Apuntes de la jornada de Championship
En la 15ª jornada de Championship, el Brentford plasmó su mejor juego para derrotar al QPR en uno de los derbis del oeste de Londres. También en esa zona, el Fulham destrozó al Huddersfield. Como también, por el mismo resultado de 5-0, hizo el Brighton, triturando al Norwich. Y en el primer derbi liguero de Birmingham en casi seis temporadas, Birmingham City y Aston Villa acabaron empatando.

Queens Park Rangers 0-Brentford 2

El oeste de Londres se ha convertido en el lugar en el que hay que estar. Ninguna otra zona de la capital inglesa genera en la actualidad tantos acérrimos enfrentamientos entre los equipos que la habitan. Arsenal-Tottenham, en el norte, es y seguirá siendo el derbi que aúna en global más nivel y rivalidad de la ciudad, pero en segunda se han juntado tres equipos que físicamente siempre han estado muy juntos: Fulham, QPR y Brentford. Con parte de La Media Inglesa presente en la grada, el duelo entre los dos últimos ofreció un ritmo nada desdeñable en su primer tramo. Ambos conjuntos buscando la portería rival sin pretensión ninguna, la acción fue vibrante y las ocasiones falladas por los locales se convirtieron en un recuerdo de frustración. Si bien el QPR creó peligro en el ida y vuelta inicial, una vez el Brentford halló algo más de poso, se hizo con el control total. Maniataron a un QPR al que pasaron por encima. Buscando, aun así, los locales también la posesión se quedaron a medio camino y con una defensa muy desprotegida que las “abejas” atacaron para irse al descanso con un gol de ventaja (obra del ilusionante extremo derecho Josh Clarke) que supo a poco. Logró robar la posesión el QPR en el comienzo de una segunda parte que poco a poco giró (y no por casualidad) de nuevo hacia los intereses de un Brentford que selló su victoria con un contundente gol del antiguano Romaine Sawyers.

Brighton & Hove Albion 5-Norwich City 0

Pocos, si es que alguno, pudo vaticinar semejante correctivo en la costa sur de Inglaterra. El foco de atención previo al partido caía sobre un jugador: Alex Pritchard. El excanterano del Tottenham iba en el pasado mes de agosto camino de Brighton para firmar por el club. Sin embargo, en medio del tráfico, el Norwich le llamó y logró convencerle para que desviara su trayectoria y fichara por ellos. Lo tenía todo acordado con el Brighton hasta que los “canarios” se entrometieron. Titular en este encuentro, le cayó encima una lluvia de abucheos cada vez que tocó el balón. Si bien intervino bastante, no marcó las diferencias que se debería. El Norwich comenzó bien. Expandiéndose adecuadamente, tocando la pelota, como a ellos les gusta... el Brighton no perdonó cuando les axfisió en la salida desde atrás. Glenn Murray le arrebató el balón al portero rival, el norirlandés Michael McGovern, para marcar a placer el primero. Pese a llevar la iniciativa, el Norwich nunca terminó de aclimatarse a un encuentro en el que Brighton siempre estuvo cómodo. Si bien los locales tardaron en dar con el segundo gol, no pasaron apuros ante un Norwich sin pegada. Y en un contraataque de libro, el Brighton marcó el 2-0 en lo que fue el comienzo del fin. Entraron en modo trituradora, cayendo el Norwich dentro; y ya no hubo marcha atrás. El poderoso central Lewis Dunk hizo el tercero antes de que Murray sellase su hat-trick y Anthony Knockaert (a pase de un Jiri Skalak que hizo un hat-trick de asistencias) coronase una tarde sensacional.

Birmingham City 1-Aston Villa 1

Casi seis años después del último que se dio lugar en liga, el derbi de Birmingham, el de la “segunda ciudad del país”, fue uno con todas las letras. Con todo lo que se espera de clase de partidos, además de un jugador (Ryan Shotton) con el pelo teñido de azul y un regreso: el de Steve Bruce a donde entrenó durante casi seis años. Envueltos en el espectacular ambiente que se dio lugar en St. Andrews, el partido ofreció incluso más intensidad que los aficionados en la grada. Siendo los dos equipos conjuntos preferiblemente contragolpeadores, los locales dieron el paso al frente asumiendo la iniciativa. Aunque ante unos “villanos” sólidos, compenetrados y presionando con fuerza, dieron con dificultades para crear peligro continuado. No obstante, consiguieron tener sus llegadas y Clayton Donaldson a punto estuvo de marcar cuando un remate suyo quedó a milímetros de superar la línea de gol. Y minutos más tarde, el Villa marcó muy “a la Steve Bruce”: falta lateral lanzada por Jordan Ayew y rematado al fondo de la red por el medio centro Gary Gardner. Continuando el Birmingham siendo ligeramente mejor, el partido fue una concatenación constante de faltas de todo tipo, desde choques y empujones pasando por rodillazos, agarrones y demás lances; balones divididos uno tras otro y una gran batalla en el centro del campo. En la segunda parte, el Birmingham pudo plasmar su mejor despliegue en más ocasiones concisas para anotar. Como no pudo ser otra manera, la igualada terminó llegando tras una jugada algo atropellada en la que David Davis conectó un zapatazo que significó un empate que bien pudo dar pie a una victoria que por poco se le escapó a los chicos de Gary Rowett.

Resto de la jornada

Reforzando el argumento de que el oeste de Londres es donde hay que estar hoy por hoy, el Fulham aniquiló a nada menos que el tercer clasificado, el Huddersfield Town. Siendo previsto otro guión, el Fulham salió rampante y jamás se supo de sus oponentes. Mostraron una fragilidad impropia en ellos y los londinenses, con un Sone Aluko imperial, generaron cinco goles (5-0) en toda una declaración de intenciones. Debido a la desastrosa gestión de los dueños del Blackburn Rovers, la familia Venky, los aficionados formaron una protesta que consistió en entrar al partido (contra el Wolverhampton, que acababa de despedir a su técnico Walter Zenga) en el minuto 18 y marcharse en el 75, al ser 1875 el año de la fundación del club. En el proceso se perdieron el 1-0, obra de Sam Gallagher. Pero también el empate (1-1), que llegó gracias al jugador insignia de los Wolves, Dave Edwards. El Wigan, por su parte, cumplió con aquello de “entrenador nuevo, victoria segura”. Tras prescindir de su entrenador Gary Caldwell, se escaparon de Cardiff con un triunfo (0-1) in extremis por mediación de un postrero gol de Jordi Gómez. Con la salida de Nigel Pearson, el Derby, ahora dirigido por Steve McClaren, parece encontrarse a sí mismo. Ante uno de los contendientes al ascenso como el Sheffield Wednesday, mostraron una buena versión. Sin embargo, hubo un problema recurrente: sus atacantes no marcan goles y sus defensas marcan la diferencia. Anotando Cyrus Christie (lateral derecho) y Alex Pearce (central), vencieron por 2-0 a los “búhos”. Ante el Rotherham, la peor defensa de la liga, el Ipswich, una de las peores ofensivas, esperaba tener su día y más tras marcar en el 3 de juego. Pero el Rotherham remontó con doblete de su máximo artillero: Danny Ward. Camino de otro traspié, David McGoldrick acudió al rescate con el 2-2 definitivo. Teniendo un récord perfecto (6 victorias de 6 partidos) como entrenador contra el Leeds, Nigel Clough quería mantener la dinámica, ahora al frente del Burton. Parecían camino de sacar al menos un punto cuando el senegalés Souleymane Doukara entró para revolucionar el partido, provocando un penalti (convertido por Chris Wood) y sellando los tres puntos con el 2-0 final. Volviendo a Barnsley, donde no dejó el mejor sabor de boca, por primera vez desde que se fue en el pasado mes de febrero, Lee Johnson se quedó muy cerca de salirse con la suya al frente del Bristol City. Remontando el 1-0 inicial mediante unos superlativos Lee Tomlin y Tammy Abraham, Adam Hammill igualó (2-2) sobre la bocina para el Barnsley. Envueltos en una espiral negativa a la que esperan poner fin cuando se finalice el cambio de dueño, el Nottingham Forest viajó a Reading para ser derrotado por su pasado. Dos exjugadores suyos como Garath McCleary y Chris Gunter hicieron acto de presencia para dar la victoria (2-0) al conjunto de Jaap Stam. Después de acribillar al Preston entre semana en Copa de la Liga por seis a cero, el Newcastle emprendió el recorrido inverso para visitar al Preston. Aleksandr Mitrovic echó tierra de por medio marcando dos goles (tras otros dos en Copa) que le terminaron sirviendo a las “urracas” para vencer (1-2) a pesar de la avalancha final del Preston.

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información