Apuntes de la jornada de Championship
Un parón de selecciones después el Brighton sigue demostrando ser un excelente equipo. En lo que era la 17ª jornada de la temporada recibieron al Aston Villa, que bien pudo llevarse el triunfo de no ser por el gran saber hacer de las “gaviotas”. El Ipswich volvió a ver que no va a ninguna parte, logrando por el contrario el Nottigham Forest una victoria y su primera portería a cero del curso. El Newcastle fue un rival demasiado poderoso, una vez más, cayendo frente a él en esta ocasión el Leeds.

Brighton & Hove Albion 1-Aston Villa 1

Championship volvió del parón de selecciones con el que, sobre el papel, era muy probablemente el mejor partido de la jornada. Se avecinaba un duelo atractivo. Y así fue. Al no ser ninguno de los dos un ferviente partidario de largas posesiones, se dio lugar a tendencias cambiantes sobre el terreno de juego. La posesión iba de un equipo al otro con gran frecuencia y mostrándose el choque como uno con sobradas alternativas. Especialista el conjunto de Bruce en este tipo de jugadas, fue en el minuto 20 de juego cuando a través de una acción a balón parado el central australiano Nathan Baker mandó el balón al fondo de la red con su primer gol en seis años como “villano”. Con una favorable distancia en el marcador, el Villa no tuvo tanta necesidad de buscar la pelota. El Brighton, por tanto, creció. A pesar de ser los visitantes un equipo fuerte y que cada vez funciona cada mejor como colectivo, no pudieron resistir eternamente las embestidas de unas “gaviotas” que empataron al filo del descanso por medio de su delantero estrella (que marcaba su 150º gol en partido de liga) Glenn Murray, presente en el último Brighton-Villa, allá por 2010 en FA Cup; como también su compañero Steve Sidwell, entonces en el bando contrario. La inercia local se mantuvo en la segunda parte, pareciendo éstos siempre un paso por delante de un Villa que, sin embargo, estuvo excelente a la hora de minimizar la influencia del mejor jugador rival: Anthony Knockaert. Y al final acabaron recuperando la manija y fueron los que más peligro crearon en lo que terminó, a pesar de todo, siendo un justo reparto.

Ipswich Town 0-Nottingham Forest 2

El descenso es un sitio del que Mick McCarthy sacó al Ipswich cuando llegó y al que el equipo podría volver tranquilamente de no ser por su presencia. El equipo es el que es, aunque algunos no lo quieran ver. El Nottingham Forest se encargó de recordarlo. Nada más empezar, gol. Diecisiete segundos de partido y el habilidoso media punta Ben Osborn encontró al portentoso ariete del equipo, Britt Assombalonga, que no perdonó tras aprovechar un desajuste defensivo impropio del Ipswich. La inyección de moral no hizo más que propulsar a los visitantes. Mantuvieron la intensidad y el segundo acabó llegando. El Ipswich, cuando podía, lo intentaba. Intentaba generar juego en campo contrario. David McGoldrick, un ex del rival, fue el máximo y casi único creador de acción en las inmediaciones del área contraria. Aunque ni él ni nadie dio con el botín del empate. Y el Forest, ya en el descuento de la primera parte, marcó un gol que sabía a sentencia. Assombalonga, un auténtico depredador del área, cazó un balón para que éste se transformarse en un doblete. Un tanto que aportaba tranquilidad a un equipo al que le ha faltado cuando ha estado por delante en el marcador: han perdido 23 puntos que tenían en su haber. Más por insistencia y coraje que por habilidad, logró el Ipswich llegar en repetidas ocasiones al fondo de sus contrincantes, faltándoles aun así chispa y pegada. No en vano, hubo momentos en los que parecía que se produciría otro incendio forestal cuando se reclamaron un par de penaltis. Pero el Forest de Philippe Montanier mostró una gran imagen en defensa, con su central y capitán Matt Mills a la cabeza, hasta confirmar su triunfo y su primera portería a cero de la temporada. Ya era hora.

Leeds United 0-Newcastle United 2

Era la primera ocasión en un partido de liga en la que se habían vendido todas las entradas en el mítico Elland Road desde 2010, en tercera, cuando ascendieron. Este hecho había hecho más especial un partido sobre el que ya había mucha expectación y en el que en el minuto 11 se rindió tributo a una leyenda de ambos equipos: Gary Speed, cerca de cumplirse un lustro desde que dejase este mundo. El homenaje llegó en medio de un partido casi unidireccional en el que el Newcastle estaba aplastando al Leeds. Eran mejores y lo estaban plasmando. Con un idóneo grado de intensidad a los de Benítez sólo les faltó algo más de pegada, de resolución frente al arco local. Robert Green, el portero local, se encargó de remediarlo. Jack Colback (qué tiempos aquellos en los que se le llegó a conocer como el “Pirlo pelirrojo”; porque Joe Allen pase, pero Colback...) mandó un balón que se convirtió en perfecto y que Green pareció querer atrapar antes de darse cuenta de que podía acabar dentro de la portería con él. Lo dejó caer y el máximo goleador de la liga, Dwight Gayle, lo dejó entrar. Dieron un paso atrás el Newcastle y el Leeds, que no había encontrado la forma de atacar en la primera media hora, avistó la meta rival. Casi empatan, aunque a la vuelta de vestuarios Gayle se encargó de desbaratarles los planes de remontada para sentenciar con el 0-2. A pesar de estar la contienda prácticamente perdida, el Leeds lo intentó hasta que el silbato final lo impidió. Perdieron un partido, pero no la moral, en un sitio en el que era fácil perderla hace no tanto.

Resto de la jornada

Tras el despido de Jimmy Floyd Hasselbaink, Ian Holloway, leyenda del club, se reestrenaba como entrenador del QPR. Con una predisposición más desenfada, “Ollie” ha inyectado ilusión, y más tras empezar con victoria, a un club al que nunca le sobra. Dos goles mediada la primera parte permitieron terminar superando (2-1) a un Norwich noqueado tras cuatro derrotas consecutivas. A orillas del Támesis, a tan sólo unos kilómetros, el Sheffield Wednesday se le adelantó al Fulham. Lo hizo gracias a un Fernando Forestieri que marcó, completando una gran semana en la que terminó la construcción de su futbolín. Scott Malone les privó de un feliz viaje de vuelta a casa arañando la igualada (1-1), manteniéndose así ambos conjuntos a remolque del play-off. Quien a remolque no va es el Reading de Jaap Stam. Prosiguiendo con su brillante temporada, despedazaron al Burton. Con dos goles de ventaja al descanso, remataron con el 3-0 definitivo. Terceros en la tabla, Stam triunfa con su plan del juego de toque. Un estilo que hizo conocer a un Wigan que ahora mira de nuevo hacia tercera división. En su visita a Barnsley, los locales les mantuvieron a ralla, siendo ellos los que más se acercaron a un triunfo que no tuvo lugar como tampoco goles en el marcador (0-0). Donde sí que hubo goles fue en Cardiff. Ante el Huddersfield Town, los chicos de Neil Warnock, que se enfrentaba a su exequipo, encarrilaron sus intereses con dos goles en dos minutos. El Huddersfield reaccionó, el Cardiff volvió a golpear, y el alemán Philip Billing marcó el gol de la jornada para tratar de dar caza a un encuentro que los locales (3-2) no dejaron escapar. Se estrenó Paul Lambert como nuevo técnico del Wolverhampton. Al Preston poco le importó, pues puso contra las cuerdas en repetidas ocasiones a unos “lobos” que lograron salir airosos del entuerto (0-0). El Derby County falló también más de lo que acertó, lo cual le depravó unicamente de un festín todavía mayor ante un Rotherham repeliéndose como buenamente puede de los continuos golpes de la temporada (últimos con 7 puntos de 51 posibles). Tom Ince marcó dos goles, falló otros dos penaltis y entre medias Darren Bent marcó uno para el 3-0 final, que el guardameta visitante, Lee Camp, mucho hizo en aguantar. No habiendo conocido la victoria en St. Andrews en más de 23 años, el Bristol City quiso poner fin a la racha, pero tras una primera parte dominada por el Birmingham City, fue cuando ellos, los visitantes, mejor estaban cuando los Blues hallaron la victoria (1-0). Bajo la nieve que cayó sobre Blackburn vamos cerrando. Las inclemencias meteorológicas no privaron de una primera parte intensa y que dejó el partido resuelto aunque no sin emoción para la segunda. Menos de un minuto tardó Scott Hogan en abrir la lata en favor del Brentford. Danny Graham remontó el duelo en el fondo contrario con un doblete. No quiso Hogan ser menos, reinstaurando las tablas. Sería Harlee Dean, el central y capitán de los londinenses, quien con un gol en propia puerta decantó la balanza (3-2) hacia un Blackburn cada vez más peleón en su intento por mantenerse en la división.

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información