El holandés sembrante
Tras dos años al frente del Manchester United, el club ha anunciado el despido de Louis van Gaal. A pesar del triunfo en la FA Cup ante el Crystal Palace, la no clasificación para la Champions League ha acabado resultando definitiva.

Antes de nada, pedir disculpas por el juego de palabras del título. "Sembrador" sería la palabra correcta, pero perdería gran parte de la gracia. Y es que creo que la mejor manera de describir al protagonista de este artículo es esa, la del paciente trabajador del campo que abre el frío suelo con su arado y siembra poco a poco pequeñas semillas que darán frutos el verano siguiente. Un trabajo poco vistoso y desagradable, pero que todo el mundo agradece cuando, pasado el verano, se recoge la cosecha.

El Manchester United ha despedido a Louis Van Gaal debido a los pobres resultados de los Red Devils en sus dos años en el cargo. Un cuarto y un quinto lugar son poco para el equipo más laureado de Inglaterra pese a venir de un año desastroso como fue el de David Moyes. Van Gaal se marcha del equipo envuelto en críticas por la poca solidez lograda y la falta de resultados sobre el campo, pese a la FA Cup. Sin embargo, en mi opinión, la decisión de contratarle ha sido uno de los grandes aciertos del Manchester United desde la salida de Alex Ferguson.

¿Estoy loco? No, me explico. Las casi tres décadas de Ferguson dejaron dentro del club una serie de rutinas que hacen delicadísima la transición, algo que se vio durante la primera temporada de Moyes. Tomar el relevo y hacer funcionar a un equipo que durante tanto tiempo ha estado bajo los designios de alguien no es una tarea fácil y el escocés, que no era un novato ni mucho menos, pagó los platos rotos con una temporada para olvidar que se llevó por delante, de paso, gran parte del crédito que había acumulado en el Everton.


Jugadores como Kluivert, Seedorf, Xavi, Valdés, Iniesta, Müller, Kross o Alaba llevan el sello del preparador holandés. Es de esperar que en poco tiempo se sumen los Rashford, Lingard, Fosu-Mensah o Borthwick-Jackson.

Ese mismo verano, el club tomó la decisión de contratar a Van Gaal, que venía de realizar un gran Mundial con los Países Bajos y, aunque las críticas arreciaron (es lo que tiene el holandés, es amado y odiado a partes iguales), la decisión no puede calificarse como incorrecta. El Manchester United necesitaba un cambio y volver a crear un proyecto desde cero y el holandés era el hombre correcto para ello. Curtido en mil batallas, y experto en formar plantillas y jugadores, ha logrado la tarea a la perfección, aunque a nivel de títulos todo se haya quedado en una FA Cup, que tampoco es poco.

Los aficionados del Manchester United valorarán en su justa medida el trabajo de Van Gaal a tres, cuatro años vista, como ya hicieron los del Ajax, el Barcelona o el Bayern de Múnich. Jugadores como Patrick Kluivert y Clarence Seedorf en Ámsterdam, Xavi Hernández, Víctor Valdés y Andrés Iniesta en Barcelona o Thomas Müller, Toni Kross o David Alaba en Múnich llevan el sello del preparador holandés, que es experto en dejar el terreno sembrado para que los triunfos lleguen en un futuro. Es por ello que su paso por Old Trafford es una decisión correcta.

Es de esperar que a los nombres de arriba en poco tiempo se sumen los Marcus Rashford, Jesse Lingard, Timothy Fosu-Mensah o Cameron Borthwick-Jackson. Y no solo eso, sino el trabajo de adaptación de Anthony Martial a la Premier League y su rendimiento futuro tambien serán, en gran medida, gracias a Louis Van Gaal que, pese a que solo haya conseguido una FA Cup, deja un legado brillante, de nuevo, a quien venga después. Y es que, siguiendo la metáfora del principio, Van Gaal sería ese hombre que siembra en invierno pero se va del pueblo en verano, dejando que los frutos de su trabajo los recojan otros. Pero el mérito sigue siendo suyo.

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información