5 cosas que podrían pasar este fin de semana
El Chelsea intentará seguir distanciándose con respecto a sus más inmediatos perseguidores en una decimoquinta jornada de la Premier League en la que destaca la visita del Tottenham a Old Trafford. Además, la lucha por la permanencia cada vez atañe a un mayor número de equipos.

1. Dispuestos a abrir hueco

La carrera por la Premier League ha entrado en una nueva dimensión. El Chelsea de Antonio Conte, que se quedó rezagado en las primeras rampas, ha encontrado su cadencia idónea y ha conseguido imprimir un ritmo vertiginoso: lleva sumando de tres en tres desde finales de septiembre, ha alcanzado al grupo de cabeza y ahora amenaza con romper la competición. Los Blues ya tienen tres puntos de ventaja con respecto al Arsenal y cuatro sobre Liverpool y Manchester City. Tras su imponente victoria ante los celestes el fin de semana pasado, en la decimoquinta jornada recibe al equipo revelación, el siempre correoso West Bromwich. Diego Costa y Pedro, con molestias, son duda para un choque en el que el Chelsea se encontrará con ciertas dificultades para desplegar sus siempre incisivas transiciones, pues los de las Midlands no destacan precisamente por conceder espacios. Con diez puntos de los últimos doce, los Baggies habitan en la comodidad de la séptima plaza. Los de Pulis no juegan bonito, pero tampoco lo necesitan.

2. Objetivos similares, circunstancias diferentes

Desde que empezó octubre, el Manchester United ha disputado ocho partidos de Premier League, pero únicamente ha sido capaz de vencer en uno. Los tres últimos, todos ellos finiquitados con tablas, han sido especialmente desesperantes. Actualmente, los de José Mourinho se encuentran a trece puntos del líder, una distancia difícilmente recuperable, pero los Red Devils tienen el deber de luchar, como mínimo, por alcanzar plazas de acceso a Liga de Campeones. Para conseguirlo, deben solventar un problema: su plan de juego es más previsible que las películas que dan por Antena 3 los sábados por la tarde. Este domingo reciben a un Tottenham que comparte el mismo objetivo, aunque los londinenses lo tienen más fácil: tienen seis puntos más, un proyecto más sólido… y a Harry Kane. El delantero de los Spurs, además de aportar una cuantiosa cifra de goles —lleva siete en Premier a pesar de haberse perdido más de un mes de competición—, da sentido al ataque de los de Pochettino. Con él, sus posibilidades de entrar en Champions se incrementan radicalmente.

3. Duelo de humildes en el sur

Bournemouth y Burnley representan a dos de los conjuntos más humildes de la Premier League. Parten de premisas meridianamente opuestas, pues los de Eddie Howe practican un juego asociativo y los de Sean Dyche son uno de los últimos bastiones del fútbol directo, pero ambos conjuntos tienen facilidad para conectar con el espectador medio y para provocar cierta empatía hacia ellos. Por eso, el partido que les enfrentará este fin de semana supone un pequeño homenaje a dos clubes que son ejemplo de buena gestión: tanto Howe como Dyche llevan en sus respectivos equipos desde 2012, un dato que resulta curioso en estos tiempos en los que los dueños de los banquillos son extremadamente volátiles. Los Cherries llegan al encuentro tras su flamante remontada ante el Liverpool, que les deja situados en una cómoda décima posición, mientras los Clarets han bajado sus prestaciones en las últimas semanas, ya que acumulan tres derrotas consecutivas que les han acercado a la zona baja de la tabla.

4. El momento de reaccionar

Arsenal, Liverpool y Manchester City han visto como el Chelsea les superaba en la tabla a lo largo de las últimas semanas. Toda vez que los Blues han acelerado el ritmo, el resto de aspirantes deben intentar mantenerse lo más cerca posible de ellos y esperar a que cese la tormenta. Sin embargo, todos ellos han mostrado alguna que otra carencia que les ha hecho perder puntos. La inesperada derrota del Liverpool en Dean Court supuso un jarro de agua fría para los de Klopp, que no perdían desde el mes de agosto. Este fin de semana, los Reds vuelven a Anfield con el objetivo de retomar la senda de la victoria a costa de un West Ham que sigue a la deriva. Otro que intentará encontrar esa misma senda es el Manchester City, que viaja a Leicester sin el Kun Agüero ni Fernandinho, sancionados hasta finales de mes después de sus lamentables acciones en los instantes finales del partido ante el Chelsea de la semana pasada. El Arsenal, por su parte, recibe al Stoke City guiado por un Alexis Sánchez que se encuentra, posiblemente, en el mejor momento de su carrera deportiva.

5. Rivales directos con sensaciones opuestas

La zona baja de la tabla se ha comprimido sustancialmente durante las últimas semanas. Uno de los principales culpables de ello ha sido el Sunderland, que tras diez jornadas de espectáculo vergonzante por el Reino Unido adelante, ha decidido tratar de ser un equipo de fútbol y, sorpresa, por ahora le está saliendo bien. Con tres victorias en los últimos cuatro partidos, David Moyes ha conseguido reconducir a los Black Cats y dejarles al borde de salir de los puestos de descenso. Este fin de semana, los norteños viajan a territorio galés con el objetivo de darle la estocada final a un moribundo Bob Bradley. Si bien el 5-4 ante el Crystal Palace supuso un chute de adrenalina para los Swans, la manita que le endosó el Tottenham en la jornada posterior volvió a demostrar que los galeses tienen mucho que mejorar si quieren seguir en la Premier League una temporada más. Una victoria ante el Sunderland, rival directo en la lucha por la permanencia, sería una buena forma de lavar la imagen de la semana pasada. Pero, teniendo en cuenta el actual nivel de ambos equipos, parece poco probable.

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información