Doce cosas en las que fijarse esta temporada en Championship
Una nueva temporada de Championship está a punto de comenzar y, como siempre, viene cargada de alicientes. El Sunderland podría caer todavía más hondo; el Middlesbrough y el Leeds se "intercambian" empleados; el Derby lo vuelve a intentar; y encontramos una inesperada metáfora para hablar del Brentford de Jota Peleteiro y Sergi Canós.

Salvar al Sunderland del colapso

Empezamos por el punto más delicado, complicado, intrigante y desafiante. El Sunderland tiene ante sí una ardua batalla para no ser engullido por el monstruo que vive dentro sí mismo, que ya le ha mordido con severidad y al que tratará de derrotar. Su pelea es consigo mismo más que con cualquier otro. Lejos de ser un equipo ascensor llevaba asentado (alerta, eufemismo) en la Premier League una década, con los ingresos financieros que ello supone. Y, sin embargo, sigue teniendo problemas de dinero. O tiene una deuda astronómica que no se está mostrando al público o el dueño Ellis Short, el hombre detrás del monstruo, se está quedando el dinero. No hay mucha más explicación. Pagos paracaídas que entran ahora, más los 30 millones que les ha dado el Everton por Pickford, y ninguna señal en que los vayan a reinvertir en la entidad. Porque sobre todas las cosas es un club muy mal gestionado, que ha alimentado a un monstruo que no debería ni existir. Se fue David Moyes y, un buen tiempo después, entró Simon Grayson, anunciado en un comunicado sobre otra cosa. Grayson, un entrenador que ha ascendido con cuatro equipos diferentes de tercera a segunda división y que nunca ha recorrido ese camino a la inversa. Pero que tampoco ha ascendido nunca a la Premier. La lucha del Sunderland estará abajo y no arriba.

Vuelve el derbi de Sheffield

No es el más mediático, pero sí uno de aquellos que más potencial sin explotar aúna. Una ciudad relativamente resurgiendo, ganando presencia un día perdida, social, cultural y futbolísitcamente hablando. El Sheffield United ascendió a Championship y cumplió con su parte. El Sheffield Wednesday no tenía ningún interés en cumplir la suya. Alcanzó el play-off de ascenso a Premier, donde llegó como uno de los mejor posicionados. Pero cayó, en un derbi nada menos, pero del condado ante el Huddersfield. Así que el derbi de Sheffield está oficialmente de vuelta. Van a aspirar a cosas diametralmente opuestas, el Wednesday a alcanzar el ascenso directo, el United a evitar el engorroso descenso. Siempre está aquello de los ascensos consecutivos que hicieron Norwich y Southampton, pero no termina de dar la impresión de que el United, a pesar de los 100 puntos con los que terminó en mayo, lo vaya a hacer. Dos clubes, con el paso de los años ignorados, pero que resurgen y dentro de sus notorios estadios. "Búhos" y "espadas"; subir y no bajar.

Intercambio de personal (I)

Lo que ha pasado este verano entre el Leeds United y el Middlesbrough es inédito. Unos se han llevado al departamento deportivo de los otros y los otros se han llevado al entrenador y asistentes de los unos. Un intercambio involuntario pero curioso cuando menos. El Leeds trató de extender el contrato de su entrenador Garry Monk tras una temporada excelente, a excepción del amargo final, en el que el club había revivido. Pero no fue posible. Así que el nuevo dueño Andrea Radrizzani contrató al español Víctor Orta, que acababa de salir del Middlesbrough, como nuevo director deportivo y con él su ojeador principal, el excomentarista Gaby Ruiz. Sólo hubiese faltado Aitor Karanka como nuevo entrenador. Monk mientras tanto era anunciado como nuevo entrenador del Middlesbrough. El Leeds se decantó por una apuesta y un giro que supuso la contratación del hispano-danés Thomas Christiansen. Después de un año en el que Monk conectó a la perfección con el grupo, ahora, con un enfoque totalmente distinto, tratarán de llegar un paso más allá, en forma de ascenso con Christiansen (campeón en Chipre y proveniente de la escuela Barça) y un nuevo cargamento de válidos jugadores que mejoran al equipo pero que podrían interrumpir una dinámica delicada.

Intercambio de personal (II)

Para el Middlesbrough, en cambio, se presenta un camino bastante menos arriesgado, aunque no por ello garantía de éxito. Quieren reencontrarse a sí mismos tras una temporada para el olvido (menos el dinero que les ha reportado) en la Premier League. Apostar por Garry Monk es recuperar lo que tenían con Karanka, lo que construyeron en el camino a la tierra prometida. Alguien como Monk que comparte muchos aspectos de la forma de entrenar del técnico vitoriano y que también, además, aúna ese punto de aspereza, rigor y disciplina, más pronunciado quizás que Karanka; a la hora de tratar con el equipo, el club y el exterior. El equipo está de una pieza y han podido contar con incorporaciones de bastante relumbrón. Han dado salida a muchas incorporaciones fallidas, o que simplemente carecían de viabilidad hacia el futuro y, por el contrario, han efectuado fichajes certeros por precios, eso sí, que sólo tenían sentido con el dinero de la Premier. Si Monk logra que el equipo recupere su confianza, la fluidez en su forma de funcionar, todo debería ir sobre ruedas para quien se postula como el mayor favorito al ascenso.

Las expectativas no son las mismas

Envuelto por dudas llegó Jaap Stam al Reading. El holandés llegó con experiencia tan sólo como asistente en el PEC Zwolle y dentro de la academia del Ajax y aterrizó en un club que estaba intentando descubrir lo que quería. Muchos desconfiaron, pero no pudo salir mejor la apuesta. Stam lideró al Reading a una temporada memorable. Era un equipo destinado a vagar por aguas tibias, lejos del descenso pero todavía más del ascenso. Él no sólo estaba empeñado en ganar, sino en hacerlo de un modo diferente, con su estilo de toque made in Ajax. Costó, pero perseveró y logró que funcionase. Se convirtieron, además de en un equipo ganador, en uno atractivo y divertido de ver. Llegaron hasta la final del play-off, donde, sin embargo, cayeron tras una larga partida de ajedrez que culminó con el Huddersfield ganando en penaltis. Ahora se le va a pedir a Stam y al Reading, con nuevos dueños provenientes de China, volver a ese punto y, a ser posible, dar el último paso.

Jaap Stam (Ben Hoskins/Getty Images).

Vivir del Borussia Dortmund

Hace un año el Huddersfield se presentaba como una de las posibles revelaciones de la temporada en la división de plata del fútbol inglés. Ahora se prepara para jugar la Premier League. Mientras tanto, el Norwich quiere explorar ese camino que tan intrépido y dudoso parecía. Meses atrás lograron fichar al director deportivo del Huddersfield, Stuart Webber, que fue quien puso las bases de la obra maestra que David Wagner llevó a cabo con el equipo. A Wagner le fichó Webber de la cantera del Borussia Dortmund, apostando de lleno por él y su metódico y versátil estilo proveniente del famoso gegenpressing. La nueva apuesta de Webber se llama Daniel Farke, también procedente de la cantera del Borussia Dortmund. Han llegado varios jugadores alemanes semidesconocidos. El Norwich se había atascado en el barro y por ello han concedido las riendas a Webber, que ahora se las entrega a Farke. Una apuesta diferente en una liga donde los valientes son recompensados.

Con él sí creemos

Tres años han pasado del ascenso que tenía escrito Derby County por todas partes. Un ascenso que se daba lugar en Wembley y que al Derby se le escapó de una manera incomprensible. Ha querido el club forzar desde entonces algo a lo que hay que dejar algo de espacio, algo que necesita más que fuerza bruta para ser obtenido: el ascenso a la Premier. Han cambiado de entrenador cinco veces y uno de ellos llegó a repetir, siendo despedido dos veces. Todos fracasaron; pero tampoco les dejaron apenas margen para triunfar. Gary Rowett es en quien han confiado esta vez. Después de tantos intentos fallidos es difícil convencer a alguien de que esta vez sí. Pero Rowett no es sólo otro entrenador, es uno de lo más prometedores del país, firmando papeles extraordinarios en Burton Albion y Birmingham City. Aúna esa mezcla de juventud, nuevas ideas y experiencia. Quieren romper ese letargo como segundo equipo que más temporadas seguidas lleva (10, tras las 16 del Ipswich Town) en segunda. Con buenos fichajes y una plantilla que sólo necesitaba a alguien que les mostrase el camino, las sensaciones son óptimas.

Su trigésimo octava temporada

Queda alguien por delante de Arsène Wenger. Sir Alex Ferguson no era el último eslabón entre el técnico del Arsenal y el estatus de entrenador más veterano de Inglaterra. En cuanto a reconocimiento mediático sí, pero hay alguien que lleva más tiempo. No en las cinco grandes ligas pero sí en la que algunos consideran como la sexta liga, la segunda división inglesa. Neil Warnock, de 68 años (uno más que Wenger), afronta su trigésimo octava temporada como entrenador. 38 años de fútbol entrenando, con breves descansos entre ellos. Hace menos de tres años destilaba una imagen de abuelo cascarrabias que tenía "acabado" escrito sobre él. Esto fue tras sus dos desastres, dirigiendo primero al Leeds y después al Crystal Palace. Estaba ya prácticamente retirado. Pero de repente dirigió de forma interina un par de partidos al QPR y, como quien no quiere la cosa, volvió. Acabó en Rotherham y obró una salvación milagrosa. Se fue en todo lo alto, quizá sabiendo que no lo podría repetir. Y ahora está en el Cardiff. Sacó adelante al equipo y lo rejuveneció (ironías de la vida). No es un equipo especialmente atractivo ni tampoco el proyecto (el club podría acabar siendo vendido) pero tiene un algo, un no sé qué que invita a proyectar una posibilidad que pocos consideran y que, con una tormenta perfecta, puede estar destinado a dar la sorpresa.

Neil Warnock (Nathan Stirk/Getty Images).

Leonid Slutsky

La extravagancia del verano nos la proporcionan Leonid Slutsky y el Hull City. Una unión que nadie hubiese adivinado. Un laureado entrenador ruso que aparenta más años de los que tiene y un club en venta que no sabe ni a dónde va. No ayuda a la paz social que el dueño quiera irse y sea detestado por la mayoría de la masa social del club. Pero también es cierto que esto no es nuevo. Así llevan cuatro años. Y, a bandazos, el club ha salido adelante. Casi gana una FA Cup en 2014, meses después jugó la previa de la Europa League y dos años después, tras descender, volvió a ascender. Antes de arrancar la temporada en Premier, Steve Bruce se largó, junto con muchos jugadores que no fueron suplidos. Pero después, en uno de esos bandazos, contrataron en Marco Silva, que con media docena de cedidos casi esquiva el descenso. No fue posible y casi todos se han vuelto a ir. Han traspasado a sus jugadores más valiosos y, ahora, Slutsky, tres veces campeón de la Premier League rusa con el CSKA de Moscú, tratará de reavivarles. Su amistad con Roman Abramovich ayudará para traer cedidos del Chelsea... pero la cosa se antoja complicada.

Romper el sueño

No fue un camino harmonioso aquel que vio al Fulham quedarse a dos victorias de ascender a la Premier League. No lo fue tras bastidores, aunque se podría decir que sí lo fue lo sobre el campo. Pocos desplegaron un fútbol tan fluido y coral como el del Fulham la temporada pasada. Slavisa Jokanovic logró dar forma a un muy buen equipo, perdido en el mar durante las dos temporadas anteriores, en las cuales tuvieron recursos para mucho más pero en las que no pudieron hacer más que sobrevivir. Jokanovic hizo que el equipo explotase y encontrase el hambre que les llevó a la cima. Aterrizó, calmó las aguas y convirtió al Fulham en un contendiente. Sin embargo, la guerra se libraba entre bastidores. El entrenador se las tuvo con el analista de datos Craig Kline (amigo personal del director deportivo Tony Khan, hijo del dueño Shahid). Pero no siempre tiene que ser todo paz y amistad, a veces se puede florecer sin ellas. Si logran mantenerse unidos, si logran no romper el sueño, el éxito estará ahí para alcanzarlo.

Verticalidad y calidad

Decía recientemente Brandon Flowers, el vocalista de The Killers, a raíz de su nuevo álbum ('Wonderful Wonderful') que el anterior ('Battle Born') no tuvo un objetivo claro. Estaban buscando ese algo pero no terminaron de encontrarlo. Algo que confían haber conseguido con su próxima publicación. Esta situación es sorprendentemente extrapolable a la del Brentford. Después de ascender desde tercera en 2014 y quedarse cerca de lograr un segundo ascenso consecutivo, siendo uno de los equipos más atractivos de ver, dejaron ir a sus estrellas. Al final, el club tenía los recursos que tenía y lo fiaron todo a su sistema, parecido al "Moneyball". Pero no dieron con ese algo. Este pasado mes de enero, sin embargo, se reencontraron con dos estrellas a las que perdieron en su momento: Jota Peleteiro y Sergi Canós. Los dos extremos españoles han provocado que el Brentford se haya reencontrado a sí mismo. Verticalidad y calidad son las claves de un equipo que no sólo quiere ganar sino que promete hacerlo con diversión.

Jota Peleteiro (Justin Setterfield/Getty Images).

Birmingham ha cambiado

Futbolísticamente la decrepitud llevaba años consumiendo a la ciudad de Birmingham. Lejos quedan los tiempos en los que el Aston Villa ganó la Copa de Europa. Y el objetivo es volver a poder mirar, aunque sea desde la distancia, a lo más alto. El Aston Villa cuenta con el potencial y los recursos económicos (hola, John Terry) para ello. Aunque no al mismo nivel, el Birmingham tampoco se queda extremadamente lejos. Habitantes ambos de la segunda ciudad más poblada de Inglaterra, con respectivos cambios de dueño en el último año, ambos son ahora más estables institucionalmente y se espera que más prósperos. En lo deportivo, ambos han apostado por la vieja escuela patria tras fracasar con sus iniciales intentos con la moderna italiana. Steve Bruce con el Aston Villa y Harry Redknapp con el Birmingham City. Sin embargo, no parten esta temporada desde el mismo sitio. Mientras que Redknapp llegó a última hora para salvar al equipo del descenso, Bruce ha tenido desde noviembre para allanar un terreno sobre el que planean asaltar el ascenso.

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información