El club de los imprescindibles
La cantidad de minutos que acumulan los equipos de la Premier League, sumado a las lesiones y otros motivos extradeportivos, obligan a los entrenadores a rotar. Pero en la liga más exigente del mundo también hay imprescindibles que no fallan ni un solo minuto.

Solo trece jugadores acumulan en sus piernas, hasta esta jornada 31, todos los minutos de la competición disputados por sus equipos. En este grupo, lógicamente acaparado por porteros, hay cuatro supervivientes. Cuatro jugadores de campo imprescindibles para sus entrenadores: Ben Mee, Conor Coady, Luka Milivojevic y César Azpilicueta. Dejando de lado sus capacidades puramente futbolísticas, estos cuatro jugadores comparten un rasgo en común: la capacidad de liderar sus respectivos equipos. Coady y Milivojevic lucen el brazalete de capitán partido a partido y Mee y Azpilicueta lo hacen durante las ausencias de Tom Heaton y Gary Cahill, respectivamente. La importancia para los entrenadores de la Premier League de disponer de su extensión sobre el campo, cada semana, se demuestra con el caso de estos cuatro jugadores.

El primero de la lista forma parte de esa pareja de centrales del Burnley en la que los elogios y los vítores van dirigidos casi siempre a James Tarkowski. Pese a ser menos determinante en tareas ofensivas que su compañero, Mee, destaca por sus capacidades defensivas, su contundencia, su buen posicionamiento y por dejarse el alma partido tras partido sin importarle las consecuencias físicas que eso le pueda acarrear. Con el balón en los pies el central de 29 años no se complica. Conoce sus limitaciones e intenta que éstas no queden en evidencia en las jugadas en las que participa. La buena temporada de Tarkowski con tres goles marcados y mucho más participativo en las jugadas de ataque del Burnley, ha eclipsado la importancia de Mee en el sistema de Sean Dyche. Pese a ello, los números demuestran la evidencia: el inglés es esencial en la defensa claret.

“Un poco” más arriba en la clasificación que el Burnley, están los Wolves que deben gran parte de su éxito de esta temporada, no solo a la capacidad de sus centrocampistas de enlazar defensa con ataque, sino también a sus tres centrales. Ellos son, en gran parte, los culpables de ser el quinto equipo que menos goles recibe de la liga y, además, una pieza fundamental en las rápidas transiciones ofensivas que tanto caracterizan al equipo y que sorprenden a todo el mundo. El jefe de la zaga, Coady, se ha asentado en la Premier League como uno de sus defensas más fiables. Asegurando para el equipo de Nuno Espirito Santo un tackle y una intercepción exitosos por partido y sin cometer apenas faltas, con una media de 0,2 por encuentro. Además, su contribución en ataque favorece el juego de su equipo, promediando un acierto de pase del 84,4%. La defensa de tres implantada por el técnico portugués está dando sus frutos en Wolverhampton y, pese a alguna que otra rotación, Coady siempre ha estado presente en ella.

Nos tenemos que desplazar hasta la capital para hablar de otro imprescindible. Milivojevic no es solo el eje en el que se construye el juego del Crystal Palace, tanto en fase ofensiva como en la defensiva, sino que además tiene la tremenda habilidad de marcar todos los penaltis que lanza y eso es otro punto en favor de su constante presencia sobre el terreno de juego. Posicionalmente, el serbio abarca una zona muy amplia del campo. Sus estadísticas en defensa son equiparables a las de un zaguero y sus aportaciones en ataque son propias de un gran centrocampista, asegurando 1,4 pases claves por partido. El incansable mediocentro lleva esta temporada nueve goles, ocho de ellos desde los once metros, y una asistencia. A sus 27 años y en su tercera temporada en Londres, Milivojevic está igualando sus registros de campañas anteriores a falta de ocho partidos por disputar. Pero su importancia sobre el terreno de juego va más allá de sus cifras y, es por ello, que Roy Hodgson ha decidido no sentarlo, por el momento, en el banquillo.

Y sin movernos de Londres, el Chelsea tiene en sus filas a un jugador que, no solo lo juega todo sino que, además, juega con todos. Si algo tiene Azpilicueta es entrega y versatilidad para jugar con cualquier sistema y en cualquier posición. Fue importante para Rafa Benítez, ha sido fijo para los siguientes entrenadores que se han sentado en el banquillo de Stamford Bridge desde entonces y lo sigue siendo para Maurizio Sarri. El defensa asegura un despliegue físico incansable durante los noventa minutos, siendo esencial en defensa y muy participativo en ataque cuando actúa desde el lateral. No solo destaca por sus repertorios de tackles, bloqueos e intercepciones (a todos se nos viene a la memoria su partido frente al City) también sus cuatro asistencias y los 0,8 pases clave de media de esta temporada siendo defensa. Y es que, pese a la no muy buena campaña de los Blues, Azpilicueta, demuestra su estupendo estado de forma, habiendo participado en la totalidad de los minutos disputados esta temporada por su equipo.

Queda patente que, en el fútbol inglés, la calidad no asegura minutos. El esfuerzo, la constancia, el sacrificio y el liderazgo son motivos esenciales para formar parte de ese selecto club de los imprescindibles. O eso, o ser el portero titular como Alisson Becker, Ben Foster, David De Gea, Ederson Moraes, Jordan Pickford, Kasper Schmeichel, Lukasz Fabianski, Martin Dubravka y Neil Etheridge. Estos nueve cancerberos completan la lista de los catorce jugadores que, pasado el ecuador de la temporada siguen sin descansar ni un solo minuto.

 

...y yo, mientras tanto, pidiendo el cambio en las pachangas que juego con los colegas.

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información