Crouch se interpone en el camino del City (1-1)

El Manchester City llegó al Britannia con la obligación de ganar para seguir la estela del Manchester United. Pero no contaba con un factor: Peter Crouch. El inglés marcó posiblemente el mejor gol de la temporada y el City solo pudo empatar tras un disparo desviado de Yaya Toure a falta de 15 minutos.

Peter Crouch marcó el gol del año

Premier League

Stoke City 1
Manchester City 1
Ficha técnica
1 - Stoke City:Begovic; Wilkinson, Shawcross, Huth, Wilson; Whelan, Whitehead, Jerome (Pennant, 51), Etherington; Walters, Crouch (Jones, 91).
1 - Manchester City: Hart; Zabaleta (Milner, 84), Richards, K. Touré, Clichy; Y. Touré, Barry (Tévez, 74), Silva (Johnson, 62), Nasri; Balotelli, Dzeko.
Goles: 1-0, m.59: Crouch. 1-1, m.76: Yaya Touré.
La vida no le sonríe al Manchester City. Jugadores que brillaban a principios de temporada, como David Silva, parecen exhaustos. La pareja de centrales titular, Vincent Kompany y Joleon Lescott, está lesionada. Tan solo la reaparición de Carlos Tévez alegra el panorama en el Etihad. Pero ni siquiera la aparición en el encuentro del argentino pudo hoy revertir la obra de arte con la que Peter Crouch deleitó a los presentes en el Britannia.
No es un secreto a estas alturas que el Britannia es uno de los estadios más difíciles de Inglaterra. En este escenario cayeron Tottenham y Liverpool, y Manchester United y Chelsea no pudieron pasar del empate.
Y si además aparece Peter Crouch, el fichaje récord del club, para poner por delante a los "potters", las cosas se complican todavía más. El gol de Crouch fue una oda al fútbol. El guardameta Asmir Begovic lanzó un patadón largo desde su área. El propio Crouch peinó el balón y un compañero se lo devolvió. El inglés controló fuera del área y de semivolea envió el balón a la escuadra de Hart. A todo esto, el balón no tocó nunca el césped.
Ante la adversidad, Mancini tomó una decisión contravertida: retirar del terreno de juego a David Silva, el jugador más creativo de los suyos, para dar entrada a Adam Johnson. Ante un equipo que estaba atrincherado en su propio campo sin complejos, Mancini mantuvo sobre el césped a Barry, además de Nasri, Dzeko y Balotelli. El cambio no ayudará a Silva a recuperar la confianza perdida en los últimos meses. Sea como fuere, el segundo cambio fue el de Tévez en detrimento de Barry, un cambio con más sentido, aunque esta vez el "apache" no obró ningún milagro.
El único milagro lo llevó a cabo Yaya Touré, que empató el encuentro a falta de 15 minutos tras un lejano disparo que fue desviado por Shawcross. Pero el Manchester City no logró pasar del empate.
El empate, de ninguna significación para el Stoke, que ya está salvado y transita cómodamente por la zona media de la tabla, es un desastre para el City. El United tendrá el lunes la opción de aventajar a sus vecinos en tres puntos. Pero eso no es lo peor. Lo peor son las sensaciones que deja este Manchester City. Roberto Mancini confía más en Balotelli que en Silva, un jugador que ha demostrado poder dar mucho más al equipo que el díscolo delantero italiano. No funciona ni la delantera ni la defensa. Por no funcionar, no funciona ni el peine de Mancini, ya que hoy se le vio inusualmente despeinado. En el Britannia, un Stoke de ideas muy simples (por no decir primitivas) fue claramente superior a un City que ha invertido cientos de millones de libras.
Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información