El Sunderland resucita de entre los muertos

En Gales se cerraba la última jornada sabatina del 2013, donde el Cardiff recibía al último de la tabla, el Sunderland. Los galeses acariciaron el triunfo pero un remate desviado de Jack Colback decretó el 2-2 final en el Cardiff City Stadium.

Por Leonardo Numpaque | 29/12/2013
Steven Fletcher metió al Sunderland en el partido

Premier League

Cardiff City 2
Sunderland 2
Ficha técnica
2 - Cardiff City: Marshall, Théophile-Catherine, John, Mutch, Caulker, Turner, Noone (Cowie, 72), Medel, Campbell (Cornelius, 82), Kim (Gunnarsson, 79), Whittingham.
2 - Sunderland: Mannone, Bardsley, Dossena, Cattermole Booked (Colback, 74), Diakité, Roberge, Giaccherini, Larsson (Gardner, 74), Altidore,Ki, Borini (Fletcher, 45).
Goles: 1-0, m.6: Mutch. 2-0, m.58: Campbell. 2-1, m.83: Fletcher. 2-2, m.90: Colback.
El protagonista del encuentro no estuvo sobre el césped. Tras la controvertida destitución de Malky Mackay, todas las miradas se centraron en el malasio Vincent Tan. Los hinchas, que siguen acudiendo de azul al estadio mientras él luce orgulloso su camiseta roja por dentro del pantalón, mostraron su descontento con la decisión mediante pancartas y cánticos durante todo el encuentro. El empate en el 94 del Sunderland no contribuyó a calmar los ánimos.
El Cardiff salió con un 4-2-1-2-1 con Fraizer Campbell en punta y un buen medio campo con Craig Noone, Jordon Mutch y Peter Whittingham mientras que Sunderland salió con un 4-2-3-1 con Jozy Altidore en punta, y Emmanuele Giaccherini acompañándolo un poco más atrás.
El partido inició con el auge de los locales, que buscaron el gol con ahínco y su presión dio fruto de inmediato. En el minuto 6, Mutch se escapó con la pelota y anotó el primer tanto del partido y su cuarto esta temporada.
La realización televisiva enfocaba a Tan celebrando. Esta semana, los medios se hicieron eco de una fuente interna que afirmaba que la temporada pasada, Tan estaba descontento por la cantidad de goles anotados por el portero y los laterales. Viéndole celebrar y aplaudir a más no poder en el palco, era inevitable preguntarse si entendía lo que estaba sucediendo a su alrededor.
El Cardiff contó con las mejores opciones de gol pero no las definió, cosa que mantenía con vida al Sunderland en su esperanza de abandonar el fondo de la tabla.Mutch, Noone y Whittingham manejaron a su antojo el medio campo y Kim fue de los más insistentes en el equipo galés. Por su parte, los gatos negros apenas si se pudieron acercar y Ki en la única jugada de peligro visitante remató con peligro, Marshall dejó el balón muerto en el área pequeña y Altidore, solo frente al arco, la envió incomprensiblemente fuera. También Borini dispuso de un remate en el punto penal que el arquero escocés envió al tiro de esquina.
Cardiff fue superior a su rival pero no lo ratificó en el marcador durante los primeros 45 minutos en el City Stadium. Algo que acabaría pagando. Aunque la segunda parte no pudo comenzar mejor para los galeses. Una jugada por la banda izquierda del Cardiff acabó en centro de Mutch para que entrara solo Campbell y marcara el segundo tanto del partido y liquidar a los de Gus Poyet. O al menos eso parecía.
Con la ventaja de dos goles, Cardiff cedió el balón a los gatos negros, que no sabían qué hacer con ella hasta que a menos de 10 minutos para el final, Giaccherini lanzó un centro al área y Fletcher se adelantó al central y sorprendió con su remate, que se fue al fondo de la red.
La emoción de los últimos minutos hicieron que Sunderland se volcara sobre el arco contrario. Colback, Fletcher y Gardner fueron los que más cerca estuvieron de empatar pero entre la falta de puntería y Marshall evitaron que la fiesta de fin de año se aguara.
Cinco minutos dio el árbitro para terminar el partido y Sunderland cambió su formación a una especie de 1-0-9 en busca del gol hasta que en el último suspiro del partido un rebote en el área del Cardiff le quedó a Colback, que remató, el balón se desvió en un contrario y desubicó a Marshall. Los jugadores del Sunderland celebraron como si hubieran sellado la salvación. Ya no hubo tiempo para más y los aficionados locales recibieron el pitido final con abucheos, a los que se sumó el propio Vincent Tan.
El calendario que se le viene al Cardiff es de aúpa, comenzando por la visita al Arsenal, otro factor a tener en cuenta para el que decida asumir el mando del banquillo. Mientras, Sunderland, que sigue último de la tabla pero a dos puntos de la salvación, en la próxima fecha recibirá al Aston Villa, otro juego directo para los de Poyet.
Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información