10 reflexiones tras la jornada en la Premier League
El Arsenal arrolló al Everton con todas sus nuevas estrellas sobre el césped. José Mourinho aprovechó la visita del Huddersfield para hacer recados. O mandarlos. El Newcastle sigue agonizando y el West Brom se hunde definitivamente.

1. La antítesis del Manchester City

El Burnley es la antítesis perfecta del Manchester City. El estadio de los Citizens es grande, moderno y tiene wi-fi. El del Burnley es uno de los dos únicos de la Premier League que se utilizó en la primera edición de la liga, 1888-89. Desde que Pep Guardiola llegó a Inglaterra, su club ha gastado en fichajes casi 400 millones de libras netos. En ese periodo, el Burnley ha gastado 25, 16 veces menos. Pep Guardiola es un tipo sofisticado que se codea con cantautores o activistas políticos. Sean Dyche se codea con el camarero del pub cuando se pasa los sábados después de los partidos. Sobre el césped, el Manchester City es una orquesta bien afinada que interpreta melodías celestiales. El Burnley es un grupo post-punk que no atina una nota ni por casualidad. Pero el Manchester City de Guardiola ha sufrido en pocos lugares tanto como en Burnley. El año pasado, logró vencer por 1-2. En este, no pudo pasar del empate a uno. Larga vida al punk.

2. Un punto muy caro

El Swansea sigue fuera de los puestos de descenso gracias a Carlos Carvalhal. Con el técnico portugués, los galeses han sumado 11 puntos de 18 posibles. El fin de semana empataron a uno en Leicester, aunque el punto le salió caro a los Swans. Carvalhal perdió por lo que resta de temporada a dos piezas clave de su sistema: Leroy Fer y Wilfried Bony. El primero se rompió el tendón de Aquiles y el segundo sufrió un desgarro en el ligamento cruzado anterior de la rodilla. Estas cosas siempre suceden una vez cerrado el mercado de fichajes, por supuesto. Por fortuna para Carvalhal, tiene en la plantilla elementos suficientes como para sustituir a los dos citados. El recién regresado André Ayew deberá acelerar su proceso de reaclimatación para sustituir a Bony. En el medio, ya sin el cedido Roque Mesa, es momento de que Tom Carroll, Sam Clucas y Ki Sung-yueng den un paso adelante. En Renato Sanches ya pocos confían.

3. Los recados de Mourinho

José Mourinho aprovechó la visita del modesto Huddersfield, saldada con victoria por 2-0, para hacer recados pendientes. El primero fue dirigido al público de Old Trafford. Como ya hizo en su día con el del Santiago Bernabéu o Stamford Bridge, el portugués se quejó del ambiente apagado del teatro de los sueños. Y llegó a compararlo (negativamente, claro) con Portsmouth. El segundo recado fue para Paul Pogba, el jugador más caro de la historia del club, que vio el inicio del partido desde el banquillo tras su mediocre partido en Wembley ante el Tottenham entre semana. Su lugar lo ocupó el joven Scott McTominay, al que elogió efusivamente tras el partido (“en ocasiones, hacer lo más simple es lo más complicado”, dijo sobre el canterano). Pogba, que es indispensable en este equipo, sigue lejos de sus momentos álgidos en la Juventus. Principalmente porque allí formaba parte de un sistema que le daba la libertad que necesita para avanzar su posición. El doble pivote es una atadura a la que no está acostumbrado y donde se pierden sus mejores virtudes.

4. Cuando el cambio no funciona

Cuando las cosas se tuercen, los clubes son poco imaginativos. La solución suele pasar por enviar al paro al señor ese que se desgañita durante los partidos mientras observa cómo el atajo de incompetentes que han puesto a sus órdenes corren por el campo como pollos sin cabeza. El problema es qué sucede cuando el club ya ha hecho eso y la cosa no ha funcionado. El West Brom despidió a Tony Pulis confiando en que esa decisión elevaría los ánimos en el vestuario y su sucesor conduciría al club a una cómoda salvación. El sucesor en cuestión, Alan Pardew, ha sido incapaz de revertir la tendencia negativa y, tras la derrota en casa por 2-3 ante el Southampton, los Baggies se encuentran hundidos en la tabla. Desde que ganó sus dos primeros partidos, allá por agosto, el equipo solo ha ganado otro partido. Y considerando el caudal de juego que generan, es posible que no vuelvan a ganar otro hasta Championship. Pocas veces los resultados reflejan con tal exactitud el pésimo juego de un equipo como en el caso del West Brom.

5. Cuando el no cambio sí funciona

El Bournemouth venció por 2-1 al Stoke y escaló hasta la novena posición de la tabla. Solo el Liverpool (15) ha sumado más puntos en las últimas seis jornadas que los Cherries (14). Una nueva demostración de que, en ocasiones, la mejor decisión es no tomar ninguna decisión. Cuando el equipo andaba en zona de descenso hace apenas un mes, nadie en el club dudó de la capacidad de Eddie Howe para sacarle de la zona de peligro. Esa confianza, extensible a jugadores y aficionados, ha sido la clave para la recuperación del equipo de la costa sur, que ya solo está a tres victorias de sellar su permanencia en la Premier League una temporada más, un pequeño milagro para un club históricamente modesto con un estadio más cercano a una caja de cerillas que a una instalación profesional. Algunos deberían tomar nota (véase punto anterior).

6. La nueva estrella del Arsenal

Aaron Ramsey fue el protagonista de la goleada del Arsenal por 5-1 ante el Everton gracias a su hat-trick. También Pierre-Emerick Aubameyang fue uno de los nombres propios tras coronar su debut con un gol de bella factura (precedido de un claro fuera de juego, todo sea dicho). Pero la auténtica estrella del partido fue Henrikh Mkhitaryan. La actuación del jugador armenio se vio algo opacada por sus compañeros pero su triplete de asistencias y su omnipresencia en el juego ofensivo del Arsenal son la mejor noticia para el equipo de Arsène Wenger. Mkhitaryan es de esos jugadores que se entiende con todos porque es tan inteligente que siempre sabe cómo debe combinar con cada uno. Sabe con qué tensión debe darle el pase a Ramsey, en qué momento preciso lanzar la carrera de Aubameyang o cuándo acercarse a la zona de Özil para combinar con el alemán. Los Gunners todavía están lejos de los puestos de Champions pero con Mkhitaryan, Aubameyang y la liberación que ha supuesto para el vestuario la marcha de Alexis, todo parece posible.

7. El inservible sistema de Moyes

David Moyes repitió el sistema que viene utilizando las últimas semanas, una especie de 3-4-2-1 que tiene pocas virtudes. La presencia de tres centrales no ha contribuido a dar solidez a la zaga, como demuestran los tres goles encajados en Brighton. El invento de colocar a Pablo Zabaleta como medio centro sigue sin funcionar. El hombre es un profesional y pone su corazón en todo lo que hace. Pero el que es soldado, es soldado, y el que es capitán, es capitán. Además, reunir a Zabaleta, Mark Noble, Cheikhou Kouyaté y Joao Mario tiene pocas ventajas más allá de crear un atasco que ni Wembley los días de partido. En esta tesitura, Chicharito hace lo que puede (en este caso, marcar un gol) pero está muy aislado. Moyes debe encontrar un remedio para suplir la creatividad, imaginación y talento del lesionado Manu Lanzini. Y sumar medio centros a granel no lo es.

8. El drama semanal del Newcastle

El Newcastle se adelantó en Selhurst Park pero ni siquiera así fue capaz de tener un partido tranquilo. En la segunda parte, Luka Milivojevic igualó para el Palace y las urracas fueron atrasando su posición hasta acabar colgando del larguero. Solo la fortuna impidió que el Palace se llevara tres merecidos puntos en los últimos minutos. Una vez más, los aficionados del club del norte dejaron clara su opinión criticando a Mike Ashley y vitoreando a Rafa Benítez. El dueño del club se ha negado a invertir en el equipo durante el mes de enero, confiando en que la plantilla será suficiente para mantenerse en primera división y así maximizará sus beneficios cuando venda el club, si es que finalmente lo hace. La compraventa del Newcastle se sigue alargando y, de momento, quienes sufren las consecuencias son el equipo y, sobre todo, los aficionados, que deben presenciar un espectáculo dantesco semana tras semana.

9. La partida de ajedrez de Klopp y Pochettino

Con 1-0 en contra, Mauricio Pochettino reorganizó a su equipo en el descanso en Anfield. Ordenó a Christian Eriksen, el media punta en el 4-2-3-1 que retrasara su posición para ayudar a Eric Dier y Moussa Dembele en la salida de balón. A medida que el danés adquirió importancia, el Liverpool fue desapareciendo del mapa. Hasta que los Spurs se adueñaron de las operaciones. Sin embargo, el gol seguía sin llegar, así que Pochettino arriesgó dando entrada a Erik Lamela por Davinson Sánchez. Retrasó a Dier a la posición de central y colocó definitivamente a Eriksen en el doble pivote. Jürgen Klopp reaccionó pasando a defensa de tres con la entrada de Joel Matip por James Milner. Pero ni así logró el alemán frenar el arreón del Tottenham, que empató y dispuso de un penalti para adelantarse. Pero Loris Karius detuvo el lanzamiento de Harry Kane y el partido entró en unos minutos de frenesí que desembocaron en el 2-2 como podrían haber concluido con cualquier otro resultado.

10. La polémica de la jornada

A pesar del mediocre nivel de los arbitrajes esta temporada en la Premier League, la polémica esta semana la ha originado un entrenador. Pep Guardiola convocó a solo seis suplentes para la visita al Burnley, lo que generó todo tipo de reacciones, principalmente negativas. Gary Neville, por ejemplo, acusó a Guardiola de dejar a un joven del filial sin la oportunidad de estar en el banquillo para "protestar". En las últimas semanas, Guardiola se ha quejado amargamente de la acumulación de partidos en Navidad y de la dureza de las entradas, dos factores que, según él, ponen en riesgo la integridad de "los artistas", es decir, sus jugadores. Además, Guardiola ha afirmado que su club no puede competir financieramente contra otros grandes europeos porque el Manchester City "no se puede gastar 100, 90, 80 millones de libras en un futbolista". Así que Guardiola optó por nombrar solo seis suplentes para dejar patente que los rigores de la competición y la incapacidad de su club "para fichar 22 jugadores top" estaban amenazando sus logros esta temporada. La respuesta más mordaz la ofreció Neil Warnock, entrenador del Cardiff de segunda división, tras su enfrentamiento en Copa: "Esto es Inglaterra".

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información