Apuntes de la jornada de Championship
Abrieron las “gaviotas” de Brighton la 20ª jornada recibiendo al complicado Leeds de Garry Monk. Pero acabaron demostrando su superioridad, alzándose victoriosos con dos penaltis transformados. Adelantaron al Newcastle hasta que éstos arrollaron al Birmingham. Y despedazando al Nottingham Forest en el derbi, el Derby County sumó su sexta victoria seguida.

Brighton & Hove Albion 2-Leeds United 0

Cada semana que pasa el Brighton me parece mejor equipo. Cada día más efectivo. Explotan los pequeños detalles como nadie. Nunca aplastaron al Leeds a base ocasiones, pero tampoco parecieron necesitarlo. No por ello dejó de salir con fuerza un Leeds que sabía que si no le plantaba cara desde el inicio del Brighton sería cuestión de tiempo que sucumbieran. Finalmente, tras media hora de juego en la que los locales fueron ligeramente mejores, éstos forzaron en un saque de esquina un error rival. El medio centro Kalvin Phillips, sobre la línea de gol, quiso evitar que un remate de Sam Baldock entrara y lo acabó haciendo con la mano. Vio la cartulina roja y Glenn Murray hizo del penalti el principio del camino a la victoria. Movieron el balón con comodidad hasta la llegada del descanso. El Leeds trató de reagruparse para la segunda mitad, pero jamás alcanzaron a un Brighton demasiado superior con uno más sobre el césped. Tuvieron todo el control que quisieron. Alguna fue capaz de cazar el conjunto dirigido por Garry Monk para salir al contragolpe. Sin embargo, las “gaviotas” son un equipo que defiende de manera magistral, incluyendo a campo abierto. Nunca sufrieron. Vieron repelidas muchas de sus acometidas, hasta que Kyle Bartley cometió el segundo penalti de la noche. Saldado en sólo amarilla para él, el israelí Tomer Hemed certificó con gran poso y tranquilidad desde los once metros la victoria. La clave está en los detalles y el Brighton los domina todos.

Huddersfield Town 2-Bristol City 1

Empezaron ambos conjuntos como las dos principales revelaciones del campeonato. Situados a 1 de octubre en la tabla como 1º y 5º respectivamente, la dureza de la liga les ha bajado de la nube desde entonces. No han dejado de mostrar aun así cosas interesantes. Con su habitual arranque abrumador el Huddersfield demostró que está un paso por delante del era en esta ocasión su rival. Se mostraron sin descanso un paso por delante de un Bristol desbordado por completo en ocasiones. Tardarían 10 minutos en llegar al fondo de la red rival cuando el delantero alemán Elias Kachunga no desaprovechó la asistencia del lateral derecho Tommy Smith. Continuaron los locales imponiéndose con solvencia, pero poco a poco fueron acomodándose y bajaron las revoluciones de su agotadora presión. Sería entonces cuando el Bristol se le presentó la oportunidad de un empate que firmó el ilusionante delantero (cedido por el Chelsea) Tammy Abraham, que se enfrentaba a su compañero en el ataque del juvenil de los Blues el pasado curso, Kasey Palmer. Tras el gol encajado, el Huddersfield volvió a buscar la manija. La segunda parte no les vería concediendo más facilidades. Dominaron con mayor convicción y eficacia, apretando a un Bristol que explotó. Primero éstos se libraron, de manera un tanto inexplicable, de la expulsión de su portero Frank Fielding cuando tocó el balón con las manos fuera del área. Pero fue él, Fielding, quien les costaría de todos modos el empate con un error en el control del esférico fruto de su palpable inseguridad, corriendo a cuenta Nahki Wells una victoria que ya se ansiaba.

Preston North End 3-Blackburn Rovers 2

El que era uno de los derbis del condado de Lancashire, entre dos campeones de la liga inglesa, el primero en el siglo XIX y otro hace poco más de veinte años, ofreció espectáculo y un vertiginoso ritmo de juego prácticamente durante gran parte de la contienda hasta decantarse la balanza en favor de los locales. Éstos salieron a llevar la batuta nada más empezar y mantuvieron posesión de ella a lo largo del primer acto. El Blackburn no daba con la manera de frenarles. Intentándolo por diversas vías, fue, tras una buena combinación por el sector izquierdo que culminó con un potente disparo desde la frontal de Daniel Johnson, la manera en la que dieron con la apertura de la lata. Aunque el Blackburn tuvo la capacidad para devolver el golpe a los cuatro minutos cuando Johnson, precisamente, cometió un torpe penalti. Después de fallarlo, o de acertarlo el portero Chris Maxwell, Danny Graham también falló el primer rechace hasta que a la tercera hizo suyo el empate. La inercia gravitaría, en todo caso, de nuevo en favor de los Lilywhites. A la postre nombrado mejor jugador del partido, Johnson enmendaría su error a través de un penalti en el fondo contrario. De contar con una mayor calidad en los metros finales, no hubiese sido descabellado verles obligar a los Rovers a mostrar la bandera blanca. Pero sin ella y sin su futbolista más diferencial, el irlandés Aiden McGeady, disponible, el Blackburn les respondió en la segunda parte. Fue mejor, arrinconó al Preston, empató con otro gol de Graham (que lleva 5 goles en cuatro partidos), pero se le acabó escapando cualquier recompensa cuando Callum Robinson marcó el 3-2 definitivo. Un derbi a la altura de lo que un día fueron ambos.

Resto de la jornada

Nadie fue capaz este fin de semana de vencer fuera de casa. Y tan sólo dos lograron llevarse al menos un punto como visitantes. Uno de ellos fue el Fulham, el equipo que más se acercó al triunfo de todos. Tras encajar el primero, sometieron a un Wolverhampton verdaderamente frágil atrás, endosándoles tres goles, uno detrás de otro, antes del descanso. Todo estaba encarrilado hasta que los “lobos” sacaron fuerzas de flaqueza para darle la vuelta la tortilla con otros tres goles. Pero cuando lo tenían en la mano, otra endeble acción defensiva suya, permitió al Fulham arreglar su destrozo en medio de la locura con el 4-4 final. Un punto que supo a poco para los dos. El otro que se llevó algo positivo de su salida fue el Cardiff. No obstante, cerca estuvieron de desperdiciar el empate (1-1) cosechado en campo del Ipswich cuando al internacional marfileño Sol Bamba se le fue la cabeza por completo, encarándose con todo el mundo antes de tener que marcharse por expulsión. El Norwich no pudo generar ninguna clase de inercia tras su victoria (por 5-0) de la semana pasada. Visitando al Barnsley, los locales les tumbaron con dos goles (de bella factura el segundo, obra de Conor Hourihnae) que no fueron capaces de contrarrestar (2-1) en su arreón final. Por el mismo resultado de 2-1 logró desquitarse de su vergonzosa racha el verdugo del Norwich en la jornada anterior. A pesar de ser empatado por el Burton Albion de Nigel Clough, el Brentford se rehízo para alzarse finalmente con una necesitada victoria que le aleja de un abismo al que su rival en esta ocasión sigue mirando a los ojos. Sabiendo de lo complejo de su deseo de sacar algo positivo de Villa Park, el Wigan fue compacto, resistiendo con gran entereza hasta que una genialidad de Jack Grealish abrió las puertas del cielo al Aston Villa para ganar por 1-0. Viniendo de un 5-0 en campo del Fulham, el Reading buscaba evadirse del amargo recuerdo y el neerlandés Roy Beerens fue clave para ello obrando dos goles, el primero con ayuda de un rebote, que les bastaron para imponerse (2-1) a un rival directo por el play-off como es el Sheffield Wednesday. Una victoria de características totalmente opuestas fue la que consiguió el Rotherham. Hundido en la tabla y sin ganar desde la jornada 4, cuando lo hicieron por el mismo resultado y también ante un equipo londinense como el Brentford, vencieron con mucho esfuerzo y trabajo ante un QPR duro pero que no pudo ante las ganas de un Rotherham al que un tanto de Izzy Brown (1-0) les dio unos tres puntos de sabor a gloria. El Birmingham City viajó hasta Newcastle para mostrar tenacidad y valentía por hacer más leña del árbol caído tras tres derrotas consecutivas. Sin embargo, con ganas de redimirse, los chicos de Rafa Benítez les destrozaron sin contemplaciones para con un hat-trick de Dwight Gayle y uno de Yoann Gouffran (a pase de Gayle) vencer con autoridad por 4-0 y mantenerse así en cabeza. El partido que cerraba la jornada, el Brian Clough Trophy, el derbi de las East Midlands entre Derby County y Nottingham Forest, no decepcionó. Bueno, el partido como tal quizás sí, pero no uno de sus ilustres protagonistas. Con un gol en propia, Nicklas Bendtner abrió las puertas a la tormenta de unos Rams que prevalecieron (3-0) hegemónicos contra su eterno rival.

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información