Lambert busca la redención en el Blackburn

El entrenador escocés llega al Blackburn Rovers tras permanecer inactivo desde su destitución en el Aston Villa la temporada pasada. Lambert llega para evitar una catástrofe en Lancashire y, de ser posible, emular hazañas pasadas.

Por Cesare Cannonieri | 18/11/2015 Paul Lambert
El paso por el Aston Villa no fue fructífero para Lambert
Los tiempos para los Rovers no son nada felices en estos momentos: los ganadores de la Premier League en la temporada 94-95 se encuentran actualmente en la Championship, con una racha sumamente negativa, llegando a rozar el descenso, motivo para que destituyeran al entonces entrenador Gary Bowyer. Para intentar revertir esta situación, el equipo de las rosas decidió incorporar a Paul Lambert como técnico y a Alan Irvine como su asistente.
El tiempo no le ha hecho mucha justicia a Paul Lambert, que como jugador tuvo buenas épocas, ganando en 1998 la Champions League con el Borussia Dortmund, y ligas y copas de Escocia en equipos como St. Mirren y Celtic; como entrenador, la cosa no ha ido del todo bien, al menos no en su antecedente más inmediato, cuando llegó al Aston Villa en el 2012 para sustituir a su compatriota Alex McLeish. Dos temporadas completas en las cuales finalizó en 15º lugar de la tabla, agotando la paciencia de Randy Lerner, presidente de los Villanos, que acabó por despedirle en febrero de este año.
Los directivos del Blackburn Rovers tratarán de que Lambert reedite sus éxitos en las divisiones inferiores, donde comenzó y en donde logró labrar un progreso digno de admirar: cursó sus estudios como técnico en 2005 y decidió arrancar en Escocia con el Livinsgton en su labor de asistencia técnica, pasando luego a Inglaterra a laborar con equipos de la Football League como Wycombe Wanderers, Colchester United, donde humillaron al Norwich City en una victoria contundente 7-1 en League One, motivo suficiente para que los Canaries lo quisieran como su nuevo director técnico, hecho que se concretó en agosto del 2009.
Sus números con el equipo de Norfolk respaldan la decisión de los Rovers en ficharle. El Norwich fue campeón de League One, lo que les valió el ascenso a la Championship para la siguiente temporada. La temporada siguiente, atesoraron la segunda plaza, lo que les valió el ascenso directo a la Premier League. En su estreno en la máxima categoría, capturaron la duodécima plaza con un equipo en donde Grant Holt era la estrella goleadora. Cumpliendo con decentes actuaciones al ganarle a sus rivales directos y tener victorias memorables como la victoria de locales ante el Newcastle United 4-2 o la proeza de ganarle a Tottenham Hotspur 1-2 en White Hart Lane.
El nuevo equipo de Paul Lambert se encuentra en la casilla 16 de 24 equipos que están en la Championship, con 17 puntos, solo 4 por encima del descenso. Una mediocre actuación para un equipo que finalizó la temporada pasada en novena posición. Soñar con el play-off parece una utopía ahora mismo pero, considerando el presupuesto de la plantilla, una posición en media tabla debe ser un objetivo realista para Lambert.El equipo de Lancashire suma ocho derrotas, cinco empates y solo tres victorias, siendo la última en octubre ante el Leeds United. De suma importancia es que Lambert logre cuajar su idea de juego cuanto antes y comience a cosechar victorias.
El equipo está notando la ausencia de Rudy Gestede al Aston Villa. El delantero fue una de las estrellas más prominentes de los Rovers al convertir 22 goles en todas las competiciones la temporada pasada, seguido de Jordan Rhodes, que marcó 21 tantos en Championship. Esta temporada, Rhodes suma ocho goles, seguido por el delantero Tom Lawrence y el medio Craig Conway con solo dos. Anotar es la tarea que necesita el Blackburn para que el resto fluya y un compañero efectivo para Rhodes es lo que Paul Lambert puede estar necesitando para cambiarle el aire al equipo.
No le espera una tarea sencilla al entrenador escocés, pero corre con la ventaja de haber salido airoso y triunfador años atrás cuando el fútbol le puso como reto el escenario de dirigir en las ligas de ascenso, logrando una escalada asombrosa con un equipo que supo formar y adecuar con las exigencias respectivas. Quizás esta chance es la que necesita Paul Lambert para demostrar sus cualidades tras su paso rácano y disforme en el Aston Villa, y pensar en no sólo darle ánimo a un Blackburn Rovers que está alicaído, sino de pensar, si todo sale como se espera, en luchar por lograr una plaza de la Premier League en un futuro no tan lejano.
Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información