5 conclusiones tras el Atleti-Leicester
El Leicester perdió 1-0 en el partido de ida de cuartos de final de la Champions League ante el Atlético de Madrid en el Vicente Calderón. Analizamos el partido en cinco claves.

1. El agente de Mahrez tendrá otro verano ajetreado

La temporada pasada, Riyad Mahrez fue elegido mejor jugador de la Premier League tras lograr 17 goles y 11 asistencias. Es de presuponer que el teléfono de su agente no paró de sonar hasta el último día de agosto. Este verano, su trabajo será diferente. Si desea colocar a su representado en otro equipo, deberá ser él quien haga las llamadas esta vez. El rendimiento del argelino se ha desplomado. En liga suma solo cinco goles y dos asistencias y en el Calderón no hizo acto de presencia. Su frágil físico se resiente cuando debe colaborar en defensa, como sucedió en Madrid. Las constantes cabalgadas del lateral Filipe Luis le obligaron a asistir a Danny Simpson una y otra vez para tapar esa vía de agua. Y ya no le quedó gasolina para mirar hacia delante.

2. El aduanero

Desde el momento que se confirmó el fichaje de N'Golo Kanté por el Chelsea, todas las alarmas saltaron en el King Power. El club rastreó el mercado en busca de su sustituto. El elegido fue Papy Mendy, un francés procedente del Niza. Sus mediocres actuaciones y sus dificultades físicas provocaron que Claudio Ranieri probara con Andy King antes de recurrir a Daniel Amartey. Hasta que apareció Wilfried Ndidi en enero procedente del Genk belga. El Leicester ha vuelto a descubrir una perla en el mercado. Con tan solo veinte años, el nigeriano tiene potencial para erigirse en un excelente centrocampista, a pesar de haber desarrollado casi toda su carrera como central. En el Calderón, Ndidi montó su caseta de peaje en el centro del campo y detuvo a todo el que quiso pasar por su zona.

3. Simpson no llega ni a eslabón

Según una teoría cientifica, una estructura es tan sólida como la más débil de sus piezas. Si es cierta, el Leicester es una estructura más endeble que un castillo de naipes en un túnel de viento. Danny Simpson es esa pieza. El lateral derecho debe pellizcarse cada mañana al descubrir que se gana la vida jugando a fútbol. Y es campeón de Inglaterra. Y ha jugado unos cuartos de final de la Champions League. Simpson es un tipo con suerte. Tras ser liberado por el Manchester United, Simpson emprendió un caótico periplo en el que pasó más tiempo en los banquillos que sobre el césped. Hasta que de repente se encontró titular con el Leicester y acabó logrando una liga. Pero eso no puede ocultar que es el eslabón más débil del equipo. Tan débil que ni siquiera llega a eslabón.

4. Necesitamos tecnología

El Atlético, superior al Leicester en todos los aspectos, solo pudo vencer la empecinada resistencia de los Foxes mediante un penalti de Marc Albrighton sobre Antoine Griezmann. Aunque la falta fue fuera del área, el error del árbitro es comprensible. La jugada fue veloz y la distancia hasta la línea era mínima. Por eso urge implementar el videoarbitraje. Es un mecanismo de ayuda para el colegiado y una forma de evitar errores que pueden acabar decidiendo una eliminatoria.

5. El Leicester quedará eliminado... y así está bien

El Atlético ha dejado su portería a cero en el Calderón en 16 de sus últimos 18 partidos de Champions League. El equipo de Diego Simeone es sólido como una roca. Se antoja complicado que el Leicester logre marcarle dos goles en el King Power. Pero, aunque lo lograra, todavía debería evitar que Griezmann, Carrasco, Torres, Gameiro y compañía no marcaran ninguno. En ese caso, el Leicester debería marcar tres. A pesar de quedar eliminado, la trayectoria del Leicester en Europa ha sido prácticamente intachable y, si debía quedar eliminado, qué mejor que ante el Atlético de Madrid. Los Foxes han participado en cuatro ocasiones en Europa. Si caen ante el Atleti, el conjunto español habrá eliminado a los ingleses de Europa en tres de esas cuatro oportunidades.

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información