Apuntes de la jornada de Championship
Una jornada plagada de derbis fue la 34ª de la temporada. El Birmingham City se fue con los tres puntos de Wolverhampton. El Leeds venció al Sheffield Wednesday en un duelo crucial dentro de los puestos de play-off. Norwich e Ipswich se repartieron el botín. Y el Brighton ganó para superar a un Newcastle que no lo hizo en vísperas de su duelo directo por la liga.

Wolverhampton Wanderers 1-Birmingham City 2

Las sensaciones que ha transmitido el Wolverhampton desde Paul Lambert se ha asentado en el banquillo del equipo han sido las mejores de la temporada Poco a poco fueron puliendo sus defectos. Ya no miraban tan de cerca al pozo. Sin embargo, las sensaciones se han quedado en eso, en sensaciones. Plantaron cara al Chelsea en la FA Cup, pero como tantas otras veces, perdieron. Y ahora de repente vuelven a estar cerca del descenso tras perder con un equipo tan a la deriva como ellos aunque con un mayor colchón logrado anteriormente. El Birmingham City llegaba a este derbi de las West Midlands con su entrenador Gianfranco Zola cuestionado en su puesto a pesar de llevar tan sólo 15 partidos al cargo. En la primera parte, unos Wolves en ocasiones demasiado erráticos no apretaron lo suficiente a unos Blues que conceden atrás más de la cuenta. Éstos no obstante supieron controlar algo mejor el tempo del encuentro y un clamoroso fallo del guardameta local Carl Ikeme, irregular como pocos porteros en la categoría, dio luz verde al gol inaugural de Maikel Kieftenbeld. Cinco minutos después David Davis golpeó para el Birmingham y como quien no quiere la cosa el partido parecía haberse decantado definitivamente con casi una hora por jugarse. La expulsión del veterano capitán visitante Paul Robinson concedió la manija del partido a unos “lobos” que aun así jamás lograron tomarle la medida a la situación. Se volcaron, recortaron diferencias en el luminoso, pero se les escapó. El Birmingham se arremangó y defendió lo cosechado con suma firmeza para alivio de su técnico, sobre todo.

Leeds United 1-Sheffield Wednesday 0

No fue especialmente bonito el derbi que enfrentó a estos dos. “Aquí hemos venido a ganar, no a dar espectáculo, que nos estamos jugando un ascenso” fue posiblemente uno de los procesos mentales de cualquiera de los contendientes. Disponiendo de una mayor cuota de calidad en sus individualidades, los del Wednesday empezaron llevando la iniciativa y arrinconaron lo que pudieron a unos locales que sin embargo están muy bien trabajados como equipo por Garry Monk y es que repelieron casi todos los ataques rivales. Defienden con una entereza y un orden admirable. Y cuando tomaron posesión del esférico hicieron pagar al Wednesday. Culminaron una buena jugada coral con un centro del lateral zurdo Gaetano Berardi que cazó Chris Wood, en posición reglamentaria a pesar de lo que pudo indicar la desconexión y el fallo general de la defensa visitante, para controlar y batir a Keiren Westwood con gran sutileza para colocarse con 20 tantos como máximo goleador del campeonato. A partir de ahí crecieron y desposeyeron a los “búhos” de la batuta del duelo. Pero tampoco crearon ocasiones a montones. Acercamientos al área rival desplegaron ambos conjuntos, no tanto concisas situaciones de gol. La segunda parte presenció una pequeña revolución de un Wednesday que por momentos avasalló y de ello sacó un penalti. El cual lanzó Jordan Rhodes pero que fue desviado por Robert Green. Se recompusieron del susto los del Leeds y su defensa les condujo a unos tres puntos que saben a gloria. Hubo dos disparos a puerta en todo el partido, uno fue el gol del Leeds y el otro el Leeds parando el penalti. La carrera continúa y este resultado puede trascender en el destino de ambos.

Norwich City 1-Ipswich Town 1

El derbi de East Anglia, también conocido como el Old Farm, ofreció un enfrentamiento mucho más vistoso y abierto, alejado de lo trabado y aguerrido que fueron los dos derbis mencionados arriba, sobre todo el segundo. Desde los primeros compases, el ritmo fluía. El Ipswich tuvo su mejor tramo al inicio, en el que más se acercó a abrir la lata. Si bien tampoco es que lloviesen las ocasiones pintiparadas de gol, sí que la proactiva predisposición de ambos hizo del partido uno muy disfrutable para el espectador neutral.  Aunque de manera paulatina el Ipswich fue perdiendo algo de peso en beneficio de un Norwich que fue imponiéndose gracias al hecho de tener un jugador técnica y creativamente por encima del resto: Wes Hoolahan, que pese a sus 34 años de edad mostró un nivel envidiable, pasando por él casi todos los ataques del equipo. Se atascaron, no obstante, ante un Ipswich sobradamente preparado para defender en este tipo de escenarios. Y superada la hora de partido los Tractor Boys fueron capaces de hilar una muy meritoria acción colectiva que les vio marcar por medio de un Jonas Knudsen que mandó el balón al fondo de la red. El único disparo del equipo entre los tres palos de toda la contienda e hicieron que valiese su peso en oro. Se volvió a ver tras ello sus dificultades para jugar de tú a tú en un ida y vuelta durante la totalidad de un partido. Y tan sólo seis minutos tras el 0-1, los “canarios” combinaron hasta que Josh Murphy batió al polaco Bartosz Bialkowski. Un Bialkowski que si bien sí que encajó el gol por su palo brilló para que se repartiese un botín insatisfactorio pero botín al fin y al cabo.

Resto de la jornada

Sin ganar desde Boxing Day y habiendo sumado dos puntos de los últimos 30, en el Aston Villa tenían que ganar de una vez por todas ante otro equipo tambaleándose como el Derby County. Otro equipo que debería estar en la pugna por los puestos de play-off. Avisaron los primeros con un remate al palo del central Nathan Baker antes de que su pareja de baile, James Chester, marcase una diferencia (1-0) que jamás se alteraría. El Wigan por su parte se cruzó sus fantasmas de siempre. O lo que es lo mismo, evitar encajar pero luego tampoco marcar. Su contrincante, el Nottingham Forest, perdió la oportunidad (0-0) de alejarse del descenso y de dignificar un poco su temporada mientras que el Wigan sigue frustrado, atascado en el descenso. Un duelo todavía más directo por escabullirse de la zona roja fue el que enfrentó al Burton y al BlackburnSiendo despedido su entrenador Owen Coyle tras caer ante el Manchester United, los segundos estrenaban técnico con Tony Mowbray. E iban por buen camino hasta que el Burton, que parece ir paulatinamente perdiendo en piedad y ganando en eficacia, rescató el empate (1-1) si bien es cierto que debieron completar la remontada. A quien en cambio se le escapó la remontada que había conseguido fue al Cardiff City. Lanzados en las semanas recientes bajo el mandato de Neil Warnock, el Fulham no obstante se les puso por delante gracias a un gol de uno de los mejores centrocampistas de la competición: el noruego Stefan Johansen. Transformado con Warnock, un superlativo Kenneth Zohore le dio la vuelta la tortilla con dos goles que, sin embargo, no impidieron que un Fulham empedernido en la idea de alcanzar el play-off terminase igualando (2-2). En su visita al Preston, el QPR se adelantó con un virtuoso remate de tacón de Kazenga LuaLua, que efectuó acto seguido su característica celebración de triple voltereta. Sin embargo, los muchachos de Ian Holloway no encontraron la forma de retener el resultado ante la clase de Aiden McGeady antes de que Jordan Hugill cerrase el triunfo local con el definitivo 2-1. Con otro de los equipos del oeste de Londres, el Brentford, un pletórico Jota Peleteiro volvió a firmar una actuación para el recuerdo. Abrió la lata y a pesar de que el Rotherham empató hasta en dos ocasiones y casi se escapa con el empate, apareció en el tiempo de descuento para marcar por partida doble para el éxtasis de la afición local, que celebraba la victoria (4-2) y a su gran estrella. Con los puestos de ascenso directo entre ceja y ceja, el Huddersfield dio el primer golpe en su viaje a Barnsley, en lo que era un derbi del condado de Yorkshire. Pero el Barnsley demostró ser un equipo muy difícil de derrotar y reaccionó obteniendo el empate (1-1) y desviando la derrota con un despeje sobre la línea a un Huddersfield que pone rumbo al Etihad tras este tropiezo. Uno que alegraba a los dos primeros clasificados. Aunque el Newcastle tuvo su propio revés. Vi su resultado ante el Bristol City después de producirse (2-2) y pensé antes de ver los detalles del partido: “A que el Bristol ha dejado escapar una ventaja de dos goles”. Y sí, así fue. No es algo de extremo mérito predecir esto pues el Bristol ha dejado escapar ventajas, con esta, hasta en siete partidos esta temporada. De locos. Un problema cada vez más serio y es que dejar escapar un 0-2 en campo del líder, en tu viaje más largo de todo el año, es la gota que colma el vaso. Mientras tanto, el Brighton acabó aniquilando al quinto clasificado Reading de Jaap Stam. En un desarrollo ciertamente previsible el Brighton le cedió la iniciativa a un equipo que vive por ella y, como tan bien hacen estas “gaviotas”, les destrozaron al contraataque, marcando un total de tres goles (3-0) en un enésimo golpe sobre la mesa de un equipo cada vez más cerca de la Premier League.

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información