10 reflexiones tras la jornada en la Premier League
El Manchester City desperdició la ocasión de proclamarse campeón ante su eterno rival tras un derbi de Mánchester apasionante. No lo fue tanto el de Merseyside. Jonjo Shelvey quiere su billete para Rusia y el descenso sigue igual de apretado.

1. A veces hay que renunciar a la estética

“Creo que es un empato totalmente merecido”, afirmó Jürgen Klopp después de que el Liverpool empatara sin goles ante el Everton en Goodison Park. “No es el mejor día de mi vida pero debemos seguir adelante, ahora tenemos que estar preparados para el martes”. El entrenador alemán alineó un once de circunstancias en el derbi de Merseyside, con Danny Ings y Dominic Solanke acompañando a Sadio Mané en punta. Entre los dos delanteros ingleses han marcado esta temporada… cero goles. Además, Klopp colocó al central Ragnar Klavan como lateral izquierdo. Entre el desinterés del Liverpool y la incompetencia del Everton, fue uno de los derbis más descafeinados de los últimos años. Tal es así que el colegiado Michael Oliver no amonestó a nadie por primera vez desde el primer derbi entre ambos en Premier League, en diciembre de 1992.

2. EuroBurnley

El Burnley remontó en Watford el tanto inicial de Roberto Pereyra y se acabó llevando la victoria por 1-2. Tres puntos que sumados a la derrota del Leicester en casa ante el Newcastle les afianza en la séptima posición, que dará plaza en Europa League a menos que el Southampton gane la FA Cup (sí, parece complicado). Es la primera vez desde 1968 que los Clarets encadenan cuatro victorias en primera división. No descubriremos a estas alturas el trabajo extraordinario de Sean Dyche, que en esta ocasión volvió a demostrar sus dotes para cambiar el curso de los partidos. Con 1-0 en contra, dio entrada al delantero Sam Vokes. Segundos más tarde, Vokes empataba con su primer toque en el partido. Tres minutos más tarde, Jack Cork ponía el definitivo 1-2. Dejen paso al EuroBurnley.

3. Semana horribilis de Guardiola

Pep Guardiola vivió su peor semana desde que llegó a Mánchester hace algo menos de dos años. El miércoles, decidió sentar a Raheem Sterling para dar entrada a Ilkay Gundogan y tratar de controlar el balón y la medular ante el Liverpool. El tiro le salió por la culata y se llevó tres goles para el partido de vuelta de este martes. Ante el Manchester United, decidió alinear una combinación de titulares y suplentes para reservar a jugadores clave como Kevin De Bruyne, Gabriel Jesus o Sergio Agüero para el partido de vuelta. Tras una primera parte en que mereció golear al United, los Red Devils tomaron el mando de las operaciones y remontaron el partido con merecimiento. El City ha encajado seis goles en 180 minutos y no podrá ganar la liga hasta el 22 de abril como pronto, aunque todavía tiene al alcance varios récords: más victorias (lleva 27 y el récord son las 30 del Chelsea en 2016-17), más puntos (suma 84 y el récord son los 95 del Chelsea en 2004-05), más goles marcados (suma 90 y el récord son los 103 del Chelsea en 2009-10). A pesar de esa espectacular trayectoria en liga, la duda ahora es: si queda eliminado en cuartos de Champions, ¿la temporada del Man City podrá calificarse de éxito?

4. Pogba debe liderar este proyecto

Ya he escrito en repetidas ocasiones sobre cómo se ha menospreciado el rendimiento de Paul Pogba y su importancia para el juego ofensivo del Manchester United. La segunda parte del derbi fue un oportuno recordatorio de todo lo dicho anteriormente. En un 4-3-3 con Nemanja Matic como pivote y Ander Herrera como interior derecho, Paul Pogba pudo dar rienda suelta a sus capacidades ofensivas. En el primer gol, entró hasta el corazón del área para aprovechar una magistral asistencia con el pecho de Herrera. En el segundo cabeceó cual delantero centro un centro de Alexis Sánchez. Pogba demostró que está capacitado para liderar este proyecto pero necesita que sus compañeros y su entrenador le respalden, algo que no ha sucedido necesariamente hasta ahora. Por su parte, José Mourinho debe utilizar el partido del Etihad como un punto de inflexión, cómo el estándar de calidad respecto al cual medir las actuaciones futuras. Su equipo se mostró solidario, dominante, agresivo, ambicioso. Todo lo que no ha sido durante la temporada.

5. Pochettino hace historia

El Tottenham venció por 1-2 en Stoke y es el único equipo de la liga que todavía no ha perdido en 2018. Los Spurs suman 14 partidos sin conocer la derrota (11 victorias, 3 empates), la racha de imbatibilidad más larga en la liga ahora mismo. Gracias a los tres puntos cosechados en el Bet365, el equipo de Mauricio Pochettino se acerca un poco más a la próxima Champions League, el principal objetivo del club, que quiere estrenar su nuevo estadio al son del himno de la máxima competición europea. En Stoke-on-Trent, Pochettino dirigió su partido 200 en Premier League y se convirtió en el primer entrenador no europeo en alcanzar ese hito. Desde que se estrenó en Inglaterra con el Southampton, el argentino ha sumado 103 victorias, 53 empates y 44 derrotas. Su meta ahora es sellar cuanto antes la participación en Champions para poderse centrar en esa semifinal de Copa ante el Manchester United. Un título no es imprescindible pero sí ayudaría a acelerar su proyecto.

6. Cada punto cuesta sangre, sudor y lágrimas

A medida que se acerca el final, cada vez es más difícil sumar puntos. Tres de los duelos con incidencia directa sobre el descenso acabaron en sufridos empates. El Crystal Palace se adelantó por dos veces en Bournemouth pero vio cómo los Cherries les empataban en el último minuto. El Swansea tuvo que sudar la gota gorda para empatar ante el desahuciado West Brom gracias a un gol de Tammy Abraham en el minuto 75. Finalmente, los recién ascendidos Brighton y Huddersfield igualaron a uno, y siguen en la parte baja. Las gaviotas tuvieron que aguantar los últimos minutos con diez por expulsión de Davy Propper. El margen entre una victoria y un empate o un empate y una derrota es cada vez más estrecho. Y ese margen puede determinar la división en la que juegue el equipo el próximo año. Así que todos pelean hasta la extenuación por ese estrecho margen.

7. ¿Cuántos puntos costará el descenso?

A menudo suelen citarse los 40 puntos como la meta para asegurar la salvación pero lo cierto es que esa cifra varía cada año y normalmente es más baja. Esta temporada, Southampton (28 puntos) y Stoke (27) y Southampton ocupan las dos últimas posiciones de descenso y posiblemente marcarán el listón entre la salvación y la quema. Así que tratemos de calcular cuántos puntos sumarán y así obtendremos una estimación aproximada de los puntos que harán falta para salvarse este año. El Stoke le quedan solo cinco partidos (West Ham, Liverpool y Swansea fuera, Burnley y Crystal Palace en casa). Una estimación optimista serían 9 puntos de esos últimos 15. Es decir, que los Potters se irían a 36 puntos. Al Southampton le quedan seis partidos (Chelsea, Bournemouth y Manchester City en casa, Leicester, Everton y Swansea fuera). Parece complicado que suma más de nueve de esos 18, lo cual llevaría su total hasta 37. Eso significa que Watford (37) y Brighton (35) están virtualmente salvados. En cambio, West Ham (34), Swansea (32), Huddersfield (32) y Palace (31) necesitarán al menos un par de victorias para salvarse, quizás algo más en el caso del Palace.

8. Jonjo quiere su billete

Si la liga hubiera arrancado el 23 de diciembre, el Newcastle sería ahora mismo quinto, solo por detrás de Tottenham, Manchester City, Liverpool y Manchester United, con seis victorias, cinco empates y solo tres derrotas. Buena parte de la responsabilidad de este espectacular 2018 de las urracas de Rafa Benítez recae en Jonjo Shelvey. El centrocampista inglés ha seguido una mejoría paralela a la de su equipo. Tras ser expulsado por roja directa en el debut ante el Tottenham a los 48 minutos, Benítez se mostró reticente a readmitirle en el once de inmediato y Shelvey tuvo que demostrar que merecía un lugar. Cuando finalmente lo logró, ya no ha soltado su puesto y coronó su temporada con un gol en la victoria por 1-2 en Leicester del sábado. Fue su primer gol en Premier League para el Newcastle en 39 partidos y el primero en la liga en 868 días. Shelvey está apurando sus opciones de ganarse un billete a Rusia este verano con la selección inglesa. Considerando la baja forma de otros candidatos como Jake Livermore o Fabian Delph, posiblemente Gareth Southgate debería tomarle en consideración.

9. Wenger debe resolver la ecuación Laca-Auba

Arsène Wenger demostró con sus alineaciones el jueves ante el CSKA de Moscú y este domingo ante el Southampton que su prioridad se ha desplazado de la Premier League a la Europa League. A 13 puntos de la Champions con 18 en juego, el francés sabe que la posibilidad de jugar la máxima competición continental a través de la liga se esfumó hace semanas. Así que lo ha apostado todo a la Europa League, donde tiene pie y medio en semifinales. Pierre-Emerick Aubameyang no puede jugar en Europa League este curso ya que ya lo hizo con el Borussia Dortmund, así que es titular indiscutible en liga. El gabonés marcó su sexto gol en Premier League desde que debutó en febrero y es una grave pérdida para la competición europea, donde Alexandre Lacazette deberá ser el titular. Wenger probó a colocarles juntos ante el Stoke en liga, con el francés en punta y Aubameyang en el costado izquierdo, como ya hizo en sus primeros tiempos en Alemania, cuando Robert Lewandowski era el delantero titular del Dortmund. Pero ante el Southampton volvió a intercambiarles. No será un problema esta temporada pero para la próxima, Wenger deberá resolver esa ecuación para juntar a dos de sus mejores jugadores.

10. Adiós a la Champions

El empate en casa ante el West Ham deja al Chelsea a diez puntos de los puestos de Champions League cuando quedan solo 18 por jugar. Se antoja una misión imposible recortar esa distancia con Liverpool o Tottenham que, además, tienen mucha mejor diferencia de goles (+40 y +37 respectivamente contra +23). Aunque posiblemente Antonio Conte logrará acabar la temporada como entrenador del Chelsea, otra cosa será lo que suceda en verano. Solo un milagro (es decir, que todos los candidatos potenciales dijeran que no) permitiría que el italiano cumpliera el año de contrato que le queda en Londres. Eliminado de la Champions League ante el Barcelona y lejos de los cuatro primeros puestos en la liga, los Blues no han logrado cumplir las expectativas despertadas el curso pasado con el triunfo liguero. Al menos, Conte podría despedirse levantando otro trofeo. Si gana al Southampton en semifinales, los Blues disputarán el último partido oficial de la temporada en Inglaterra, la final de la FA Cup. Sería una hermosa despedida para un entrenador que ha dejado huella en Inglaterra con su apuesta decidida por la defensa de tres.

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información