5 cosas que podrían pasar esta semana
Entre martes y jueves se recuperarán varios de los encuentros pendientes, destacando de forma especial el trascendental derbi de Mánchester. Chelsea y Tottenham siguen compitiendo por la Premier tras su duelo del sábado y habrá un poco estimulante choque entre los dos últimos clasificados.

1. Evitar el fracaso en Mánchester

Pocos partidos quedan por disputar esta temporada en Inglaterra más trascendentales que el derbi mancuniano del jueves. A pesar de que la derrota del Liverpool ante el Crystal Palace ha dado un poco de aire a los dos clubes de la ciudad, es bastante probable que alguno de ellos quede fuera del top-4. De ser el Manchester City, supondría un fracaso rotundo que le pondría la guinda deletérea a una campaña para el olvido. En el caso del United, estos guardan la bala de la Europa League para lograr la clasificación para la próxima Liga de Campeones. No obstante, ambos han completado una campaña por debajo de las expectativas, pues el deseado impacto inmediato de Guardiola y Mourinho en sus respectivas estructuras no ha sido tal. De cara al encuentro del jueves, los Red Devils llegan en mejor dinámica, tanto de resultados como de juego. Pero sobre todo de estado anímico: habrá que ver en qué medida pueden verse afectados los Citizens tras la eliminación copera. Especialmente si no está David Silva.

2. Dispuestos a conseguir el doblete

Las derrotas ante el Palace y el United hicieron temblar al Chelsea, debido a la consiguiente reducción de su ventaja al frente de la clasificación. Pero los de Antonio Conte se reivindicaron ante el Tottenham en FA Cup: una victoria que no tiene incidencia directa en la tabla de la Premier League, pero que refuerza al conjunto en dinámica descendente y mina al que estaba al alza. El martes, los Blues reciben al Southampton con el objetivo de, al menos, mantener los cuatro puntos que les distancian de los Spurs. Gary Cahill volverá al centro de la zaga, Eden Hazard y Diego Costa se reencontrarán con la titularidad… y N’Golo Kanté celebrará su recién conseguido premio al mejor futbolista de la temporada en Inglaterra recorriendo sus típicos diecisiete kilómetros por partido [este dato es susceptible de ser falso y debe ser entendido en un sentido hiperbólico].   

3. El nuevo matagigantes contra el nuevo grande

Poco queda por decir sobre Sam Allardyce. Cualquiera que siga mínimamente la Premier League sabe que es un tipo pragmático: sus equipos no son una oda al fútbol asociativo, pero tampoco lo necesita. Cuando el técnico inglés arribó al banquillo del Crystal Palace, pocas dudas había acerca de que, entre su buen saber hacer y el arsenal ofensivo de los Eagles, la salvación estaba asegurada. Todavía está a tiempo, de hecho, de acabar entre los diez primeros gracias a dos meses excelsos: seis victorias, un empate y una derrota en sus ocho últimos partidos. Y algunas de estas victorias llegaron ante Chelsea, Arsenal o Liverpool. Así que parece coherente que el nuevo matagigantes de la Premier League quiera continuar con su gran dinámica derrotando a uno de los grandes de la competición: el Tottenham. Pochettino aseguró que su equipo no se hundiría en la parte final de la temporada, como sucedió el año pasado. No obstante, ya se sabe que del dicho al hecho hay un trecho. Y la eliminación ante el Chelsea del pasado sábado puede haber hecho bastante daño a los Spurs.

4. El Arsenal despierta… pero tarde

Le ha costado, pero parece que el Arsenal por fin se ha recuperado de la horrible racha en la que se había sumido. La victoria en Riverside, y especialmente, la lograda ante el Manchester City para clasificarse para la final de FA Cup, le permiten dejar atrás la dinámica negativa. Pero el lastre acumulado es ingente, probablemente demasiado para poder desprenderse de él en las escasas jornadas que restan por disputar. Es cierto que tiene varios partidos que recuperar, pero la desventaja parece demasiado grande, y más si tenemos en cuenta la extraordinaria capacidad del Arsenal para dejarse puntos en cualquier contexto y situación. Este miércoles tiene la posibilidad de acercarse a sus competidores si consigue derrotar al Leicester City. La efervescencia inicial del efecto Shakespeare ya ha quedado atrás, pero ha sido suficiente para garantizar la permanencia de los Foxes en Premier League una temporada más.  Lo cual no quita que los dos contendientes del partido hayan realizado una campaña discreta, al menos en el apartado liguero.

5. De la mano a Championship

Pocas evidencias hay sobre la faz de la tierras más clara que el descenso de Middlesbrough y Sunderland. El Boro lleva ya unas semanas condenado. Los Black Cats, desde septiembre. Esta semana, ambos se enfrentarán en un duelo en el que el romanticismo clama por un empate —a poder ser sin goles— que simbolice la unión de ambos conjuntos, que el próximo año compartirán categoría de nuevo. Todo lo que no sean tablas implicará una novedad, pues el Sunderland no gana en Premier desde el 4 de febrero, mientras que el Middlesbrough no lo hace desde el 17 de diciembre. Poca motivación les queda a ambos clubes, más allá de tratar de eludir el puesto de colista y despedirse de la máxima competición del fútbol inglés con la mayor dignidad posible. Por cierto: en este partido no solo se enfrentan los dos últimos de la tabla clasificatoria, también lo hacen los dos conjuntos que menos tantos han marcado en todo el campeonato: veintiséis los Black Cats y veintitrés el Boro. Un motivo más para apostar al cero-cero.

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información