5 conclusiones tras la Community Shield
El Arsenal se alzó con el partido que inaugura la temporada en Inglaterra tras vencer en Wembley en la tanda de penaltis al Chelsea.

Las distancias se han acortado

Solo han pasado 71 días desde que Arsenal y Chelsea se encontraron en Wembley en la final de la FA Cup. En aquella ocasión, un abismo parecía separar a los Blues, ya proclamados campeones de la Premier League, y a los Gunners, por primera vez fuera de la Champions League tras veinte años. Sin embargo, las distancias parecen haberse acortado durante el verano. Aunque resulta difícil sacar conclusiones en un partido en que no estaban por diferentes motivos Laurent Koscielny, Alexis Sánchez, Aaron Ramsey, Mesut Özil, Shkodran Mustafi, Eden Hazard o Tiemoué Bakayoko, este mercado de transferencias parece haber fortalecido al Arsenal y debilitado al Chelsea. Los campeones han cambiado a un goleador contrastado como Diego Costa (58 goles en tres Premier League) por uno que es todavía una incógnita, Álvaro Morata, que erró uno de los penaltis en la tanda decisiva. Y han suplido al fiable Nemanja Matic por el lesionado Bakayoko en el centro del campo. Mientras, el Arsenal ha sumado a Alexander Lacazette, muy activo durante la hora de juego que disputó en Wembley, y a Sead Kolasinac, que marcó el tanto del empate.

Los españoles no están afortunados

La temporada de Héctor Bellerín fue decepcionante. Comenzó como titular indiscutible candidato a ocupar el lateral derecho de la selección español y acabó siendo el suplente del reconvertido Alex Oxlade-Chamberlain en el carrilero derecho. Los rumores sobre el interés del Barcelona que le han rodeado durante los últimos meses han hecho poco por acallar las críticas al jugador catalán. Titular en Wembley, Bellerín volvió a jugar un partido caótico, lejos de sus mejores prestaciones y del nivel que exhibió durante el curso 2015-16. Tampoco su compatriota Pedro Rodríguez tuvo el mejor de sus días. Ataviado con una máscara para proteger el rostro tras el duro choque que sufrió en Estados Unidos con David Ospina y que le obligó a interrumpir la pretemporada y volver a Londres, Pedro pecó de individualismo en algunas ocasiones y acabó culminando su actuación con una justa expulsión tras una falta por detrás sobre Mohamed Elneny.

Xhaka justifica su fichaje

En el extremo opuesto se encuentra Granit Xhaka. Criticado por sus actuaciones durante la temporada pasada y por su poca inteligencia en la gestión de las faltas y las tarjetas, su rendimiento fue de menos a más y en Wembley volvió a demostrar que sí puede ser el medio centro de raza que el Arsenal lleva años buscando. El suizo distribuyó juego con inteligencia, se erigió en mariscal de campo y supo contener ese exceso de ímpetu que le suele pasar factura. A todo eso, suma una asombrosa precisión en el lanzamiento a balón parado, como en la falta lateral que permitió a Kolasinac empatar de cabeza el duelo en la recta final.

La innovación llega a Inglaterra

Por primera vez en la historia del fútbol inglés, una tanda de penaltis se definió por el nuevo sistema ABBA. En lugar de lanzar uno y otro equipo de forma sucesiva, los penaltis se encadenan como el servicio en un tie-break de tenis. El objetivo es eliminar la ventaja que tiene el equipo que lanza primero, ganador en el 60% de las ocasiones con el sistema tradicional. Y el resultado demostró la validez del cambio: el Chelsea comenzó lanzando pero el Arsenal ganó la tanda. Por supuesto, es una muestra demasiado pequeña como para extraer conclusiones pero la federación inglesa demuestra una vez más su valentía para apostar por la innovación, como ya hizo la Premier League con el ojo de halcón.

¿La débil mentalidad del Arsenal?

El Arsenal acostumbra a ser considerado como un equipo mentalmente débil, que sucumbe en los grandes escenarios y a la que un obstáculo se interpone en su camino. Y, sin embargo, sus resultados en el escenario por antonomasia del fútbol inglés, Wembley, demuestran lo contrario. Desde el sonado fracaso en la final de la Copa de la Liga de 2011, cuando Wojciech Szczesny y Laurent Koscielny chocaron entre sí para dejarle el gol del triunfo en bandeja a Obafemi Martins, el Arsenal ha ganado sus nueve choques en Wembley: ganó la semifinal y la final de la FA Cup de 2014, 2015 y 2017 más tres Community Shield. Dos de esos triunfos, ante el Wigan en Copa en 2014 y aquí ante el Chelsea, llegaron en la tanda de penaltis. Una demostración palpable de que la fragilidad mental del Arsenal es más un mito que una realidad.

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información