Apuntes de la jornada de Championship
Es historia ya la 30ª jornada de liga. La recta final de temporada se acerca. Tuvo que cavar mucho pero el Sheffield Wednesday sacó los tres puntos de Wigan. El Newcastle abasalló al Derby County para recuperar el liderato. El Nottingham Forest sigue resurgiendo, derrotando esta vez al Aston Villa. Y Brentford y Brighton ofrecieron uno de los partidos del año.

Wigan Athletic 0-Sheffield Wednesday 1

En una nueva reforma identitaria, el Wigan parece carburar tras ser moldeado por su técnico Warren Joyce en un conjunto más fuerte y agresivo. Ya no dan la impresión de estar condenados al descenso. Lo sufrió en sus carnes el Sheffield Wednesday. Fue incomodado desde el primer momento por unos Latics expeditivos aunque, al mismo tiempo, demasiado contemplativos en los metros finales. Desposeyeron a los visitantes del balón y les arrinconaron de forma regular. Pero acabaron dando con una de sus mayores taras y esa es su falta de calidad. Pueden hilar un muy buen juego colectivo pero carecen de alguien que pueda marcar diferencias y ante portería apenas mostraron peligro. Recogiendo en cierta medida los frutos de la frustración del Wigan, los pupilos del portugués Carlos Carvalhal redirigieron el cauce del choque a base de imponer lo que a sus rivales les faltaba: su calidad. Barry Bannan fue el director de orquesta y sus deplazamientos en largo sembraron el miedo. Aunque no fue a través de él sino de la iniciativa del habitualmente central suplente Vincent Sasso, que envió un balón hacia el recién fichado Jordan Rhodes, quien peinó el esférico para que Ross Wallace culminase con el gol. Menos posesión no impidió a los “búhos” transmitir siempre más peligro. El Wigan reaccionó, volvió a tomar el timón en busca del empate. Se volcó y a un paso lo tuvo. Pero no lo consiguió.

Newcastle United 1-Derby County 0

Steve McClaren regresaba a un lugar donde no dejó huella. Al menos no positiva. McClaren llegó a Newcastle tras ser despedido del Derby. En marzo, hace once meses, acabó también en la calle. Y este pasado octubre volvió al Derby. Este fin de semana acudió con ellos a Newcastle, donde la continuidad de Rafa Benítez había sido puesta en duda antes de que él saliese a desmentir que fuese a abandonar su puesto a pesar de su frustración con la inoperancia de la gerencia del club en el mercado de invierno. Entre cantos a favor del técnico madrileño en St. James' Park, el Newcastle tuvo una fabulosa puesta en escena. Puede que subestimando la superioridad local, el Derby fue un tanto temerario en su despliegue y fue completamente dominado por las “urracas”. El grado al que éstas llegaron a dominar fue impresionante. Con Jonjo Shelvey controlando el tempo a su antojo secundado por Isaac Hayden, Momo Diamé y compañía, sólo hubo un equipo. Una magníficamente trenzada jugada dio pie al gol pasado el ecuador del primer tiempo. Combinaron los ya mencionados más DeAndre Yedlin y Aleksandar Mitrovic antes de que Matt Ritchie pusiese la guinda con el tanto. Un Mitrovic que tuvo una poco habitual titularidad y que marcó diferencias a lo largo del duelo con su extraordinario juego de espaldas. El gol fue continuado por un bombardeó del Newcastle que al que el Derby sobrevivió sorprendemente. La tónica se mantuvo hasta que en el tramo final los “carneros” fueron capaces de imprimir mayor intensidad a su juego y sus contraataques ya no llegaban tan sólo en cuentagotas. Intentaron igualar con vehemencia y casi dan con el caldero de oro al final del arcoíris. Pero lo impidieron los de Benítez gracias a sus excelentes cualidades defensivas.

Nottingham Forest 2-Aston Villa 1

Es posible que ya tengas conocimiento de esta historia. Pero la expongo por si acaso no. Hace unas semanas el jugador del Aston Villa, Ross McCormack, faltó dos días seguidos a entrenar alegando que estaba enfermo. Al tercer día también faltó pero por otro motivo: no se abría la valla de su casa. El entrenador Steve Bruce acudió a ella para saltar dicha valla (de metro y medio) y, por decirlo suavemente, expresar su descontento con McCormack. Harto y ante la falta de una disculpa, le mandó cedido al Nottingham Forest. Pues bien, ambos equipos se midieron mientras McCormack, inhabilitado a jugar por ser cesión, observó la contienda desde el palco. El Forest empezó bien, queriendo efectuar un fútbol atrevido con el balón. Aunque no supieron impedir los ataques de un Villa en ocasiones mortífero reaccionando, contragolpeando. Recuperaron y combinaron hasta que Jack Grealish sirvió un goloso pase a un Jonathan Kodjia que con un exquisito remate marcó un golazo para abrir la lata. Quien debía ser su pareja de baile en el ataque, observaba. Su reemplazo, Scott Hogan, en cambio, cuajó una reseñable actuación en el que era su debut. Con su esforzado despliegue el Forest no se desanimó y siguió pico y pala hasta obtener el tanto del empate. Un desafortunado bote complicó sobremanera una parada a Sam Johnstone y Britt Assombalonga no perdonó el favorable rechace. A pesar de fichar jugadores a cada cual más bueno en los días finales del mercado, el Aston Villa demostró que todavía necesita una mayor compenetración como equipo. Acabó con un expulsado y el Forest explotó de alegría cuando marcó el gol de la victoria. En el descuento y obra de un joven producto de la cantera: Ben Brereton. No hay que perderle la pista.

Resto de la jornada

Fue un sábado de redenciones. Dos equipos pusieron fin a rachas verdaramente horripilantes. El Bristol City llevaba sin ganar en liga desde el 3 de diciembre. Ocho derrotas seguidas y entre semana cortaron la racha empatando. Esta vez por fin consiguieron el triunfo, tan sólo el segundo desde el 22 de octubre. Sufrieron, estuvieron cerca de perderlo, pero acabaron imponiéndose por la mínima (1-0) ante el colista Rotherham merced a un gol a falta de un cuarto de hora de uno de sus fichajes invernales, el bosnio Milan Djuric. Diez partidos había dirigido ya Gianfranco Zola al Birmingham City tras heredarlo de Gary Rowett, que cerró con una victoria. Zola no había logrado ni una sola victoria. El transcurrir de su partido frente al Fulham no ofreció ninguna certeza de que este fuese a ser el bueno. Pero cuando se quedaron con uno más sobre el césped, Lukas Jutkiewicz abrió (1-0) las puertas a la tierra prometida para Gianfranco. Casi marca un segundo de chilena, pero no hizo falta. A la decimoprimera fue la vencida. Sin haber ganado allí desde 1999, el QPR volvió a sucumbir en campo del Blackburn. No sin pólemica pues un gol fantasma que el línier decretó que no había pasado la línea por completo privó al QPR de una ventaja crucial, ya que en el descuento apareció Sam Gallagher para conceder (1-0) al Blackburn el triunfo. Un triunfo que les acerca a los puestos de salvación. Una salvación que marca el Burton Albion. Habiendo logrado retener a su entrenador Nigel Clough, recibieron al Wolverhampton. Éstos se adelantaron pero el Burton exhibió una gran personalidad para darle la vuelta al partido (2-1) con goles de Michael Kightly (ex de los Wolves) y en el descuento de Cauley Woodrow, dos futbolistas recién incorporados. Dos de las grandes revelaciones de la temporada se anularon mutuamente (0-0). El Barnsley fue quien más cerca se quedó del triunfo, viendo un remate suyo despejado sobre la línea de gol por el Preston. Un duelo que a principio de temporada posiblemente no esperaban disputar como equipos de mitad de tabla y soñando con alcanzar el play-off. Otro equipo que terminó con una dantesca racha fue el Norwich. El profundo bache en el que habían caído parace que poco a poco empieza a ser cosa del pasado. Visitando a un Cardiff City al alza, el Norwich City marcó un solitario gol que fue sostenido por su gran punto débil: su defensa. Una zaga que rayó a un altísimo nivel en esta ocasión, especialmente el sector izquierdo, compuesto por Timm Klose y Mitchell Dijks. Capitales para que el equipo obtuviese su primera victoria fuera de casa desde el 1 de octubre. Tom Lawrence demostró nuevamente ser uno de los jugadores del momento. Está marcando golazos uno detrás de otro con el Ipswich. Les adelantó con uno de ellos. El Reading igualó, no obstante. Lawrence volvió entrar en acción con el segundo, pero la defensa no pudo contener a los chicos de Jaap Stam, que capturaron el empate (2-2) definitivo. En un derbi del condado de Yorkshire entre cuarto y quinto clasificado respectivamente, Huddersfield y Leeds, el ambiente no pudo ser mejor. Izzy Brown y Chris Wood (segundo máximo goleador del campeonato) marcaron para cada bando. Y cuando parecía inevitable el reparto de puntos, el central alemán Michael Hefele hizo rugir al John Smith Stadium con el gol de la victoria (2-1). Cerraron la jornada Brentford y Brighton. Habiendo ganado el Newcastle, los segundos necesitaban ganar para retomar el liderato. Pero se dio un festival de goles del que lograron salir con un preciado empate. Jota Peleteiro abrió la cuenta con un golazo de tacón y Chuba Akpom la cerró de cabeza en el descuento. Entre medias otros cuatro goles y emoción a raudales para el 3-3 final en el que ha sido uno de los mejores partidos de la temporada.

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información