Dos años son demasiados
En la parte azul de Mánchester ya se habían establecido las dudas sobre la continuidad de los mejores jugadores del City tras conocer la posible sanción de la UEFA. Pep Guardiola y Raheem Sterling pusieron la calma. Pero ahora, tras las declaraciones de Kevin De Bruyne, los cimientos del Etihad Stadium vuelven a tambalearse.
Kevin De Bruyne podría marcharse. / Fuente: mancity.com

 

A sus 28 años, Kevin De Bruyne se encuentra en el punto justo de su carrera en el que no puede permitirse que un imprevisto, como una sanción de dos años de la UEFA al Manchester City que le arrebate la posibilidad de ganar una Champions League. El talento, el estado de forma y la edad son tres factores determinantes que generan preguntas en su cabeza. En otros casos, con otros elementos y otras cifras en la ecuación, el resultado es totalmente distinto. Plantarse en los 30 sin dos años de ritmo competitivo europeo podría estancar una carrera que, en cambio, con su actual inercia podría llevarle a la cima y mantenerse ahí durante varios años.

Si eres un futbolista de más de 30 años como pueden serlo el Kun Agüero o Fernandinho,  quizás, el plantearse un cambio de aires suponga un riesgo innecesario. Por muy buen jugador que seas y por muy buen estado de forma que presentes, los años terminan pesando. Adaptarse a un nuevo equipo, un nuevo entrenador, un nuevo sistema y competir con otros compañeros son demasiadas circunstancias que no aseguran un buen futuro. Respecto al caso Agüero, otra de las claves de este equipo, varios rotativos anunciaron que el club dejaría ir al argentino si este pide salir. Pese a ello, parece que los Citizens son optimistas de seguir contando con su delantero hasta, al menos, el final de su contrato.

Para los más jóvenes, dos años en uno de los clubes más grandes del mundo sin Champions League quizás no sea un castigo tan duro. Saben que siguen en el poderoso City y que terminarán teniendo la oportunidad. Los Raheem Sterling, Bernardo Silva o Gabriel Jesús pueden permitírselo, aunque no sea la situación más agradable para un futbolista de primer nivel. De hecho, el agente de la estrella inglesa confirmó el compromiso de su representado de seguir liderando el proyecto del City pese a la más que posible prohibición de participar en las próximas dos ediciones de la Champions League. Todo un alivio.

Lo mismo sucede con Pep Guardiola. El City es su proyecto. Uno hecho a medida y que parece que ha sabido darle todo lo que otros clubes no pudieron. El catalán afirmó en rueda de prensa su intención de seguir vinculado a los Citizens. "Si no me echan, me quedaré aquí al cien por cien. Más que nunca. Primero, porque quiero quedarme. Es algo especial, más que el contrato que me queda. Quiero quedarme y ayudar al equipo a mantener el nivel lo más que se pueda". Aunque parece que su presencia no es motivo suficiente para convencer a todos pesos pesados de la plantilla.

No todo podía ser de color de rosa en una situación tan convulsa. En recientes declaraciones para el -impronunciable- diario belga Het Laatste Nieuws, De Bruyne parece mostrar más dudas acerca de su futuro. “Una vez que se tome la decisión, lo analizaré todo. Dos años serían largos pero en caso de ser uno año, podría verse.” Y es que parece demasiado pronto para dejarse querer por otros clubes cuando todavía no se conoce la resolución definitiva a la apelación del club. Recurso del que la directiva se muestra esperanzada.

Porque, tal como él mismo ha señalado en esa misma entrevista, su prioridad es el Manchester City. A nivel competitivo, De Bruyne siente que la Premier League es la mejor liga en la que poder desarrollar su fútbol y que los Citizens le aportan todo lo que él desea. Pero un castigo de dos años sin Champions League podría lastrar su carrera a nivel individual. “Ser el mejor sigue siendo un desafío y yo también lo necesito”.

Además, pese a reconocer el papel de Pep en su carrera, no cree que la decisión del entrenador pueda influir en la suya. “Por supuesto, ya he trabajado con otros entrenadores y cuando Pep se vaya tendré que seguir trabajando con alguien más. Pero no he prestado demasiada atención a eso por el momento. Hay cosas más importantes ahora mismo”. El belga parece no casarse con nadie y prioriza su futuro profesional con la Champions League como una de sus principales metas.

El nivel mostrado por el centrocampista esta temporada estaba volviendo a recordar a su mejor versión. Esencial en la sala de máquinas de los de Guardiola, genera fútbol durante todo el partido y, cuando menos te lo esperas, un chispazo de genio. Podríamos hablar de las 18 asistencias que lleva esta temporada en todas las competiciones (16 en Premier League y 2 en Champions League) pero no es la cantidad lo que hace de De Bruyne un jugador especial sino como cada una de estas se producen. Todo ello sin hablar de sus 9 tantos, 8 de ellos en liga, su mejor registro en Inglaterra y a tan solo dos de igualar su mejor curso anotador. 

A la posible futura sanción, al City, se le podría sumar un castigo también muy severo. En el club, todos sus protagonistas confían en la inocencia y en que todo se resolverá de forma positiva. “El club nos dijo que van a apelar y que están casi 100% seguros de que tienen razón. Por eso estoy esperando ver qué pasará. Confío en mi equipo.”  En el belga no se atisba la contundencia que sí se ha apreciado en las palabras de pesos pesados como Sterling o el propio Guardiola.  Ese “casi 100% seguros” será clave para el futuro del belga y, posiblemente, de todo el equipo. La marcha del centrocampista podría abrir la veda de salidas -con el mismo argumento- de otros miembros de la plantilla. La incertidumbre de la sanción, sumada a la del extraño mercado de fichajes que viviremos, provoca que cualquier predicción cuente con demasiadas variables.

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información