10 reflexiones tras la jornada en la Premier League
Los grandes siguen con su paso sin falla en la cabeza de la liga. Mientras, su falta de lealtad ha acabado por costarle el puesto a Marco Silva. Y otro Silva, David, ha superado un récord centenario.

1. La fortuna se alía con Conte

Entre semana, el Chelsea recibió al Norwich en su replay de tercera ronda de FA Cup. Los Blues necesitaron prórroga y penaltis para eliminar al equipo de segunda división y acabaron con nueve jugadores por las expulsiones de Álvaro Morata y Pedro. Esas ausencias más la baja por lesión de Cesc Fàbregas, obligaron a Antonio Conte a volver al 3-4-3 de la temporada pasada en Brighton. Y el cambio no pudo ser más beneficioso para el Chelsea, que destrozó al equipo de la costa sur por 0-4. El principal beneficiado del cambio de sistema fue Eden Hazard, que aprovechó la presencia de un delantero centro, Michy Batshuayi, y otro extremo, Willian, para causar estragos en la defensa rival. El técnico italiano debería considerar la posibilidad de volver a su anterior sistema, que le ofrece más peligro en ataque y sigue manteniendo la solidez de contar con cinco defensas.

2. El Chicharito demuestra sus cualidades

Los rumores de este mercado invernal apuntan a la salida de Javier Hernández del West Ham solo unos meses después de pagar más de diez millones de libras al Bayer Leverkusen por él. Ante el Bournemouth, Chicharito nos recordó por qué el Manchester United le fichó siendo un adolescente y acabó siendo titular en una final de la Champions League. El delantero mexicano es un oportunista del área, como demostró en el gol que significó el definitivo 1-1 en el London Stadium. Tras el encuentro, David Moyes se apresuró a desmentir los rumores sobre su salida y a alabar la calidad del jugador y su importancia en el equipo. A pesar de sus lesiones, el mexicano es el segundo máximo anotador del equipo con cinco tantos, solo uno por detrás del renacido Marko Arnautovic. Considerando la afición de Andy Carroll a las lesiones, vender al Chicharito sería un error estratégico de bulto.

3. Paul Lambert resucita al muerto

El nombramiento de Paul Lambert como entrenador del Stoke no fue recibido con entusiasmo ni por aficionados ni por periodistas. Los primeros recordaron su fallido paso por Aston Villa, Blackburn y Wolves. Los segundos, su mal humor y su parquedad en palabras. Pero nada de eso tendrá importancia si logra el objetivo para el que ha sido contratado: mantener a los Potters en la Premier League. Y lo cierto es que el equipo está mostrando síntomas de mejora. El lunes pasado cayó por 3-0 en Old Trafford pero mereció algo más y ante el Huddersfield este fin de semana fue ampliamente superior y su victoria por 2-0 le permitió abandonar los puestos de descenso. Todavía es pronto para juzgar pero el Stoke parece haber recobrado sus signos vitales con el entrenador escocés.

4. La falta de lealtad acabó por costarle el puesto a Silva

El próximo entrenador del Watford será el noveno desde diciembre de 2013. En estos poco más de cuatro años han pasado por el banquillo de Vicarage Road: Gianfranco Zola, Beppe Sannino, Óscar García Junyent, Billy McKinlay, Slavisa Jokanovic, Quique Sánchez Flores, Walter Mazzarri y Marco Silva. Aunque en el caso del portugués, hay que reconocer que la culpa no es enteramente de los Hornets. De hecho, el Watford arrancó la temporada como un tiro, llegando a colocarse cuarto tras las ocho primeras jornadas. Pero el despido de Ronald Koeman en el Everton y el posterior interés en Silva acabaron por romper la relación del portugués con el dueño Gino Pozzo. Silva no rechazó el interés del Everton, al contrario, y Pozzo vivió esa conducta como una falta de lealtad intolerable. Sin embargo, rechazó el acercamiento del Everton y se aferró a Silva. Pero el portugués ya tenía su mente en otro lado y los resultados comenzaron a empeorar rápidamente. Aunque los Hornets están en décima posición, una victoria en once partidos es una racha demasiado peligrosa como para que los Pozzo no tomen cartas en el asunto. Concretamente, la carta de despido.

5. La lesión de McCarthy muestra la solidaridad en el fútbol

La imagen de la jornada se vivió en Goodison Park. James McCarthy, el centrocampista del Everton, se interpuso en el lanzamiento de Salomón Rondón que impactó con toda su fuerza sobre la pierna del irlandés. El diagnóstico, rotura de tibia y peroné y adiós a la temporada. Esta pésima noticia se ha visto envuelta de otras más positivas. Comenzando por la reacción de Rondón, que no pudo contener las lágrimas al comprobar la gravedad de la lesión de McCarthy sobre el terreno de juego. Luego, el venezolano publicó un comunicado en la web del West Brom deseándole una pronta recuperación y afirmando que habría preferido perder el partido y no haber lesionado a su compañero de profesión. El tratamiento de la lesión en televisión también fue un acierto. La Premier League obliga a que la televisión no pueda mostrar imágenes de lesiones graves para no herir la sensibilidad de los telespectadores o alarmar a las familias de los futbolistas. Por la noche, “Match of the Day”, el programa estrella de la BBC, optó por congelar la imagen antes del impacto de la pierna de Rondón para evitar a los espectadores la imagen de la pierna rota de McCarthy. Un ejemplo a seguir.

6. Una pareja poco creativa pero muy sólida

Una de las prioridades de José Mourinho en todos sus equipos ha sido una pareja de centrales sólida, más centrada en defender que en jugar el balón. El portugués quiere que sus defensas dominen, ante todo, la técnica defensiva. Chris Smalling y Phil Jones cumplen con esos requisitos. No son virtuosos del balón pero se entregan en cuerpo y alma en cada partido y con eso le basta al portugués. El Manchester United venció en Burnley por 0-1 sin mucho brillo pero sí con mucho trabajo, sobre todo de su eje defensivo. Smalling y Jones fueron el pilar del equipo y mantuvieron siempre bajo control los contraataques de los Clarets. Además, ser central en este United no es sencillo: los laterales tienen carencia a subir la banda y Paul Pogba tiene más facilidad para correr hacia delante que hacia atrás. Así que Nemanja Matic es a menudo lo único que se interpone entre ellos y la avalancha ofensiva rival. Pero Smalling y Jones no son tipos que se arredren con facilidad.

7. El Arsenal podría completar su mejor mercado de traspasos en años

El intercambio entre Alexis Sánchez y Henrikh Mkhitaryan parece favorable a todas las partes pero quizás el Arsenal sea el más beneficiado de todas ellas. Los Gunners estaban a seis meses de perder a su mejor futbolista. En lugar de eso, lo cambian por otro jugador que quizás no sea tan decisivo pero lo compensa con otras cosas. Alexis se había convertido en una bomba de relojería en el vestuario del Arsenal por su carácter temperamental y sus ansias de abandonar el club para fichar por otro con opciones reales de conquistar títulos importantes. En cambio, Mkhitaryan es un futbolista con un carácter y un estilo de juego idóneos para Arsène Wenger y el Arsenal. Sin Alexis, el Arsenal pareció desmelenado ante el Crystal Palace y le endosó cuatro goles en menos de media hora. La marcha del chileno podría tener efectos positivos sobre algunos de sus compañeros, como Mesut Özil o incluso Jack Wilshere, que ocupó una posición más adelantada ante el Palace. Si el Arsenal acompaña el fichaje de Mkhitaryan con la incorporación de Pierre-Emerick Aubameyang, habrá completado su mejor mercado de transferencias en un lustro… a pesar de perder a su mejor jugador.

8. El último invento de Pep

Las lesiones en defensa están obligando a Pep Guardiola a recurrir al ingenio. En verano, el entrenador catalán dejó marchar a sus cuatro laterales (Pablo Zabaleta, Bacary Sagna, Gaël Clichy y Aleksandr Kolarov) y solo fichó a tres de ellos (Benjamin Mendy, Danilo y Kyle Walker). La grave lesión de Mendy dejó al equipo con solo dos laterales naturales, así que Guardiola reconvirtió a un organizador como Fabian Delph en lateral izquierdo. Pero la reciente lesión del medio inglés ha forzado a Guardiola a emprender una nueva vuelta de tuerca, esta vez con el joven media punta Oleksandr Zinchenko como protagonista. A sus 21 años, el ucraniano es el último invento de Guardiola para cubrir esa banda izquierda. En la victoria por 3-1 ante el Newcastle, Zinchenko completó 104 pases y creó tres ocasiones de peligro, aunque el gol de Jacob Murphy, donde le ganó la espalda con comodidad, demostró que todavía está lejos de dominar esa posición.

9. El viaje a Barcelona le juega una mala pasada a los Spurs

Entre semana, el Tottenham viajó a Barcelona para entrenar unos días en el Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat, un lugar querido por Mauricio Pochettino, que lo conoció cuando jugaba en el Espanyol y lo ha utilizado repetidamente en todos los clubes donde ha entrenado, desde el propio Espanyol hasta Southampton o Tottenham. El propósito de estos viajes suele ser múltiple: para empezar, aprovechar el calor de latitudes situadas más al sur; además de estrechar los lazos dentro del grupo y aliviar la tensión alejándose de los medios ingleses. Pero su viaje le pasó factura en esta ocasión. Hugo Lloris y Christian Eriksen se enfermaron a causa de las bajas temperaturas de la ciudad condal y no pudieron entrar en la convocatoria de los Spurs en Southampton, donde se dejaron dos valiosos puntos en la lucha por la Champions League.

10. El impresionante récord de David Silva

Tras vencer por 3-1 al Newcastle, David Silva encadenó 23 victorias consecutivas con el Manchester City en todas las competiciones. Es la racha más larga de cualquier jugador desde que se fundó la liga inglesa en 1888, hace 130 años. El jugador español no participó ni un minuto en las dos derrotas del City esta temporada, ante el Shakhtar Donetsk en Champions League (ni siquiera fue convocado) y ante el Liverpool en liga (vio todo el partido desde el banquillo). Para encontrar una derrota del City con Silva en el banquillo hay que remontarse al 5 de abril de 2017, cuando los Citizens cayeron por 2-1 ante el Chelsea. Una estadística que demuestra la importancia de Silva para su equipo a pesar de su edad. El español y Kevin De Bruyne, desde su posición como interiores, dictan el juego del Manchester City y le confieren su inconfundible estilo.

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información