Falsas apariencias
"El West Ham no llega al tobillo de un Athletic, Villarreal o Nápoles", me escribió alguien en las redes sociales tras la derrota del West Ham ante el Astra Giurgiu en Europa League. Con el equipo que alineó el jueves, sin duda. Con los titulares... quién sabe.


Cada derrota de un equipo inglés en Europa ante un rival menor es saludada por los defensores del fútbol español más radicales como un triunfo propio. Es normal. La Premier League es la liga de fútbol más seguida en el mundo. La segunda liga deportiva (solo por detrás de la NFL) más valiosa del planeta en términos de derechos de televisión. Constituye una amenaza a la supremacía absoluta del fútbol peninsular.

No discutiremos aquí la total superioridad de los equipos españoles sobre los ingleses durante el pasado lustro, que se extenderá, al menos, hasta 2019. En esa fecha es cuando finaliza el nuevo contrato de televisión de la Premier League, el que permite que quedar último en la liga inglesa reporte más dinero que ganar la Champions League. Pero algunas derrotas tienen su justificación.

Lo primero que conviene aclarar es que al West Ham sí le interesaba Europa este año. El pasado, Slaven Bilic alineó a los jóvenes en todas las eliminatorias e incluso llegó a enviar a su segundo para que dirigiera la primera eliminatoria ante Lusitanos alegando que tenía "cosas más urgentes de las que ocuparse". En esta ocasión, el club fue claro con el técnico: quería participar en Europa para festejar el traslado al flamante London Stadium.

Posiblemente, Bilic, consciente de los rigores de recorrer el este europeo los jueves y competir en la Premier League los fines de semana, no estaba tan entusiasmado con la idea. Las ausencia del capitán Mark Noble y del lateral izquierdo Arthur Masuaku, además de la rotación en la portería entre el titular Adrián San Miguel y el suplente Darren Randolph, apuntan en esa dirección.

Además, Bilic tenía notables ausencias, sobre todo en la zona de ataque: Aaron Cresswell, André Ayew, Manu Lanzini, Dimitri Payet, Andy Carroll, Diafra Sakho o Sofiane Feghouli, a las que se sumó la de Havard Nordtveit durante el partido. Esto significa que el West Ham arrancó el partido con solo tres titulares (el mencionado Nordtveit, Winston Reid y Cheikhou Kouyaté). ¿Cómo les habría ido a Athletic, Villarreal o Nápoles con tres titulares?

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información