoño y fue blanco de las críticas públicas de su entrenador por no volver de inmediato. Cuando parecía que tenía pie y medio fuera del club, se filtró que Ed Woodward estaba contemplando renovar su contrato en contra de la posición de Mourinho. A pesar de ser uno de los señalados habituales del portugués cuando las cosas van mal, se ha abierto paso hasta el once titular y el sábado jugó uno de sus mejores partidos desde que llegó a Inglaterra.

3. Cambio de tendencias en la costa sur

Southampton y Portsmouth son los clubes históricos de la costa sur de Inglaterra. Los Saints han disputado 20 temporadas de Premier League (de 27) mientras que el Pompey ha jugado solo siete pero consecutivas entre 2003 y 2010. Sin embargo, su posición preeminente en la costa sur está en riesgo por culpa de dos recién llegados: Bournemouth y Brighton. Los Cherries están jugando su cuarta temporada consecutiva mientras que las gaviotas están compitiendo en la segunda pero sus perspectivas de futuro son brillantes. El sábado, el Southampton visitó Bournemouth y se marchó satisfecho con un empate sin goles que le permite mantener la cabeza fuera del agua por un punto. Mientras, los Cherries están sextos a cuatro puntos de la Champions League y el Brighton en una cómoda 12ª posición.

4. ¿Hará Warnock el milagro?

El viernes le preguntaron a Neil Warnock, entrenador del Cardiff, si apostaría dinero a que su equipo mantendría la categoría. “No, pero tampoco habría apostado a que ascenderíamos el año pasado y unos cuantos se hicieron de oro apostando a eso”, fue su respuesta. Al día siguiente, su equipo venció por 4-2 al Fulham, consiguió su primera victoria y salió del descenso a costa de los Cottagers. Warnock arrastra la etiqueta de ser el mejor entrenador de la historia en segunda división (240 victorias en 558 partidos) pero el peor en primera división (23 victorias en 95 partidos). Si logra mantener a este Cardiff, habrá logrado el mayor hito en sus 40 años de carrera.

5. Dyche y las estadísticas

Tras la victoria de Inglaterra en Sevilla, Sean Dyche afirmó que el triunfo de los Three Lions ante España demostraba que “no puedes emborracharte con las estadísticas”. El sábado, su equipo, el Burnley, perdió por 5-0 ante el Manchester City. Estas son algunas de las estadísticas del partido: los Clarets tuvieron un 31% de posesión, no dispararon ni una sola vez entre los tres palos de la portería del City (por 10 veces de su rival) y lanzaron un saque de esquina (por 10 de su rival). La única estadística en la que su equipo empató con el City fue en duelos aéreos (15-15). Definitivamente, no puedes emborracharte con las estadísticas.

6. Ya solo quedan dos

Se ha convertido en una tradición en estas líneas repasar la situación de la zona baja. Esta semana, se ha producido un cambio drástico. El Cardiff ha ganado un partido de fútbol, lo cual significa que Huddersfield y Newcastle quedan como los únicos equipos de la liga que todavía no han estrenado su casillero de victorias. Aunque las sensaciones que transmiten unos y otros son diametralmente opuestas. Mientras los Terriers presentaron batalla ante el Liverpool y cayeron por la mínima, las urracas perdieron en casa ante un rival directo por el descenso como el Brighton. El entorno en Newcastle sigue estando caldeado y el equipo no goza de la tranquilidad necesaria para centrarse en la vertiente deportiva. Así las cosas, el equipo de Rafa Benítez es merecido colista de la liga.

7. El Liverpool vence pero no convence

A pesar de coliderar la clasificación junto con el Manchester City, el Liverpool suma ya demasiados partidos ofreciendo una imagen preocupante. Este Liverpool apático, lento, errático está en las antípodas al equipo eléctrico, veloz y letal de la temporada pasada. En sus últimos cinco encuentros, el Liverpool ha marcado solo tres goles (dos al Chelsea, uno en Copa de la Liga y otro en liga, y uno al Huddersfield el fin de semana). Ahora, los Reds tienen dos duelos en casa para entonarse, ante Estrella Roja en Champions y Cardiff en liga, pero luego vienen curvas: antes de que acabe el año, los Reds jugarán sus dos partidos de liga contra el Arsenal, se jugarán la clasificación a octavos de Champions ante Nápoles y PSG, y recibirán al Manchester United, antes de comenzar el año visitando al Manchester City. Si quiere ganar por fin un título con los Reds, Klopp deberá haber recuperado la chispa perdida para entonces.

8. El edificio del Watford

El Watford es un equipo donde cada línea tiene una misión concreta, como sucede en un edificio: la defensa son los cimientos de hormigón armado sobre los que se asienta toda la estructura; los medio centros son los pilares que sostienen el edificio; los jugadores de banda aportan la creatividad para distribuir el espacio interior; y los delanteros son los que remachan el edificio con el tejado y los ornamentos exteriores. Sin embargo, ante los Wolves, el equipo de Javi Gracia reinventó toda su estructura. Ante la baja de Troy Deeney, el español cambió a su pareja de delanteros y apostó por Isaac Success y el recuperado Gerard Deulofeu. Así que los pilares (los medio centros) tuvieron que asumir más funciones a las habituales. Abdoulaye Doucouré dio las dos asistencias del triunfo por 0-2 y su compañero Etienne Capoué fue el destinatario de una de ellas. A partir de ahí, el edificio soportó todas las acometidas de unos lobos que fueron menos feroces que en otras ocasiones.

9. Lloris se reivindica

Mauricio Pochettino elogió efusivamente a Hugo Lloris tras la victoria ante el West Ham en el London Stadium por 0-1. Y con razón. El portero francés, tan criticado en este arranque de curso por sus propios aficionados, permitió a los Spurs lograr tres puntos que les permiten protagonizar su mejor arranque en Premier League (21 puntos de 27 posibles). El guardameta francés evitó hasta en tres ocasiones el gol de los Hammers en la segunda parte y se redimió de su catastrófica actuación ante el Barcelona en Champions League. Dicho esto, el Tottenham debería ir ojeando porteros en el mercado porque, más pronto que tarde, Lloris necesitará un recambio.

10. El dolor de cabeza de Marco Silva

Marco Silva insistió ante el Crystal Palace con su idea de colocar a Richarlison como delantero centro. Sus argumentos son dobles: por un lado, eso le permite juntar a Theo Walcott, Gylfi Sigurdsson y Bernard en la media punta y, por otro, se asegura un jugador de calidad y con olfato goleador en la punta de ataque. Sin embargo, ante el Palace, los Toffees se llevaron la victoria gracias a los dos delanteros naturales de la plantilla, que entraron de recambio en la segunda parte. Dominic Calvert-Lewin abrió el marcador a centro de Ademola Lookman (el otro cambio de Silva) y Cenk Tosun sentenció al contragolpe. Un dolor de cabeza para Silva, que ahora tiene una difícil decisión ante él: para dar entrada a Tosun o Calvert-Lewin, deberá sacrificar a alguien. Pero ¿a quién?

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información