Anton Ferdinand: "El mejor futbolista con el que he jugado es Tévez"

Tras tres temporadas en Sunderland, Anton Ferdinand fichó el último día del pasado agosto por el QPR y regresó a su Londres natal. Esta temporada se ha consolidado como uno de los pilares del equipo ahora dirigido por Mark Hughes. Hablamos con él en el centro de entrenamiento del QPR en Harlington.

Entrevista en exclusiva con Anton Ferdinand
El actual campo de entrenamiento del Queens Park Rangers, situado en Harlington, cerca del aeropuerto londinense de Heathrow, es el mejor ejemplo de la política financiera que siguieron Bernie Ecclestone y Flavio Briatore en el club londinense. Los magnates de la Fórmula 1 siempre contemplaron el club como una inversión. Por eso, cuando lograron el ascenso, su intención fue no gastar una sola libra y vender cuanto antes.
Un caso totalmente inverso al del millonario malasio Tony Fernandes, que adquirió el club este verano. Gracias a su inyección de dinero, el club pudo cerrar a última hora las contrataciones de Joey Barton, Shaun Wright-Philipps y Anton Ferdinand.
Este último nos recibe antes del entrenamiento con una sonrisa de oreja a oreja y haciendo gala de la mejor hospitalidad inglesa (¿Un té? ¿Café?), que rechazamos amablemente. Él se sirve unos "Weetabix" en un plato hondo y se une a nosotros en una mesa. Junto a nosotros, la prestigiosa revista FourFourTwo está entrevistando a Joey Barton.
Antes de comenzar, Ferdinand nos habla de su reciente visita a Barcelona para ver a sus amigos dePinnacle Absolute, la profunda impresión que le causó el Camp Nou ("me impresionó que tuvieran una capilla en el estadio, porque soy cristiano y rezo antes de cada partido") y lo mucho que le gustó la ciudad.
Naciste en Londres y te formaste en el West Ham. Sin embargo, abandonaste tu ciudad y tu club de toda la vida para recalar en el Sunderland. ¿Cómo recuerdas aquel traspaso?
La salida del West Ham fue dura. Jugué allí desde los 9 hasta los 22 años. Mucho tiempo. Son muchos recuerdos, como por ejemplo ver jugar a mi hermano. Pese a ello, emprendí mi viaje a Sunderland con mucho entusiasmo por el hecho de que Roy Keane era el entrenador. Él, uno de los mejores en su posición, si no el mejor, apostó con decisión por mí y eso me dio mucha confianza. El problema es que, tres meses después, dejó de ser el técnico. Entonces llegó Steve Bruce. Cuando me enteré de que él asumía las riendas, me alegré. Fue un gran defensa en sus tiempos y creí que me iba a enseñar mucho, pero no pudo ser.
Y este verano, en el último día de mercado, regresaste a Londres de la mano del QPR. ¿Qué provocó ese traspaso a última hora?
El fútbol. Quiero jugar a fútbol. Entrenar cada día para luego no jugar el sábado es muy duro. Eso es lo que valoré a la hora de cambiar de equipo. Si hubiera tenido mi puesto en el once garantizado en el Sunderland, probablemente me hubiera quedado. La temporada pasada, tras haber jugado un buen partido, me encontré muchas veces en el banquillo en el siguiente encuentro. Es extraño, pero, ¿por qué iba a cambiar? Además, solo me quedaba un año de contrato, así que, tanto para el club como para mí, era beneficioso que cambiara de aires. Ellos podrían conseguir algo de dinero y yo tendría la posibilidad de ganarme un puesto en el once titular de un equipo de la Premier League.

Como aficionado al West Ham, me duele que el club abandone Upton Park

Me fui al Sunderland por Roy Keane...pero duró tres meses

Ahora que ya es pasado, ¿cómo valoras tu período en Sunderland?
Fui allí con una misión: convertirme en un hombre. Demostré mi fortaleza mental, porque el fútbol es confianza. Y yo confío en mis habilidades. He disfrutado mi estancia en el Sunderland porque, además del fútbol, he hecho muchos amigos. No solo jugadores, también otros miembros del equipo técnico. Sin embargo, ese capítulo está cerrado, ahora estoy centrado solo en el QPR.
Tras tres años lejos, regresas a la ciudad en la que te criaste. ¿Qué diferencias hay entre el Anton Ferdinand de antes de Sunderland y el de después?
Cuando estaba en el West Ham, era más joven e inmaduro. He vuelto como una persona diferente, más centrado en mi fútbol y con el objetivo de ser conocido como un buen futbolista, no como aquel que pudo ser un buen futbolista. Y creo que voy en la dirección correcta.
Tony Fernandes invirtió mucho en los últimos días del mercado estival fichando a Wright-Phillips, a Joey Barton y a ti. ¿Cambió entonces el objetivo del QPR para esta temporada?
El objetivo es, y siempre ha sido, mantenerse en la Premier League. Sería estúpido mirar más allá ahora mismo. La idea es asentarse en la Premier League, y no ser un equipo que suba y baje. Cuando consigamos eso, tendremos argumentos para atraer jugadores, y a partir de entonces podremos mirar más allá. Primero trataremos de colarnos entre los diez primeros y quizás después miremos hacia Europa.
Ahora que el Newcastle está al alza, ¿qué opinas de Alan Pardew, el actual entrenador de las "urracas", bajo cuyas órdenes estuviste durante más de tres años en el West Ham?
Con Alan Pardew probablemente haya jugado mi mejor fútbol hasta ahora. Me dio la fortaleza mental necesaria para saltar al campo sin miedo. Me trató como un adulto cuando yo solo tenía 18 o 19 años, lo cual me dio mucha confianza. Quería que fuera yo mismo en el campo, que me sintiera libre para hacer lo que yo creyera conveniente. Si quería sacar el balón controlado desde la defensa, él me dejaba hacerlo. Me dejaba jugar con libertad, como si estuviera jugando en el parque con mis amigos. A veces cometía errores, pero si uno no comete errores, no aprende.
Tu carrera empezó en el West Ham, con el que estuviste a punto de lograr una FA Cup en 2006. ¿Por qué crees que descendieron la pasada temporada?
No lo sé. Cuando entras en una racha de malos resultados, es muy difícil salir de ella en esta liga. Cada partido, cada semana, es un partido duro en la Premier League. Yo estuve en una batalla similar algunos años atrás (en la temporada 2006-07), pero tuvimos los jugadores para salvarnos. Cuando libramos aquella batalla, todo el equipo se mantuvo muy unido. Quizás la temporada pasada existían diferentes grupos dentro del equipo, quizá la falta de unidad fue una de las razones.
¿Cuál crees que fue la clave para que el West Ham se salvara la temporada que tú estuviste?
Teníamos a Lucas Neill, nuestro capitán, que estuvo absolutamente fantástico esa temporada. Solíamos tener reuniones solo los jugadores, sin el entrenador. Cuando salíamos al campo, todos sabíamos lo que teníamos que hacer, no habían distracciones. Podíamos hacer lo que fuera durante la semana, pero el sábado teníamos que estar concentrados. Una vez cruzábamos la línea blanca, solo estábamos los once elegidos por el técnico. Y, por supuesto, ayuda ver a tu lado a jugadores como Carlos Tévez o Javier Mascherano, sobre todo a un tipo como yo, que por aquel entonces tenía solo 19 o 20 años. Tuve que dar un paso al frente y ponerme a su altura. Disfruté mucho de aquella experiencia y aprendí mucho.
¿Qué te parece el cambio al Estadio Olímpico que desea llevar a cabo el West Hamla próxima temporada?
Podría ser positivo para el West Ham a nivel financiero porque es un estadio con mayor capacidad. Sin embargo, a nivel personal, será difícil decir adiós a Upton Park. Tantos recuerdos, tanta historia, tantas leyendas que jugaron allí, como Bobby Moore. Para muchos "hammers", como yo, será difícil.
Tu excompañero Carlos Tévez ha generado mucha polémica esta temporada en el Manchester City. ¿Qué opinas al respecto?
Cualquiera que conozca a Carlos, sabe que es como se muestra. Quiere jugar cada semana. Es un fantástico jugador. Está disgustado porque quiere jugar a fútbol. Si le quitas eso, no es el mismo Carlos. Muchos le han criticado, pero tal vez, si estuvieran en su lugar, harían lo mismo. Además, no solo es un fantástico jugador, sino que también es un gran tipo. Fue un placer jugar con él, es el mejor futbolista con el que he jugado. Es una persona que ama el fútbol.

Pardew me trató como a un adulto y me dio mucha libertad

Si Les, Rio y yo hemos jugado en la Premier es gracias a la familia

Haces muchas referencias al aspecto psicológico del fútbol. ¿Crees que tiene la misma importancia que el aspecto técnico-táctico del juego?
La técnica adquiere mucha más importancia en los deportes individuales, como el tenis. Pero en fútbol, muchas veces la unión puede llevarte a ganar un partido en el que eres inferior técnicamente. ¿Cuántas veces, en la FA Cup, un equipo pequeño ha batido a otro grande? Los grandes equipos tienen más habilidad, pero eso no significa que estén más unidos. Para un equipo, es importante que los jugadores se conozcan, no solo futbolísticamente, sino también psicológicamente.
Antes de fichar por el QPR, estuviste cerca de ser traspasado a un equipo extranjero. ¿Te gustaría jugar fuera de Inglaterra?
Sí, sin duda. No tengo miedo de aprender otra cultura y otro idioma. Siempre que el fútbol sea bueno y el club sea bueno, ¿por qué no? Mi familia vendría conmigo, así que yo estaría feliz.
¿Qué diferencias ves entre el fútbol español y el inglés?
Muchas. En términos de estilo, el español se adapta mejor a mi juego, es más técnico. En Inglaterra, el fútbol es muy físico. El motivo por el cual la selección española ha ganado todo últimamente es porque han logrado reunir ambos elementos. En cuanto a las ligas,la diferencia principal es que en la Premier League, cada partido es muy duro. En la liga española, para el Barcelona y el Real Madrid los únicos partidos difíciles son cuando se enfrentan entre ellos. Tal vez, en menor medida, cuando juegan contra el Atlético de Madrid o el Valencia. Este es el motivo por el cual la Premier League es más divertida para el espectador, desde mi punto de vista.
Tu primo Les, tu hermano Rio y tú reunís una amplia experiencia en la Premier League. ¿Cuál es el secreto de tu familia?
Unos buenos padres, centrados en sus hijos. Siempre que necesité que me llevaran a algún lugar para jugar a fútbol, mis padres lo hicieron. Pero cuando no me iba bien en la escuela, no me dejaban ir al fútbol. Así eran mis padres. Me dieron la fortaleza mental necesaria para que hiciera lo que quisiera. Fuera cual fuera mi elección, sabía que me apoyarían al 100%.

Twitter es una fantástica herramienta para que te conozcan de verdad

Me crié en Peckham, no en Chelsea. Sé lo difícil que es salir adelante

Como tantos otros futbolistas, eres un asiduo a Twitter (@anton_ferdinand). ¿Qué riesgos y qué ventajas crees que tiene esta herramienta para los futbolistas?
Muchos jugadores han sido castigados por usar Twitter de forma inapropiada. Afortunadamente, yo no he sido uno de ellos (en este momento, todos nos giramos involuntariamente hacia donde se encuentra Joey Barton).Creo que es la mejor manera para que los aficionados puedan comunicarse con los jugadores de los equipos a los que siguen y para que te conozcan mejor como persona. A mí, cuando era un niño, me hubiera encantado tener la oportunidad de comunicarme con algunos de los futbolistas a los que adoraba.
Personalmente, es una manera para mostrarme tal y como soy. La prensa en Inglaterra me ha acusado muchas veces de ser una persona cegada por la fama y cosas como esas, pero ése no soy yo. De hecho, mucha gente, después de conocerme, me dice: "Creí que eras distinto".
La gente ve un lado diferente de mí en Twitter. Me importan más personas que yo mismo. Es algo que demuestro en Twitter porque intento contestar a todas las personas que me escriben.
Sabemos que eres una persona concienciada con la sociedad. Colaboras con Right to Play, una organización humanitaria que tiene como objetivo mejorar las vidas de los niños en algunos de los lugares más desfavorecidos del planeta a través del poder del deporte.
Empecé a colaborar con esta organización porque nunca he olvidado de dónde vengo. Si no hubiera sido por las calles y por los equipos de fútbol en los que jugué en Peckham (uno de los barrios más pobres de la capital inglesa), no sería ahora jugador del QPR. Por eso, es para mí una obligación devolver algo de lo que he recibido. Si no haces cosas como ésta, te olvidas de dónde vienes, porque la vida como futbolista es muy cómoda. Hacer cosas como ésta te ayuda a mantener los pies en el suelo.
Los niños sueñan con ser futbolistas, como yo. Por eso, puedo ir allí y enseñarles el camino correcto para llegar donde he llegado yo. Muchos me responden "tú no nos puedes entender porque no has vivido mi vida". Sin embargo, puedo mirarles a los ojos y contestarles que sí, que sí he vivido su vida y sé por lo que han pasado. Pueden verse reflejados en mí, porque yo me he criado en Peckham, no en Chelsea, donde no es tan difícil crecer.
Han transcurrido casi tres cuartos de hora. Los Weetabix se han transformado en una masa uniforme y de aspecto poco apetecible. Barton se largó hace rato. Anton se disculpa con nosotros ("el entrenamiento comienza en diez minutos") y se despide mientras nos explica que en el vestuario le apodan Scooby Doo. "Ahora que te miro, puedo entender porqué", le respondo. Entre risas nos separamos, no sin que antes nos invite a Loftus Road a verle jugar. Una ocasión que no desaprovecharemos, aunque solo sea por comprobar cómo su evolución como persona se ha trasladado al terreno de juego.
Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información