5 cosas que podrían pasar este fin de semana en la Premier League
Una nueva sección, el último tren a la Champions League, el Fulham molestando al Cardiff...

El último tren

Lo malo de coger un medio de transporte que no te pertenece es que dependes de una hora de salida. Si no estás cuando el reloj señala que ha llegado el momento de partir, te quedas en tierra. Con la cara de tonto que se te queda al ver como se va el tren o avión de turno, ves como se marchan las opciones de irte. Te quedas donde estás, amigo. En una situación parecida están Chelsea y Manchester United. Ambos deben coger ese tren que los lleve a Champions League, pero solo podrá llegar uno de los dos, quedándose en tierra. O en la Europa League, si preferís referiros así a esta situación. Esta jornada, en su desesperada carrera por conseguir entrar en ese maldito tren, tendrán que enfrentarse Blues y Red Devils con Old Trafford como testigos. Quien pierda, ya puede ir pensando en comprar el billete para el tren de la próxima temporada.

Sean Dyche como estatua en Anfield

De aquí a final de temporada, inauguro sección dentro de esta previa semanal. Se titulará con el nombre del entrenador del equipo al que se enfrente en la jornada correspondiente y la coletilla “como estatua de Anfield”. El ejemplo lo tenéis en el título, por si habéis perdido. La creación de este pequeño rincón se debe a que el Manchester City, tras vencer al Manchester United, depende de sí mismo para ganar la Premier League, y solo restan tres jornadas. Si falla, el Liverpool le adelanta y ganará su primera Premier. Por tanto, que menos que ponerle una jornada al artífice de ese hito. Por hito me refiero a que falle el Manchester City en liga, no a que gane el Liverpool, que conste. La estatua en Anfield, por esta jornada, se la está jugando Sean Dyche y su Burnley. Veremos si le gana o le toca al siguiente técnico, cosa que no sucederá porque el City nunca pincha.

No es en Wembley, pero tampoco está mal

Uno de los mejores partidos de esta temporada lo vivimos en las semifinales de la FA Cup. No, no me estoy refiriendo al insulso Manchester City - Brighton, sino al emocionante Watford - Wolverhampton. El encuentro fue una batalla de 120 minutos que se llevaron los Hornets, que estarán en la final de Wembley para medirse a los muchachos de Pep Guardiola. Unas semanas después, el destino los ha vuelto a cruzar, pero esta vez jugándose puntos en la Premier League y Vicarage Road como escenario. En juego está la séptima plaza, esa que da acceso a la Europa League dependiendo del resultado en la final de la FA Cup. Los Wolves podrían estar ante su última oportunidad de clasificarse para competiciones europeas, mientras que el Watford podría empezar a amarrar su clasificación europea por la vía de la Premier League si se falla en la FA Cup. No es tan espectacular como la semifinal que disputaron, pero les sobra para ser uno de los partidos de la jornada.

Ahora no, Fulham

Al Fulham solo le hacía falta un empujón para reaccionar de su mala temporada, algo que le hiciese despertar del letargo futbolístico en el que lleva inmerso desde que ascendió a la Premier League y se gastó todo el dinero gastable en jugadores innecesarios. La lástima es que ese golpe de efecto tan necesario llegase en forma de descenso. En cuanto se consumó la vuelta a Championship de los Cottagers, han empezado a ganar partidos, como si ahora sirviese de algo. Su tardío despertar, ese que no parecía hacerle daño a nadie, puede tener un efecto colateral llamado Cardiff City. El conjunto galés está a tres puntos de la salvación y solo quedan tres jornadas para que Neil Warnock obre el milagro de la salvación. En esta antepenúltima jornada se enfrentarán al intratable y descendido Fulham, que puede acabar con sus expectativas de salvarse y firmar la versión futbolística del perro del hortelano: ni se salva ni deja salvar.

Europa no queda tan lejos

El Leicester ha vivido una temporada durísima. Pese a la tragedia institucional que supuso el fallecimiento de Khun Vichai y el irregular trayecto del equipo con Claude Puel al mando, la alegría ha vuelto al King Power Stadium. Brendan Rodgers ha devuelto al equipo a la lucha por el sétimo puesto, del que solamente se encuentra a tres puntos. Es cierto que queda poco margen y depende de demasiados factores externos, pero cosas más raras se han visto en Leicester en los últimos años. Por tanto, están obligados a ganar si quieren seguir soñando. Este fin de semana tienen en frente al Arsenal, un hueso duro de roer -a veces-. Si consiguen vencer y en el Watford-Wolves hay un oportuno empate, se quedarían cerca de Europa. En Leicester siguen soñando.

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información