Apuntes de la jornada de Championship
A causa de la FA Cup, la 33ª jornada de Championship se redujo a siete partidos este pasado fin de semana. Sin embargo, la acción no decepcionó, ganando el Brighton, goleando el Cardiff y marcando dos golazos para vencer el Sheffield Wednesday.

Barnsley 0-Brighton & Hove Albion 2

Comentamos cómo sin Conor Hourihane va a ser casi imposible para el Barnsley alcanzar el play-off de ascenso. Sin embargo, el equipo se ha repuesto a su marcha. Y a las de su lateral derecho (James Bree) y delantero centro (Sam Winnall) titulares. Han mantenido el fantástico espíritu que les ha traído hasta aquí. Frente a uno de los dos mejores equipos de la liga no se amedrentaron. Con su adorable y notable entusiasmo, el Barnsley tomó posesión de la iniciativa. Algo que por otra parte el Brighton suele permitir, pues su peligrosidad ofensiva brilla todavía más aprovechando errores ajenos, contragolpeando. El Barnsley movió la pelota siempre con criterio y valentía. Crearon algunas ocasiones claras, pero era muy difícil ante la segunda mejor defensa del campeonato. Ésta fue tan fiable como siempre, cerrando espacios de manera sobresaliente una y otra vez. Y siempre que atacaban sembraban miedo porque lo hacían con una calidad casi incontenible. La primera parte se diluyó. Pero cuando volvieron al terreno de juego ambos equipos, el Brighton no tardó en dar con el caldero de oro al final del arcoíris. Porque casi siempre da con él. Un magnífico pase de Anthony Knockaert encontró a un Sam Baldock que a su vez encontró el fondo de la portería local con un golazo. Esta secuencia se volvió a producir minutos más tarde, esta vez incluyendo Knockaert una acción individual al alcance de muy pocos para regatear al lateral rival. Y Baldock la metió para adentro. El Barnsley dejó buenas sensaciones, pero no como las de un Brighton cada vez más cerca de la tierra prometida.

Cardiff City 5-Rotherham United 0

Por estas fechas hace un año, Neil Warnock estaba dando comienzo a lo que sería una verdadera proeza en lo que salvar a equipos del descenso se refiere. Terminó salvando a un Rotherham que no tenía mucha pinta de que pudiese hacerlo antes de que Warnock se asentase en el banquillo. Un año más tarde, el Rotherham está completamente hundido y a la espera de confirmarse su descenso a tercera división. Quien ha echado una de las paladas de tierra definitivas sobre el ataúd del Rotherham ha sido el propio Neil Warnock, ahora a los mandos del Cardiff City y que tras sumar, con ésta, su tercera victoria en siete días dijo que “esta ha sido una de las mejores semanas de mi carrera como entrenador”. Aunque también quiso recalcar: “no siento ninguna satisfacción viendo al Rotherham en esa posición”. El pasado verano la directiva del club no logró llegar a un acuerdo con él para mantenerle como entrenador. Confiaron en otro y en una plantilla que había volado como difícilmente parecía que podrían volver a volar. No tardó el Cardiff en dar el primer golpe. A los once minutos de juego Kadeem Harris marcó el que sería el principio del fin. Peleó lo que pudo el Rotherham. Un gol abajo en el marcador, incomodaron en cierta medida la hegemonía local. Pero encajando el segundo al filo del descanso, del canadiense Junior Hoilett, se acabó. El técnico visitante Paul Warne intentó reavivar la llama en sus jugadores. Pero no pudo. Las numerosas bajas con las que llegaron a este partido no hicieron más que empinarles más la cuesta. Ni diez minutos pasaron del segundo tiempo y el Cardiff había logrado el 4-0. El autor del cuarto fue el mismo que el del quinto, el delantero danés Kenneth Zohore. Un auténtico armario empotrado al que Warnock está sacando lo mejor de sí. Como del Rotherham en 2016.

Resto de la jornada

A diferencia de Warnock, en ocho días, Gianfranco Zola ha sumado tres derrotas. A cada cual más dolorosa. Se podía prever que el Birmingham City sufriría un duro golpe con el controvertido despido de su anterior entrenador Gary Rowett. Pero no tan duro. Una sola victoria suma Zola desde que tomó las riendas hace nada menos que catorce partidos. En casa y ante un Queens Park Rangers por debajo en la tabla sucumbieron de una manera humillante. Los dos nuevos fichajes del QPR dieron vida al primer gol, asistiendo Luke Freeman a Matt Smith. A la vuelta de vestuarios anotaron los londinenses el segundo y en la recta final destruyeron con otros dos goles, el segundo un precioso zambombazo obra de Yeni N'Gbakoto. El ecuatoguineano Emilio Nsué maquilló (1-4) una situación cada vez más oscura en Birmingham. Menos goles, cero concretamente, se vieron en el duelo entre Wigan y Preston. El primero un conjunto cada vez más sólido atrás y el segundo uno todavía más fiable y desde hace más tiempo. Y que celebraba el cuarto aniversario de la contratación de su actual entrenador, Simon Grayson. Mientras el Wigan no fue capaz de sumar los tres puntos, quien hasta este pasado sábado marcaba la salvación sí lo hizo. El Burton Albion recibía a un Norwich aparentemente relanzado pero que se topó nuevamente con sus problemas para ganar fuera de casa. Una sola victoria como visitantes han sumado desde el 1 de octubre. La conexión de cedidos por el Fulham (Lasse Vigen Christensen-Cauley Woodrow) hizo llegar el primer gol. Empataron los “canarios”, pero otro acertadísimo fichaje invernal como Michael Kightly les negó cualquier recompensa dando el triunfo (2-1) al Burton con una vaselina. Donde sí que acabó dándose un reparto de puntos fue en Ipswich. Cuando se empezaba a temer, aunque fuese lejanamente, por el descenso, el conjunto dirigido por Mick McCarthy ha respondido para reafirmarse como un equipo de mitad tabla. Se adelantaron ante el quinto clasificado, el Leeds, pero éstos empataron. Y nada rompió las tablas (1-1). La cantidad de golazos que se están marcando esta temporada en Championship no es normal. Posiblemente me esté repitiendo pero lo que está sucediendo es alucinante y el Nottingham Forest no pudo más que aplaudir ante un pletórico Sheffield Wednesday, que marcó dos de ellos. Sí que hubo emoción cuando el Forest recortó distancias. Pero no fue suficiente para evitar el 1-2 final. Siendo fichado procedente del Watford por algo más de 3 millones de libras en verano, Almen Abdi está teniendo una decepcionante primera temporada con los “búhos”. Sin embargo, tuvo un gran momento reivindicativo marcando un golazo de volea sensacional. Como también fue el de Fernando Forestieri, controlando, dándose la vuelta y marcando para echarse acto seguido a los aficionados en una épica celebración.

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información