Gillingham: y Martin Allen lo volvió a hacer

Es difícil imaginar historias de idilios ininterrumpidos en el tiempo entre entrenadores y equipos, y más con el fervor del fútbol moderno. En Inglaterra, cómo no, se encuentran varios casos recientes: Darren Ferguson (Peterborough), Graham Westley (Stevenage), Eddie Howe (Bournemouth) y por último, nuestro protagonista, Martin Allen.

Martin Allen lo ha vuelto a lograr
Es difícil imaginar historias de idilios ininterrumpidos en el tiempo entre entrenadores y equipos, y más con el fervor y las prisas del fútbol moderno. En Inglaterra, cómo no, se encuentran varios casos recientes y que, probablemente, las retinas y neuronas de los lectores mantengan bien resguardados. Es el caso, por ejemplo, de Darren Ferguson (Peterborough), Graham Westley (Stevenage), Eddie Howe (Bournemouth) y por último, nuestro protagonista, Martin Allen.

Martin Allen ha entrenado al Barnet en tres etapas diferentes

Su paso por el Leicester marcó el punto álgido de su carrera

Futbolista de Football League durante toda su carrera, habiendo pasado por equipos como Queens Park Rangers, Southend o West Ham, Allen conoce de sobra las hostilidades y desdichas del deporte rey en estas categorías. Quizá esa sea la receta del éxito que tiene en los banquillos.
El inglés arrancó su carrera como técnico en Londres, con el Barnet, que por entonces aspiraba a ascender a League Two, en el año 2004. Su aventura no duró demasiado, pues no logró el objetivo, y en Underhill prefirieron confiar en un hombre de la casa, Paul Fariclourgh. No obstante, tanto Allen como los londinenses sabían que ahí no terminaría su idilio.
El joven e inexperto preparador decidió emprender un nuevo viaje que le llevaría a banquillos de peso como Brentford o Milton Keynes Dons, hasta lograr el máximo reconocimiento de su carrera firmando en 2007 por el Leicester City. Agridulces sensaciones fueron las que encontró en esta etapa, la cual no llegó a durar medio año. A continuación, se fue a Cheltenham, donde la experiencia derivó en descenso a League Two.
Tras tantos problemas, el destino, o el fútbol, que tiene estos caprichos, decidió que el Barnet necesitaba a alguien para salvar la desastrosa temporada que estaba haciendo bajo el mandato de Mark Stimson. Allen llegó, ganó los cuatro partidos que dirigió, y se fue, dejando encarrilada la salvación. El Notts County se lo robó a los londinensesa falta de tres fechas para finalizar la liga. En Nottingham, la suerte no le acompañó y, aunque tuvo un gran inicio de campaña, la plantilla se vino abajo, y dos meses sin victorias le dejaron de nuevo en el paro. El Barnet, de nuevo, recurrió a él para salvarse, porque la temporada también estaba siendo un tanto difícil, esta vez, con Lawrie Sanchez en el banco.

A sus 47 años, Allen ya ha pasado por siete clubes diferentes

Graduado en la Universidad de Warwick, este es su primer ascenso

Tras todos estos años entre éxitos y fracasos, llegó un momento clave, el de planificar con tranquilidad una temporada entera. Pero no sería en Londres en esta ocasión, sino en Gillingham, el único club de la Football League ubicado en el condado de Kent, en el sureste de Inglaterra. El club buscaba desesperadamente volver a League One, tras descender en 2010.

Para lograr el objetivo, Allen ha contado con jugadores como Charlie Lee, Chris Whelpdale o Danny Kedwell, sobradamente preparados para responder a las expectativas. A falta de tres jornadas para el final, el Gills ha sellado el ascenso y tiene todo en su mano para lograr el campeonato de League Two, donde dispone de siete puntos de ventaja sobre el Port Vale a falta de nueve puntos en juego.
Martin Allen, como se puede observar, es un hombre de idas y venidas, aunque quizá esta vez no vuelva a Londres, porque le toque triunfar en otro lugar. Tiene la oportunidad, la temporada que viene, de demostrar que no es casualidad su éxito en League Two y es totalmente capaz de dominar a equipos en la tercera categoría del fútbol inglés. Lo cierto es que Allen tiene la capacidad para hacerlo. Mientras todavía era jugador, organizó su propia red de escuelas de fútbol en 13 ciudades inglesas. Una vez retirado, obtuvo la licenciaUEFA Pro y se graduó en gestión aplicada por la Universidad de Warwick. A sus 47 años, todavía nos queda mucho por oír de Martin Allen en la Football League.
Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información