Manchester City y Real Madrid se aburren a sí mismos (0-0)

Soporífero partido en el Etihad. Todo se decidirá en el Santiago Bernabéu. El escaso nivel futbolístico del encuentro delata la mediocridad de la actual edición de la Liga de Campeones. David Silva se marchó lesionado en la primera parte. Cristiano Ronaldo no entró en la convocatoria por lesión.

Las defensas se impusieron a los ataques (foto de @MCFCEspanol)

Champions League

Manchester City 0
Real Madrid 0
Ficha técnica
0 - Manchester City: Hart, Sagna, Kompany, Otamendi, Clichy, Fernando, Fernandinho, Jesús Navas (Sterling, 77), De Bruyne, Silva (Iheanacho, 40), Agüero.
0 - Real Madrid: Navas, Carvajal, Pepe, Ramos, Marcelo, Modric, Casemiro, Kroos )(Isco, 90), Bale, Benzema (Jesé, 45), Vázquez.
Goles: No hubo.
Las crónicas deportivas se conocen como las narraciones continuadas de un evento. Al menos así era hasta el día del encuentro entre el Manchester City y el Real Madrid en las semifinales en la Liga de Campeones. El que escribe se pregunta cómo seducir y cautivar a los que leen ante el páramo de abulia y esterilidad futbolística vista en el Etihad.
Debió de ser un aviso la inesperada ausencia de Cristiano Ronaldo en el partido. Los aficionados del Real Madrid podrán reclamar la dejadez y la pasividad de su equipo. La falta de determinación y voracidad sin su líder. La falta de identificación con la historia, idiosincrasia y filosofía del club en la competición. El rey de Europa siguió sin mostrar virtudes ni motivos para generar alabanzas respecto a su fútbol. El equipo de Zinedine Zidane sigue mostrando un modelo de juego apático y falto de gracia.
Los aficionados del Manchester City también tienen motivos para levantarse en armas. En el día de mayor relevancia y trascendencia de toda la historia del club, la afición engalanó el estadio con una exhibición estética en las gradas sin precedentes. El equipo Sky Blue, mientras tanto, no inquietó ni una sola vez a Keylor Navas. El ingenio y talento de Kevin De Bruyne no fue suficiente. El pétreo mediocentro compuesto por los Fernandos no da para más. Y Jesús Navas lleva de vuelta muchos meses. Por si fuera poco, David Silva se lesionó en el primer tiempo. Todo muy triste ante un día tan alegre.
Los aficionados al fútbol podrían interpelar la escasa calidad del encuentro entre dos semifinalistas de Champions League. Entre dos de los cuatro mejores equipos de Europa. Es inaceptable asumir o aceptar semejante exhibición de torpeza y nulidad a la hora de generar fútbol. Se impusieron las defensas por demérito de los atacantes. Ganaron los malos de la película por la falta de valor, osadía y audacia de los héroes. No se puede consentir tal ausencia de fundamentos ante un partido de un encuentro de esta magnitud.
Lo intentaron en los últimos veinte minutos, sobre todo el Real Madrid, pero ya era demasiado tarde. El perjuicio al balompié fue demasiado embarazoso para la categoría del encuentro. Las últimas y timoratas tentativas (un disparo a bocajarro de Pepe tras un saque de esquina fue la gran ocasión del partido) no eclipsan un deleznable encuentro para una semifinal de la Copa de Europa. Y al final no hubo goles en este páramo de decepciones, quejas y frustración. Ni Manchester City ni Real Madrid perdieron. El único que lo hizo esta noche fue el fútbol. Se podrían haber apagado las televisiones, vaciar el estadio durante el encuentro y guardar con mimo las redes de las porterías en un almacén. Total, tampoco hubiera cambiado nada.
Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información