Apuntes de la jornada de Championship
En la octava jornada de la temporada, el Leeds logró una importante victoria ante el Cardiff City que permitió a Garry Monk respirar aliviado por segunda jornada consecutiva. Después de ganar por 3-0 entre semana, el Preston fue acribillado con cinco goles en su visita al Brentford. En una rivalidad que sigue yendo a más, el Birmingham le dio la vuelta in extremis a su partido frente al Sheffield Wednesday. Y el Blackburn ganó un partido de fútbol.

Cardiff City 0-Leeds United 2

En casa y en descenso, el Cardiff tomó posesión de la pelota desde los primeros compases de la contienda. Tiene jugadores para circular y llegar arriba pero está por ver si está capacitado para convertir ese dominio en goles. Esa fue la historia del partido. Una vez llegaban a las inmediaciones del área, los Bluebirds carecían de ideas. Y desaprovecharon ocasiones una tras otra. Si bien es cierto que la pareja de centrales visitante (conformada por Kyle Bartley y el sueco Pontus Jansson) se mostró muy sólida, el Cardiff ni siquiera era capaz de romper por bandas con Anthony Pilkington y Craig Noone ante unos laterales sobre el papel inferiores. La tensión del mal arranque de campaña parecía hacerles actuar con precipitación y fue a través de jugadas a balón parado por donde crearon peligro, con dos balones al palo. El Leeds, muy resolutivo atrás y algo más calmado con el balón, acabó encontrando recompensa. Chris Wood puso el 0-1 de penalti. Un Cardiff todavía más errático en el tramo final se vio golpeado de nuevo por el Leeds cuando el español Pablo Hernández (ex del Swansea como su entrenador, Garry Monk) sentenció e hizo sumar al Cardiff más derrotas en casa (3) de las que sumó en toda la temporada anterior (2) para dar así con sus huesos en lo más hondo de la tabla.

Brentford 5-Preston North End 0

A pesar de ganar por cinco goles, el entrenador del Brentford, Dean Smith, dijo tras el partido que todavía tienen margen de mejora. Y posiblemente tenga razón, porque el Preston, aunque parezca mentira, fue mejor durante gran parte del duelo. Con un Brentford algo lento y espeso, los visitantes fueron más trascendentes a la hora de atacar y crearon más peligro. Aunque uno de sus principales puntos débiles es precisamente la finalización. Después de perder a su máximo goleador del año pasado, Joe Garner (fichado por el Rangers), han carecido de pegada. Esto acabó permitiendo al delantero rival, Scott Hogan, encontrar la meta de los Lillywhites. No obstante, el Preston siguió siendo el mejor y más fluido de los dos. El primer tramo de la segunda mitad así lo demostró. Pese a ello, no pudieron ante un Brentford sólido atrás (con cinco goles encajados, son la mejor defensa de lo que llevamos de curso) y, a la salida de un córner lanzado por Josh McEachran, Harlee Dean puso más tierra de por medio a falta de un cuarto de hora. Y entonces se produjo la hecatombe. Habiendo efectuado todos los cambios, el lateral diestro Marnick Varmijl del Preston se retiró lesionado. Y esa fue la chispa que creó el incendio. El Brentford, en menos de 200 segundos, por medio de dos goles más de un Hogan que selló su hat-trick y un gol en propia entre medias, destrozó a un Preston a su merced y en el que el portero danés Anders Lindegaard poco pudo hacer.

Birmingham City 2-Sheffield Wednesday 1

La temporada pasada se comenzó a fraguar una rivalidad entre ambos que sigue su curso. Acérrimos competidores por el último puesto de play-off durante gran parte del año pasado, el Wednesday ganó sus dos duelos particulares. Dos equipos a un nivel muy similar, el Birmingham probablemente más por armonía y trabajo colectivo, y el Wednesday por la mayor calidad que aúnan jugador por jugador. El Birmingham sufrió en la primera parte para encontrar profundidad, mientras que el Wednesday fue el más incisivo y determinante de los dos. Pero si algo hacen bien los Blues es defender y, a partir de ahí, crecieron. Con el paso de la segunda mitad fueron arrinconando a los “búhos”. No obstante, acabaron siendo pillados a contrapie cuando el Wednesday aprovechó para marcar el que podía parecer el tanto ganador por medio de Gary Hooper. Sin embargo, el Birmingham se rehizo introduciendo a Lukas Jutkiewicz. Siguieron apretando y dieron con un penalti que Clayton Donaldson mandó al fondo de la red a falta de diez minutos. El partido terminó descosiéndose y tras un balón que el gigantón austriaco Atdhe Nuhiu mandó al larguero, los locales hilaron un magnífica jugada en el fondo rival que culminaron con el gol la victoria, obra del suplente Jutkiewicz, que hizo explotar a los presentes en St. Andrews.

Resto de la jornada

El Newcastle llegaba de golear y el Wolverhampton de ser goleado. Diez goles separaban sus respectivos últimos marcadores, por lo que no muchos esperaban lo que acabó sucediendo en St. James' Park. Las “urracas” jamás se asemejaron al equipo que ganó el martes, aprovechando los “lobos” para hacerse con el triunfo (0-2). El QPR, la víctima del Newcastle, también quiso regenerarse tras el golpe al líder Huddersfield, que sumaba cuatro victorias de cuatro en casa. El equipo de David Wagner maniató a los Hoops con goles de Kasey Palmer (prometedor media punta cedido por el Chelsea) y del ariete alemán Elias Kachunga (potente nombre de delantero, sin duda) que, sin embargo, tuvieron un arreón final (2-1). Hace cerca de una década Wigan y Fulham eran dos habituales en la lucha evitar el descenso de la Premier League. El Fulham ha acumulado una sensacional racha de casi diez años sin perder en liga ante el Wigan y que este sábado, tras empatar (0-0), creció hasta 16 partidos. El Barnsley, verdugo de los Wolves entre semana, dio con un duro hueso de roer en el Reading. Garath McCleary (expulsado más tarde) adelantó al Reading y luego John Swift amplió la ventaja. Pero el Barnsley resurgió. Adam Armstrong recortó y el portero Ali Al-Habsi acabó evitando el empate (1-2). Con un gol en siete jornadas, la ansiedad por volver a marcar invadía al Derby. Y en una acción bastante atropellada, el pequeño Ikechi Anya encontró por fin el fondo de la portería del Bristol City, que empató sobre la bocina con gol de Aaron Wilbraham, de 36 años (1-1). El Norwich aprovechó las derrotas de Newcastle y Barnsley para colocarse segundo. El Forest se adelantó pero su portero Vladimir Stojkovic no pudo contener eternamente a un Norwich que le dio la vuelta al partido (1-2). En casa de un Ipswich nulo en la construcción, el Villa erró a la hora de capitalizar en sus (escasos, todo sea dicho) acercamientos (0-0). En su visita a un Burton mermado por las bajas, el Brighton estuvo a punto de irse con solamente un punto. O al menos hasta que la enésima inspiración de Anthony Knockaert dio pie a un penalti que Tomer Hemed convirtió (0-1) en los tres puntos. Y el Blackburn ganó un partido de fútbol. Tras la disputa de siete jornadas, eran el único equipo que no conocía la victoria. Tuvo que llegar a su feudo para ello un rival directo por eludir la quema como el Rotherham, que empezó anotando ante la endeble defensa local. Pero después probaron que la suya es todavía más endeble y el Blackburn la explotó hasta el 4-2 definitivo.

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información