5 conclusiones tras la semana europea
Excelente semana europea para los clubes ingleses, que se saldó con cinco victorias, un empate y una derrota.

1. Mourinho presenta su candidatura

La primera noche de Champions League del Manchester United de José Mourinho se saldó con una victoria cómoda ante el Basilea. Una lesión de Paul Pogba en la primera mitad obligó al técnico portugués a dar entrada a Marouane Fellaini, que acabó marcando y dejando una trabajada actuación. El francés estará, como mínimo, un mes fuera de los terrenos de juego. Romelu Lukaku y Marcus Rashford se estrenaron en Champions League para cerrar un encuentro donde los mancunianos dominaron aunque Mourinho reprochó en sala de prensa la falta de intensidad de sus jugadores en el segundo tiempo. El poderío físico sigue siendo el principal argumento de este equipo para superar a sus rivales y se puede convertir en uno de los conjuntos más temibles al contraataque y a balón parado de la competición. Además, los Red Devils dejaron la portería a cero con Victor Lindelöf como titular, algo destacable para la adaptación del joven central sueco.

2. Conte confía en la segunda unidad y el Chelsea golea

Debutaba el Qarabag en fase de grupos de Champions League y Stamford Bridge no parecía el mejor escenario para hacerlo. El Chelsea salió con Andreas Christensen, Michy Batshuayi y Davide Zappacosta y se quedaron en el banco los titulares habituales Álvaro Morata, David Luiz y Victor Moses. Conte reconoció que quería dar una oportunidad a los menos titulares, "será imposible utilizar solo a 13 jugadores como hicimos la temporada pasada", declaró el italiano al finalizar el encuentro. El partido fue una inyección de moral para la plantilla y para ciertos jugadores que salieron reforzados tras el contundente 6-0. Pedro, Willian o Cesc Fàbregas rindieron a gran nivel aunque Conte quiso subrayar el debut de Zappacosta, del que dijo que "ya conocía mi idea y mi estilo pero nunca es fácil adaptarse cuando cambias tu entorno y su respuesta ha sido muy buena". Eden Hazard jugó la media hora final y podría volver al once este domingo en el derbi ante el Arsenal. 

3. Klopp y la teoría de las gallinas

Dice el dicho "las gallinas que entran por las que salen" aunque nunca había sido tan apropiado para hablar de un club de fútbol. Para aclarar el significado de la expresión podríamos determinar que mientras Dejan Lovren deja escapar a dos gallinas del corral por partido, Roberto Firmino y Mané se encargan de recuperar una cada uno. Mantienen el ecosistema red pero contra rivales de mayor entidad, el saldo siempre es nulo o negativo. Y es que ya hay que ser muy bueno para llegar a camuflar los errores defensivos del Liverpool en cada partido. El encuentro contra el Sevilla no fue ninguna excepción, el Liverpool estuvo tan cerca de perder como de ganar. Al final, el factor que decide los partidos de los Reds es si la inspiración y acierto de Mané, Salah y los brasileños compensarán los fallos de Joe Gomez, Lovren o Moreno. La única opción del Liverpool para soñar en llegar lejos en Europa es lograr un equilibrio que de momento cuesta de ver prolongado en el tiempo. La vuelta de Lallana puede ser crucial para lograrlo.

4. Los 'Spurs' vuelven a impresionar en Europa

Es difícil recordar una actuación del Tottenham tan convincente en Champions League desde que Gareth Bale y Luka Modric partieron a la capital española. Era como si las buenas sensaciones que lleva dejando el equipo de Mauricio Pochetino en Premier durante dos años desaparecieran en Europa por arte de magia. Tal vez podemos hablar de la primera -de muchas- gran noche de Champions de Harry Kane, el mejor jugador inglés del momento. El técnico argentino mantuvo la defensa de tres centrales con carrileros largos, la última moda en el Reino Unido. Serge Aurier se estrenó en el carril diestro dejando muestras de su (gran) potencial físico y con una actuación más que convincente. La competencia con Kieran Trippier será sana y permitirá que ninguno de los dos se relaje en demasía.

5. Descalabro del Everton en Bérgamo

Dramática actuación de los hombres de Ronald Koeman en su vuelta a Europa. Tras una horrible primera mitad el Everton perdía 3-0 y no daba muestras de reacción. La defensa de dos centrales se mostró muy vulnerable y Mo Besic y Morgan Schneiderlin fracasaron en el intento de dominar el partido. El peor arranque posible para un equipo que prometía tras el mercado veraniego pero en el que Koeman aún no ha logrado dar con la tecla. Viajan a Old Trafford el domingo. Seguramente es el peor momento posible para reencontrarse con Romelu Lukaku.

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información