5 cosas que podrían pasar este fin de semana en el fútbol inglés
Las semifinales de la FA Cup, el Liverpool jugando contra su filial, Brendan Rodgers recuperando la sonrisa del Leicester...

Wembley abre la puerta a Europa

Watford y Wolverhampton están protagonizando una encarnizada lucha por el séptimo puesto. Con sus idas y venidas, cada uno como mejor sabe y puede, son dos de los favoritos para llegar a esa plaza que, con suerte, da acceso a competiciones europeas. El destino, caprichoso, ha dejado que veamos un duelo directo por llegar a la Europa League... pero no en la Premier League. Las semifinales de la FA Cup enfrentarán a Hornets y Wolves en lo que es uno de los partidos del fin de semana. Quien gane, tendrá la puerta abierta para entrar en competiciones europeas. Eso sí, antes de pasar esa puerta, habría que superar en una hipotética final al Manchester City. Pase lo que pase, quien gane bien puede ser considerado como la revelación de la temporada.

Qué será, será

El Brighton no está teniendo una buena temporada. En la Premier League, están teniendo más problemas de los esperados para alcanzar la permanencia que tan cómodamente alcanzaron la pasada campaña. Pese a ello, los muchachos de Chris Hughton se han conseguido colar en las semifinales de la FA Cup. El sorteo no ha sido precisamente amable con los Seagulls, ya que les tocará enfrentarse al Manchester City de Pep Guardiola. Aun así, la magia de la FA Cup no entiende presupuestos ni de plantillas, por lo que se puede dar un nuevo Cupset. ¿Quién sabe si acaban ganando para y limpiando su mediocre temporada? O, incluso, ganando la FA Cup y descendiendo, como el Wigan de Roberto Martínez. Como puso la cuenta del Brighton en Twitter al pasar a semifinales: “Qué será, será...

El Leicester vuelve a sonreír

El King Power Stadium no estaba viviendo una buena racha. A la tragedia en la institución marcada por la muerte de Khun Vichai, se le sumó la inestabilidad deportiva del proyecto de Claude Puel. Tocaba pasar página por mucho que doliese hacerlo. Entonces, llego Brendan Rodgers y el Leicester está recuperando la sonrisa. No seré yo quien defienda a Rodgers (maldito resbalón), pero no valorar su trabajo en el poco tiempo que lleva al frente de los Foxes no sería correcto. Esta jornada tienen una oportunidad de oro para meter presión en la lucha por el séptimo puesto, ya que Watford y Wolverhampton no juegan liga este fin de semana. ¿Os imagináis qué consiguen colarse en el séptimo puesto? Sinceramente, me cuesta imaginármelo sin resbalones en momentos clave.

La suerte del ¿campeón?

La vida sigue igual. El Manchester City recuperó el primer puesto tras jugar su partido atrasado entre semana. Pese a ello, este fin de semana, el Liverpool puede volver a aprovecharse de la aventura copera del City para recuperar la primera plaza. Con un partido más, eso sí. Pero al menos, pueden seguir metiendo presión y enganchados a la lucha por el título. Los Reds apenas tienen partidos complicados, quedando solo una visita de los Wolves y del Chelsea. Este fin de semana visitarán a un Southampton casi salvado. Los Saints, pese a que han experimentado una mejoría con Ralph Hasenhüttl, siguen siendo el filial de los Reds. Ya sabéis, ese equipo en el que todo jugador que destaca cambia el rojiblanco por el rojo a secas. Por tanto, los muchachos de Jürgen Klopp no parece que esta jornada tengan que usar la “suerte” de la que han hecho gala en las últimas jornadas para sacar adelante sus partidos. O bueno, quizás sí, porque de este equipo me espero cualquier cosa.

El último derbi de Sarri

Londres tiene en la Premier League a seis equipos. Por tanto, rara es la jornada en la que no disfrutamos de un derbi londinense. El que toca esta jornada, por desgracia, es de los más descafeinados. Chelsea y West Ham United se enfrentan en un partido marcado por el mal momento de los Blues. Maurizio Sarri ha perdido el control de la plantilla y los resultados no son nada ilusionantes respecto al objetivo de clasificarse para la Champions League. Por tanto, una derrota más podría suponer el despido del técnico italiano, algo que se lleca rondando desde hace bastante tiempo. Además, los Hammers no son un rival precisamente sencillo, por lo que Sarri haría bien en irse despidiendo de sus jugadores. Total, si no le despiden después del partido, lo harán después del siguiente.

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información