Apuntes de la jornada de Championship
Los tres equipos justo por encima del descenso ganaron o empataron. Quien marca el primer puesto de descenso no lo hizo. Los cuatros equipos persiguiendo quedar sextos, en el último puesto de play-off, cuando acabe la temporada ganaron, uno metiendo siete goles. Y el Brighton adelantó al Newcastle en la cima. Habrá dos ascensos directos pero sólo un campeón.

Queens Park Rangers 1-Brighton & Hove Albion 2

El QPR no es hoy en día el equipo con la mayor calidad del mundo pero sí es un equipo con una personalidad cada vez más exuberante. En un club donde tal cosa ha escaseado en tantas ocasiones, con el pintoresco Ian Holloway están pintando un futuro que provoca intriga, interés. Los nombres de relumbrón que un día tuvieron y que muchos de ellos fracasaron con respecto a lo que querían de ellos ya no están. Pero el equipo aúna mucha más garra que antes. No se iban a dejar pasar por encima por mucho que sus oponentes se llamasen Brighton & Hove Albion. Una contienda entretenida, de alto tempo y con numerosas alternativas fue la que ofrecieron ambos conjuntos en una de esas noches que dejan huella en las misiones de los equipos que están luchando por llegar a la Premier League. Quien más ocasiones generó fue quien más calidad tenía. Aunque no fue un camino de rosas para los de la costa sur. Su gran estrella, uno de los mejores jugadores que jamás han jugado en la segunda división inglesa, Anthony Knockaert les iluminaba el camino. Prendió la llama una y otra vez, pero al mismo tiempo los defensores locales ejercieron de extintores al más alto nivel. Extinguieron cada fuego que se encontraron, incluso forzando fueras de juego en los cuales el Brighton marcó dos goles, ambos anulados correctamente. Pero el poder del Brighton era demasiado. Finalmente lograron marcar, cuando un fugaz contragolpe dejó a Glenn Murray convirtiendo el primer gol de la noche. Minutos después, el lateral zurdo belga Sebastién Pocognoli firmó un golazo mágico de falta. Por fin ha encontrado su lugar en Inglaterra. Estaban cerca, pero todavía no había terminado. El QPR les dejó claro que tendrían que rematarles, ya que casi les empataron, pero los chicos de Chris Hughton acabaron sellando una victoria para el recuerdo.

Norwich City 7-Reading 1

En el fútbol pasan cosas muy raras. Que el Norwich le ganase por siete a uno al Reading es una de ellas. Esto no debía pasar pero pasó. Porque al final sí está ese factor y es que el Norwich es capaz de momentos de absoluta brillantez. Y la defensa del Reading no es la más sólida de la liga. Por ahí quizá se pueda empezar a descifrar como algo así es posible. Entre semana el Norwich fue destrozado por el Huddersfield, tercero. El Reading, en cambio, destrozó, al Blackburn. La avalancha de críticas que han recibido esta semana y varias veces esta temporada los locales quizá les motivó más de lo esperado. Tres minutos y consiguieron un penalti a favor. Nélson Oliveira marcó. Hasta ahí todo era hasta normal. Un lapsus, una falta tonta, gol en contra del mejor de los dos equipos. No fue normal después de ello. Al cuarto de hora protagonizó el segundo Wes Hoolahan, el jugador más trascendental del equipo a pesar de sus 34 años. Alex Pritchard mandó un cohete al fondo de la portería en lo que significó el tercer gol de una tarde que cada vez más brillante. Cinco minutos después el central y capitán Russell Martin. Cuatro minutos después de eso Pritchard entró a escena otra vez. La defensa del Reading entró en shock tras el primero y jamás encontró la reacción. En el camino, errores garrafales y una precisión estelar de los “canarios”. En el minuto 41 Yann Kermorgant frenó la sangría con un gol para ellos. La defensa siguió sin reaccionar, sin embargo. Dos minutos más tarde y el Norwich, gracias a Hoolahan, había marcado seis en una primera parte por primera en 109 años. La guinda fue cosa de Cameron Jerome, en el 89. 7-1. Ninguno de los dos repetirá semejante actuación. El Norwich debería acercarse, pero probablemente no lo hará. Nadie les quitará, aun así, esta tarde de absoluta algarabía.

Birmingham City 1-Derby County 2

Era el regreso. El regreso de quien nunca debió marcharse. A quien le enseñaron la puerta de salida y nadie entendió por qué. Gary Rowett fue despedido del Birmingham City en diciembre. Estaban a las puertas del play-off. Ahora están cerca del descenso. Rowett, en cambio, sigue a las puertas del play-off, ahora al frente del Derby. Llegó al banquillo hace un mes. Era su cuarto partido al cargo, cargado de todo el morbo posible. Elegante como pocos, salió al campo entre una multitudinaria ronda de aplausos. Menos los nuevos dueños, evidentemente, todos le querían. Todos le echan de menos. Iban tan bien, las esperanzas estaban por las nubes... y ahora están bajo tierra. Le disfrutan ahora en Derby, que con él suman 10 puntos de 12 posibles. Cinco partidos por jugar y ese sueño de alcanzar un play-off que parecía imposible. Aunque Birmingham también pudo serlo, un fallo. Se adelantaron, bien es cierto. Jacob Butterfield mandó un disparo al palo que acto seguido rebotó en la espalda de Tomasz Kuszczak y entró. Tres minutos y el poder, en forma de 0-1, que permitió al equipo de Rowett hacer eso que tan sumamente bien hacen sus equipos, defender, contraatacar. El Birmingham dominó, aquello en lo que tanto énfasis ha puesto Gianfranco Zola desde su llegada. Pero las ocasiones más peligrosas fueron casi las del Derby. La segunda parte, sin embargo, vio a un Birmingham todavía más insistente. Querían esa victoria. Che Adams, el mejor en los Blues, igualó. Pintiparadas llegaron a ser algunas oportunidades, pero, con el equipo volcado, Scott Carson fue rápido, lo vio. Vio a Tom Ince, le envió el balón, le llegó y éste marcó en el tiempo descuento para ganar. Un regreso perfecto para Rowettt, que no pudo despedirse en su momento del sitio en el que tanto triunfó y en el que lo hizo una última vez.

Resto de la jornada

Cuando se enfrentan un equipo descendido y otro camino de ello no se suele dar un ambiente especialmente festivo y alegre. El Wigan ha vivido una temporada decepcionante, horrorosa, lejos de cualquier expectativa que tenían. Que se les adelantase el descendido Rotherham no ayudó. Que lo hiciese una segunda vez menos todavía. Pero tras empatar de nuevo, sucedió algo surrealista, digno del duelo. Tras sacar un balón el portero del Rotherham, éste, Lewis Price, se enfrentó con Nick Powell, ex del Manchester United. Nadie se había fijado menos el asistente, que decretó falta del portero. El mismo Powell, en el minuto 97, convirtió la falta en el 3-2 final. Tampoco está pintando el mejor de los futuros para el Blackburn. Una gran marcha de resultados ha seguido, no obstante, con tres derrotas que les alejan cada vez más la posibilidad de salvarse. A los tres minutos el Barnsley se había adelantado, a los once había sentenciado. Jamás hubo respuesta al 0-2. Encajan y no marcan; una fórmula de fracaso probada y contrastada. Con ahora cuatro puntos de distancia sobre el Blackburn, el Bristol City logró anteponerse a la humillación que sufrieron entre semana (5-0 en campo del Preston) y a la cuarta (¡CUARTA!) reafirmación en el cargo, por parte del dueño Steven Lansdown, esta temporada a su entrenador Lee Johnson. Recibiendo a un Wolverhampton con la salvación matemática casi alcanzada, los Robins mostraron su mejor cara, con una defensa solvente y un superlativo Tammy Abraham para vencer por 3-1. El Burton Albion, otro equipo sumido hasta el cuello en la pelea, recibió a un Aston Villa imparable. Estaban llevándose por delante a quien se les cruzase, pero no a ese hueso tan duro de roer que está siendo el Burton en su misión de evitar el descenso. No por ello dejaron de golpear primero los “villanos”, gracias a un indómito Jonathan Kodjia. Pero en el Burton sabía que tenían que dejarlo todo sobre el campo. Y lo hicieron. Y marcaron el empate, de Lloyd Dyer, que desató la locura, esa que es consciente de que la permanencia está un poquito más cerca. Teniendo que medirse a un contrincante todavía más imponente como era el Huddersfield, el Nottingham Forest logró dar un golpe de efecto en la carrera por la salvación derrocando al tercer clasificado. Desestabilizó desde el inicio a su rival, que no supo descifrar el reto local. Bajo las órdenes de su nuevo técnico, Mark Warburton, obraron dos goles y los más meritorio para ellos, no encajar ninguno; 2-0 y tres puntos. Más tranquilidad podían ofrecer Cardiff City y Brentford en su choque en Gales. Sin correr peligro por el descenso y sin casi posibilidad de alcanzar el play-off, no había presión ni por un lado ni por otro. En todo caso el Brentford encontró la portería rival el primero, firmando el gol un exultante Sergi Canós. Pero un declive en la segunda parte propició la reacción de un Cardiff liderado por su gran leyenda y capitán, Peter Whittingham, asistiendo y marcando en la remontada (2-1). Persiguiendo el play-off como si no hubiese un mañana se encuentra el Fulham. Recibían al Ipswich y tal y como debían, ganaron. Marcaron el ritmo desde el principio ante unos Tractor Boys que se quedaron atrás. Tres goles después habían sellado una victoria que les mantiene respirando en la nuca del Sheffield Wednesday, siendo la única nota negativa el gol (a balón parado, la gran debilidad del equipo) del Ipswich para el 3-1 definitivo. Con ese ligero miedo a que todo se descalabre tras dos derrotas, el Leeds reafirmó su estatus dentro del play-off de ascenso. Regresaron a la senda de la tranquilidad, aquella en la que lograron aplastar al Preston con tres goles (3-0) en una actuación que devolvió todas las buenas sensaciones al equipo. No fue el caso del Newcastle y sí del Sheffield Wednesday, que si no se acercó al Leeds por lo menos no perdió comba. Necesitaban los primeros ganar para recuperar el liderato; los segundos para recuperar el sexto puesto. Jonjo Shelvey mandó un balón al larguero. Desde el centro del campo. Pero a la red llegaron dos del Wednesday y sólo uno del Newcastle, de Shelvey, para alzarse los locales con un triunfo potencialmente icónico.

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información