Cinco cosas que podrían pasar este fin de semana en la Premier League
La vigésima sexta jornada nos trae un Liverpool-Tottenham que promete ser apasionante, un Watford-Chelsea en el que Conte se la juega, el posible debut de Aubameyang con el Arsenal y la enésima última oportunidad de Pellegrino.

Conte y el precipicio

Vivía el Chelsea en un estado de tranquilidad, pero la sonrojante derrota en Stamford Bridge ante el Bournemouth ha hecho saltar las alarmas en el conjunto Blue, con Antonio Conte al borde del vacío. Por mucho que el equipo haya bajado sus prestaciones con respecto al año pasado, no parece que echar al italiano a estas alturas sea un movimiento inteligente, y menos para poner un parche en su lugar, pero las desavenencias con la directiva parecen difícilmente solucionables y eso puede provocar que cualquier tropiezo les sirva a estos como subterfugio para enseñarle la puerta de salida. Si el Chelsea pierde puntos en Vicarage Road, quizás se atrevan a dar el paso. Álvaro Morata y Willian son duda, y Olivier Giroud podría debutar con su nuevo equipo, pero la clave podría estar en el centro del campo, donde Bakayoko, tras su error en el primer tanto del Bournemouth en el partido del miércoles, está más discutido que nunca.

Lo Nuevo y lo Viejo

Tras el esperpento realizado por el Arsenal en Gales, en un partido en el que el Swansea de Carvalhal pescó en río revuelto (perdón), los Gunners acometieron al fin el fichaje de Pierre-Emerick Aubameyang, probablemente la contratación más estimulante de los de Wenger desde el verano en que Alexis y Özil aterrizaron en el Emirates. Así, el Arsenal inicia en pleno febrero una remodelación —capitaneada por un armenio y un gabonés— con el objetivo de salir del bucle en el que lleva varias temporadas anquilosado. Y el primer partido del Nuevo Arsenal será ante un equipo puramente inglés: el rudimentario e incómodo Everton de Sam Allardyce. Una buena prueba para los Gunners, en un partido que además supondrá la vuelta de Theo Walcott al que fue su estadio apenas unas semanas después de haber abandonado la entidad londinense.

Cita de calidad en Anfield

El partido de la jornada de la Premier League lo disputarán Reds y Spurs, en un duelo directo por la cuarta plaza. A priori es un partido que genera incertidumbre: en la primera vuelta, el Tottenham le endosó un 4-1 al Liverpool con una excelsa actuación coral, y vienen de derrotar al Manchester United en otro partido que rozó la perfección. Pero por otro lado, no hay que obviar que el Liverpool de Jürgen Klopp se transforma en una máquina de vértigo y destrucción cuando juega en Anfield ante otro de los grandes de la Premier League. Así, lo único que queda es esperar que ambos clubes se mantengan fieles a sus respectivos estilos y que no pequen de conservadurismo, porque de ser así, el envite promete entretenimiento a raudales, máxime teniendo en cuenta la cantidad de calidad individual de los dos tridentes ofensivos (Salah, Mané y Firmino; Eriksen, Alli y Kane) que se verán en las caras en el templo de los Reds.

Los platos rotos de Wembley

El partido disputado por el Manchester United en Wembley, en el que fue zarandeado por el Tottenham, volvió a destapar las carencias de un equipo que no termina de arrancar. Que los Red Devils no hayan conseguido seguir la brillante estela del Manchester City puede ser, hasta cierto punto, comprensible, pero que la distancia con respecto a los Sky Blues sea de quince puntos da cuenta de un rendimiento bastante bajo por parte del equipo dirigido por José Mourinho. Intentarán resarcirse en Old Trafford ante un Huddersfield en pleno despeñamiento. Los Terriers han perdido sus cuatro últimos partidos por goleada, transmitiendo además la sensación de ir muy justos, especialmente en ataque. Con los puestos de descenso acechando, deben hallar el modo de volver a sumar puntos sino quieren que su periplo en la Premier League sea efímero. El puesto de David Wagner, de momento, no peligra, pues el alemán es el principal artífice del éxito del Huddersfield, pero en el caso de que sus métodos no generen puntos, es probable que la directiva opte por buscar nuevas fórmulas.

Choque de necesidades

Duelo entre dos clubes necesitados de puntos. Los Baggies, últimos a cuatro unidades de la salvación, han experimentado una ligera mejoría en las últimas semanas, pero la escasa calidad de su plantilla juega en su contra. Así, a Alan Pardew no le queda otra que aferrarse a la esencia de su equipo e intentar que la dinámica del último partido disputado en The Hawthorns (2-0 ante el Brighton con dos goles de córner) se repita en los siguientes partidos. Este fin de semana reciben a un Southampton que no anda mucho mejor: cosechan tres empates consecutivos que han servido para mantener a Mauricio Pellegrino en el banquillo, pero no para salir del descenso. A los Saints, cuya plantilla debería ser suficiente para alojarse tranquilamente en mitad de la tabla, les cuesta horrores ganar partidos, y la lesión de Charlie Austin, único delantero del equipo que parece capaz de marcar algún tanto, no ha hecho más que acentuar los problema de los sureños.

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información