5 conclusiones tras el Chelsea-Tottenham
El Chelsea se clasificó para la final de la FA Cup tras vencer por 4-2 al Tottenham en Wembley y sigue vivo su sueño de conquistar el doblete,
Por Ilie Oleart | 22/04/2017 Fa cup Tottenham Chelsea

1. Una semifinal a la altura del torneo

Hacía años que no presenciábamos una FA Cup tan apasionante como esta edición. Las historias de Sutton United y Lincoln, dos equipos semiprofesionales de quinta división que alcanzaron los cuartos de final rememoraron los "cupsets" de antaño, cuando equipos de segunda división alcanzaban la soñada final de Wembley. Esta primera semifinal estuvo a la altura del torneo de fútbol más antiguo del mundo. Los dos mejores equipos del país se enfrentaron en un intercambio de goles que nos deparó extraordinarios goles durante una contienda sin respiro. Nos hallamos posiblemente ante la mejor semifinal de FA Cup del siglo, por encima del 2-1 del Liverpool al Chelsea en Old Trafford en 2006 o del 2-1 del Chelsea al Arsenal en 2009. Por supuesto, el ganador siempre abandonará el campo de batalla más satisfecho que el perdedor pero, en esta ocasión, el auténtico ganador fue el espectador.

2. El error de Pochettino

Quizás influido por la victoria del Manchester United ante el Chelsea por 2-0 del pasado domingo, Mauricio Pochettino decidió apostar por la defensa de tres con Eric Dier, Toby Alderweireld y Jan Vertonghen en el eje, y Kieran Trippier y Heung-min Son en los carriles. Esta última fue una decisión llamativa. En la derecha, prefirió a Trippier, suplente habitual de Kyle Walker, que salió en la segunda parte. Y en la izquierda decidió arriesgar con el surcoreano Son en lugar de un jugador más habituado a la posición como Ben Davies, que ha suplido con solvencia al lesionado Danny Rose. La apuesta de Pochettino, quizás el técnico más audaz de la liga tácticamente hablando, fue un fracaso absoluto. Son no solo no aportó en ataque sino que cometió un error defensivo que pudo ser determinante cuando, al borde del descanso, cometió un penalti innecesario sobre Victor Moses que significó el 2-1.

3. En Chelsea golpea en el momento oportuno

El resultado siempre es el factor que más influye sobre las decisiones tácticas y el comportamiento individual y colectivo de los contendientes. Y, en esta ocasión, siempre estuvo del lado del Chelsea. Cuando apenas se habían disputado cinco minutos, Willian adelantó al Chelsea con una falta directa tras la infracción de Alderweireld sobre Pedro. El Tottenham remó y remó hasta hallar el empate. Cuando parecía que el 1-1 sería el resultado al descanso, el ya mencionado error de Son en el minuto 43 generó el 2-1 al descanso. En la segunda parte, Hazard volvió a adelantar al Chelsea y el Tottenham ya no fue capaz de levantarse del tercer golpe.

4. La doble victoria de Conte

Antes del partido, la suplencia de Eden Hazard y Diego Costa monopolizó la atención de los presentes. Fuera por motivos deportivos tras su pésimo partido en Old Trafford o por el cansancio acumulado a estas alturas de temporada o fuera por motivos extradeportivos, la decisión de Antonio Conte fue un éxito. Clasificó a su equipo para la final de la FA Cup y reservó a sus dos jugadores ofensivos más determinantes para el partido de liga del martes ante el Southampton. Conte está cada vez más cerca de emular a su compatriota Carlo Ancelotti y lograr el doblete en su primera temporada en el Chelsea.

5. Siempre a las puertas

El Tottenham es el equipo que más puntos ha sumado en Premier League desde el inicio de la temporada pasada. Muchos coinciden en afirmar que es el equipo que mejor fútbol practica en el país. Mauricio Pochettino lleva varias temporadas compitiendo por encima de sus posibilidades financieras. El curso pasado, persiguió al Leicester hasta la recta final. En este, es el único perseguidor del Chelsea. Pero a los Spurs se les sigue resistiendo el título que merecen para coronar este ilusionante proyecto con jóvenes como Eric Dier, Dele Alli, Harry Kane o Christian Eriksen. El Tottenham no disputa una final de FA Cup desde que se enfrentó al Nottingham Forest de Brian Clough en 1991. Desde entonces, han caído en semifinales ocho veces consecutivas. Los Spurs se han quedado muy cerca varias veces y, con la construcción del nuevo estadio y sus exigencias financieras a la vuelta de la esquina, además de un año de emigración en Wembley, uno se pregunta si la oportunidad volverá a presentarse en un futuro próximo.

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información