5 cosas que podrían pasar este fin de semana en la Premier League
La reedición de un resbalón, la última oportunidad de salvarse de un descenso casi seguro, el sabor agridulce de la últimas semanas en el Nuevo White Hart Lane...

No es momento de resbalarse

Todo Red que se precie tiene un mal recuerdo del fatídico Liverpool-Chelsea de la temporada 2013/2014. En aquel partido, todo lo que pudo salir mal, salió mal. Se resbaló Steven Gerrard, se perdió el partido y se dijo -casi- adiós al ansiado título de la Premier League. Volviendo al presente, este fin de semana se enfrentarán ambos equipos en unas condiciones similares a las de hace cinco años. El Liverpool sigue en su carrera para conseguir la Premier League y el Chelsea visitará el feudo Red en una jornada que promete ser decisiva de cara al final de temporada. Los muchachos de Jürgen Klopp son líderes de la Premier League con un partido más que el Manchester City, por lo que están obligados a ganar si no quieren volver a despedirse del título que tanto ansían las vitrinas Reds. Además, están llegando a los meses decisivos de la temporada con la fe de llevarse el título. Por tanto, en Anfield ya están rezando para que nadie se resbale en el momento más inoportuno posible.

Esperando el resbalón

Si hay un equipo que salió beneficiado de aquel fatídico tropiezo de Gerrard, ese fue el Manchester City. Con la derrota del Liverpool ante el Chelsea, los Cityzens encaminaron su triunfo en la Premier League, ya que consiguieron levantar el trofeo semanas después. Pese a ello, no fue ese partido el que acabó con las aspiraciones del Liverpool, sino el empate a tres entre Crystal Palace y Liverpool en la jornada posterior. La Premier League sigue siendo igual de puñetera, ya que esta jornada se ha propuesto reunir a los protagonistas del emocionante final de temporada de hace cinco años. Si el Liverpool se va a enfrentar al Chelsea, el Crystal Palace jugará ante el Manchester City. Los cuatro equipos que protagonizaron uno de los mejores finales que se recuerdan vuelven a estar reunidos en una situación similar. Los muchachos de Pep Guardiola llegan a Selhurst Park conscientes de la importancia del partido, tanto por el rival -que ya conquistó al Etihad Stadium en la primera vuelta- como por lo decisiva que puede ser esta jornada de cara al final de temporada. Si en Anfield no quieren resbalarse, desde Manchester lo están deseando. Eso sí: que tengan cuidado con no resbalarse ellos.

Última oportunidad

El Cardiff City está a cinco puntos de la salvación. De los tres equipos que ocupan los puestos de descenso, es el único que sigue en la lucha por salvarse y que ha competido por ello. Con unos medios muy limitados y golpeados por la tragedia de la muerte de Emiliano Sala, los muchachos de Neil Warnock tienen seis jornadas por delante para ganarse una plaza en la Premier League de la próxima temporada. Si quieren seguir en la lucha por evitar regresar a la Championship, esta jornada es absolutamente determinante, ya que se enfrentan al Burnley, rival directo por la permanencia. Una derrota más los podría dejar con pie y medio en segunda división, mientras que una victoria apretaría mucho la situación en la parte baja de la tabla y daría alas al conjunto galés. No hay más opciones: ganar o caer.

Sabor agridulce

Parecía que el Tottenham había caído de pie en su nuevo estadio tras el exilio en Wembley. Tras la victoria ante el Crystal Palace en el debut oficial en el Nuevo White Hart Lane, los Spurs consiguieron vencer al Manchester City por 1-0 en la ida de los cuartos de Champions League. Todo bien, ¿no? Pues no. Esa mala suerte crónica que padecen los muchachos de Mauricio Pochettino se volvió a cebar con ellos en el momento más inoportuno. Harry Kane se perderá, por lesión, lo que resta de temporada. Sin el capitán, sus goles y lo que representa, todo lo bueno que estaba rodeando al Tottenham es menos bueno. De aquí hasta que acabe la temporada, los de Pochettino aún tienen que cerrar su clasificación en el top-4 y el hipotético pase a unas semifinales de Champions League. Para empezar a pasar el mal trago y la depresión post-Kane, recibirán al endeble Huddersfield. Pocos equipos son más propicios para hacer probaturas y reforzar la maltrecha moral. A los de Pochettino les toca volver a abrocharse el cinturón y aún no llevan ni un mes en su nueva casa.

Estrés postraumático

Solo los lectores más atentos se habrán dado cuenta de que he colado en todos los apartados que componen esta previa de la jornada algo relacionado con caerse. Ya sea evitar o querer un resbalón, caer a Championship o caer de pie en un nuevo estadio, siempre he metido algo de la misma temática. Sí, soy consciente que el resbalón de Gerrard me dejó tocado y posiblemente esté sufriendo un episodio de ansiedad porque sé que va a volver a suceder. Pero esto no evita que pueda escribir sobre otros partidos sin meter este tema, ¿verdad? Maldita sea, me tocaba repasar el Watford-Arsenal y he hablado de aquel incidente del que no quiero acordarme. Corramos un (es)túpido velo. Vamos a lo que vamos: los muchachos de Javi Gracia contra los de Unai Emery. Vaya partidazo para cerrar la jornada, ¿eh? Duelo de españoles, con ambos equipos luchando por entrar en Europa la temporada pasada. Felicidades para el Watford, por cierto, que ha pasado a la final de la FA Cup y se enfrentará al Manchester City, equipo que me recuerda a esa cosa que pasó hace cinco años y de la que no quiero hablar. Lo he vuelto a hacer, desisto. Creo que debería tratarme. ¿Sabéis de algún método para borrar la memoria en un episodio muy concreto?

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información