Los cisnes salen a flote
Un proyecto en caída libre y con dos entrenadores cesados en medio año. La dinámica del Swansea invitaba al pesimismo hasta la llegada de Paul Clement. Tras casi tres meses en descenso, los galeses vuelven a ofrecen una imagen competitiva.

La derrota ante el Bournemouth por 0-3 puso fin al periplo inglés de Bob Bradley. El ex seleccionador estadounidense llegó bajo el escepticismo de periodistas y analistas; sus únicas experiencias europeas había sido en el Stabaek noruego y en el Le Havre, en la segunda división francesa. Los nuevos propietarios estadounidenses creyeron que su compatriota sería capaz de revertir la delicada situación que dejó Francesco Guidolin. Los números fueron catastróficos: setenta y seis días en el cargo, doce partidos jugados y ocho puntos logrados.

Tras su despido, Bob claudicó en una cadena de EE.UU sobre el poco tiempo que le dejaron para revertir 'una situación compleja para cualquier entrenador'. Tras dos técnicos en apenas tres meses llegó el turno para Paul Clement, asistente de Carlo Ancelotti en el Bayern de Múnich. Una carrera siempre ligada a la figura del técnico italiano, ya que fue su segundo también en el Chelsea, PSG y Real Madrid. Tras un efímero paso por el Derby Country como primer entrenador y de desligarse del Bayern, puso rumbo al Liberty Stadium para sentarse en un banquillo electrificado. Su gran -y compleja- oportunidad.

Paul Clement debutó recibiendo una plácida goleada del Arsenal. Otra tarde gris para los Swans, aunque sería un punto de inflexión. Desde entonces, el Swansea ha cosechado tres victorias en los últimos partidos, algo que les ha permitido coger oxígeno. Desde la octava jornada hasta la vigesimosegunda, los cisnes han permanecido sumergidos en las frías aguas del descenso. Por primera vez esta temporada, comienzan a escapar lentamente hacia la salvación.

'Quiero recuperar la identidad del Swansea' dijo Clement a su llegada. Una frase cargada de significado, pues habían perdido todo resquicio de personalidad. Hasta entonces, los partidos eran un absoluto caos. El principal problema residía en una defensa desordenada, frágil y sin ninguna estructura que añoraba irremediablemente al excapitán Ashley Williams, fichado en verano por el Everton. Recibían goles de forma compulsiva, lo que les impedía ofrecer una imagen competitiva durante los encuentros. En la etapa de Bradley, recibieron treinta y dos goles en doce encuentros, un promedio cercano a más de dos goles por partido. Algo insostenible.

El Swansea ha mejorado sus números en defensa a partir de un cambio de estructura. Paul Clement prima la solidaridad defensiva, los centrocampistas deben arropar a los centrales para estar más protegidos ante el ataque rival. Sea con 4-3-3 o 4-2-3-1, el objetivo es no dejar espacios por dentro para que el oponente tenga poco terreno para elaborar su ataque. Este sistema fue efectivo ante Southampton y Leicester, dos equipos que habitúan a marcar goles mediante transiciones ofensivas veloces aprovechando huecos en la zaga.


Alan Shearer llegó a decir que Llorente no tenía el nivel para la Premier League. Su transformación con Clement ha sido tal que el Chelsea se interesó en él en el mercado invernal para actuar de recambio de Diego Costa.

Mejorar los aspectos defensivos era el primer paso para comenzar a ser competitivos, aunque también había que cambiar arriba -y mucho-. El Swansea tenía un problema letal; la escasa rentabilización de sus goles. Encajaba tal número de tantos que debían de materializar al máximo si querían ganar, como aquel 5-4 ante el Crystal Palace. Un aspecto que Paul Clement ha corregido, como muestran los resultados.

El Swansea tiene una idea de ataque efectiva, verticalidad por bandas tras recuperar la mejor versión de Gylfi Sigurdsson, Wayne Routledge o Nathan Dyer, aunque el diminuto extremo ingés se perderá lo que resta de temporada por la lesión producida ante el Leicester. Ahora corren con criterio. Su nuevo rol no se basa en estar cerca de la portería rival, bajan a recibir en mediocampo para trazar jugadas de combinación. Una electricidad que permite a los cisnes ampliar su catálogo de recursos ofensivos. Aunque, el mayor artífice para habilitar a los extremos tiene nombre propio; Fernando Llorente.

El riojano sigue explotando una de sus facetas más características, arrastrar a los centrales. Es habitual la imagen de un Llorente trotando al borde del área seguido por varios defensores. Crea espacios y permite a otros atacantes incidir en el área con mayor facilidad. Ante el Leicester, Sigurdsson marcó desde el corazón del área tras un rechazo. Llorente habilitó al islandés tras llevarse a tres defensores con un simple movimiento.

Llorente ha mejorado sus prestaciones con respecto al principio de temporada -donde solo le buscaban a balón parado-. Baja a línea de tres cuartos para combinar, abrir a banda y hacer el juego más dinámico. No solo espera aislado a que le encuentren para finalizar la jugada, sino que es una pieza importante en la distribución de la pelota. Recibió críticas muy duras de Alan Shearer -también las hubo para Borja Bastón-, el cual llegó a expresar que no tenía el nivel para la Premier. Todo ha cambiado con Paul, hasta el punto de que el Chelsea se interesó en Llorente en el mercado invernal para actuar de recambio de Diego Costa.

Los fichajes de invierno también son un factor determinante. La frescura y polivalencia de Tom Carroll en el medio, Martin Olsson con su potencia ofensiva desde el lateral izquierdo o un recambio de garantías para Routledge como es Luciano Narsingh. También Jordan Ayew, hermano del exjugador del club André, llegó el mes pasado procedente del Aston Villa. Incorporaciones de rendimiento inmediato, mejorando las prestaciones del equipo a nivel individual y colectivo.

Paul Clement ha revivido al Swansea. Un lavado de cara necesario para un club que vivía en una caída libre. Tres plazas para un pelotón de equipos condensados en apenas cinco puntos y una reacción que ha llegado justo a tiempo. Los cisnes vuelven a nadar fuera del descenso.

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información