Apuntes de Championship: una película de terror, un muro infranqueable y un escocés en su segunda juventud
Los dos clasificados para el ascenso directo, Leeds y West Brom, comienzan a distanciarse notablemente del resto de contendientes. Mientras, el veterano Steven Fletcher sigue en plena forma, el Wigan continúa siendo incapaz de sumar fuera de casa y los jóvenes toman el mando en Huddersfield.
Paul Cook, cuestionado en Wigan

Desde la jornada decimoctava a la jornada vigesimosegunda, Championship nos ha dejado, como siempre, cosas muy interesantes. Entre otras cosas, se ha abierto en la tabla una gran diferencia entre los dos puestos de ascenso directo y el tercer clasificado. Exactamente, 11 puntos de Leeds y West Brom (primero y segundo, respectivamente) al Fulham, tercer clasificado. Un importante colchón de puntos que pueden anticipar esas dos plazas de ascenso directo a Premier League. Además de esto, las figuras de Paul Cook en Wigan, Steven Fletcher en el Sheffield Wednesday o la defensa del Leeds han sido importantes en estas jornadas en la categoría de plata del fútbol inglés.

‘Wigan Athletic away’, una película de terror

El Wigan Athletic visitaba al Luton Town este fin de semana en un partido que se antojaba vital para ambos equipos debido a que son rivales directos en la lucha por la permanencia. Ocho partidos sin ganar y dos victorias en año y medio fuera de casa no anticipaban buenas sensaciones para el equipo de Greater Manchester. Y así fue, la visita a Kenilworth Road fue una auténtica película de terror, como afirmó el técnico Paul Cook en la rueda de prensa posterior al encuentro. El partido comenzó realmente bien: los Latics dominaron durante toda la primera parte, tuvieron ocasiones y se fueron al descanso con un 0-1 que supo mal después de poderse marchar al intermedio con una ventaja mayor. Esta película comenzaría en la segunda parte, cuando Paul Cook echó atrás al equipo, Charlie Mulgrew se lesionó y el Luton remontó con dos goles en los minutos 87 y 93. El Wigan perdía en Kenilworth y se hundía en el descenso.

“Es como ver una película una y otra vez… Y saber cómo acaba”. Así definía el entrenador Paul Cook la dinámica que vivía su equipo. El conjunto del DW Stadium suma ocho jornadas sin ganar, ha visto como en los últimos cuatro partidos le remontaban y afronta un calendario muy difícil en el momento clave de la temporada. Un equipo que apenas rinde fuera de su estadio, sumando dos victorias en este aspecto en el último año y medio, tiene muy complicado no sufrir. La situación en el club está complicándose, el equipo no gana y la cabeza de Paul Cook ya se está pidiendo por Greater Manchester.

Steven Fletcher y su segunda juventud

Sin olvidar a Jarrod Bowen, no hay jugador más en forma actualmente que Steven Fletcher. Este fin de semana, el delantero escocés anotó un doblete en la remontada de los Owls frente al Brentford en Hillsborough. Como Fletcher, el Sheffield Wednesday también está inmerso en una buena dinámica: suma cinco partidos sin perder, muy cerca de los puestos de playoff y sin perder en casa desde hace cuatro meses. La figura del delantero internacional con la selección escocesa se está antojando vital para Garry Monk ya que en partidos como en los que se enfrentaron contra Charlton y Brentford apareció para resolver la papeleta y conseguir sumar puntos para el conjunto.

Steven Fletcher celebrando la remontada de su equipo frente al Brentford. / Getty Images
Steven Fletcher celebrando la remontada de su equipo frente al Brentford. / Getty Images

El ‘no fichaje’ de un delantero este verano en el Sheffield Wednesday conllevó muchas críticas ya que los ocupantes de este puesto serían Nuhiu, Jordan Rhodes y Steven Fletcher. Jugadores que son viejos rockeros, pero que siempre han rendido. De todos modos, las dudas estaban ahí. Las críticas se han ido diluyendo poco a poco viendo el nivel que está mostrando el delantero escocés: esta temporada ya suma once goles en veinte partidos, igualando el registro goleador que consiguió la temporada pasada en cuarenta partidos. Además, tiene a tiro romper el récord goleador de su carrera. En el Hibernian escocés, en 2011, anotó 13 goles, cifra que aún no ha superado hasta el momento.

La semana de los jóvenes en Huddersfield

El Huddersfield Town está viviendo un tramo de temporada donde las convocatorias están repletas de jugadores jóvenes debido a las lesiones y bajas con las que cuenta Danny Cowley. En una semana que se preveía muy dura debido a esta razón y a la visita del Leeds o el viaje a Charlton, los Terriers han culminado una semana fantástica con el protagonismo de muchos jóvenes. Algunos debutando, y otros marcando o cuajando un gran encuentro como titulares. En el derby de Yorkshire frente al Leeds, los Terriers cayeron derrotados por 0-2 en un encuentro donde mostraron mucho coraje pese a las bajas y Cowley le dio la oportunidad de debutar a tres jóvenes: Kian Harratt, Demeaco Duhaney y Matt Daly.

En el partido entresemana frente al Charlton, en un duelo directo entre equipos que luchan por el mismo objetivo, Matt Daly se erigió como héroe en The Valley. En el minuto 90, enganchó un rebote para adelantar a su equipo. El joven, que había entrado quince minutos antes, le dio el gol de la victoria a su club y cortó la racha de cinco partidos acumulados sin ganar. La noche del día 10 de diciembre no la olvidará este joven de 18 años, que es uno de los diamantes en brutos de la cantera Terrier. Cowley, con estas actuaciones de los jóvenes, ya sabe que puede contar con ellos sin problema para sustituir a cualquier futbolista de su plantilla.

El muro de Elland Road

El Leeds United ya suma cinco partidos sin que le hagan un gol, un dato que habla maravillas del sistema defensivo de Marcelo Bielsa y la nueva modificación en ese aspecto del entrenador sudamericano con respecto a la temporada pasada. Los ‘clean-sheets’ están siendo figuras claves en el buen estado de forma del conjunto de Elland Road: seis partidos consecutivos con victoria y sin conocer la derrota desde hace dos meses. Mucho del éxito defensivo del Leeds tiene que ver la nueva modificación que ha realizado Bielsa en el equipo. Ha colocado una defensa de tres que permite defender más ordenados, darle más recorrido a los carrileros y recuperar a un Luke Ayling que andaba un nivel muy flojo.

Bielsa ha convertido al Leeds en un equipo infranqueable con el nuevo sistema de tres centrales. / Getty Images
Bielsa ha convertido al Leeds en un equipo infranqueable con el nuevo sistema de tres centrales. / Getty Images

Cabe destacar la figura de Ben White, un joven que está sorprendiendo a todos los aficionados y está haciendo olvidar la figura de Pontus Jansson con creces. Su cesión procedente del Brighton ha sido una de las gangas del mercado, viendo que el central inglés ha jugado siempre que ha estado disponible, es uno de los centrales más en formas del campeonato y casa muy bien con las ideas del ‘Loco’. Su rapidez, buena colocación y desplazamiento han hecho que Bielsa lo coloque en el centro de esa zaga de tres defensas, haciendo una función de corregidor a los otros dos compañeros. Mantener a White en enero –algo que no está en la mano del Leeds al ser propiedad del Brighton– es clave para las aspiraciones de unos Whites a los que no parece que se les vaya a escapar el ascenso esta temporada.

La vuelta de una máquina del gol

Fuera del panorama de Championship, hoy nos centramos en la figura de Eoin Doyle, un experimentado delantero irlandés que está viviendo una temporada excelente con el Swindon de League Two. El jugador de treinta años se dio a conocer en el Chesterfield de Paul Cook en 2015, cuando en la primera mitad de la temporada anotó 21 goles en 26 partidos. Esto hizo que el Cardiff, en ese tiempo en Championship, se fijase en él y se hiciese con sus servicios después de unas cifras tremendas en League One. Desde su salida del Proact Stadium, el irlandés no volvió a ser el mismo, pasando sin pena ni gloria por Portsmouth, Cardiff, Preston o Bradford. Sólo recordó al antiguo Doyle en Oldham, en 2017, cuando marcó quince goles en treinta partidos, aunque el equipo no consiguió salvar la categoría.

Este verano, recibió una llamada de Richie Wellens, entrenador con el que coincidió en Oldham, para fichar por el Swindon, un equipo que lleva dormido varios años en League Two. Con confianza y regularidad, ha vuelto a ser quien era: un nueve muy potente en el juego aéreo, letal con espacios y un olfato goleador increíble. Tanto es así que el delantero británico suma más goles que partidos jugados: dieciocho tantos en diecisiete encuentros para un equipo que está líder en la cuarta categoría del fútbol inglés. Con el ex Bradford o Preston como estrella, el equipo de County Ground está dejando sensaciones excelentes, aunque la clave para lograr el ascenso está clara: intentar que Eoin Doyle mantenga la regularidad y continuidad.

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información