A orillas del Támesis
Después de cuatro temporadas y alguna que otra gran decepción, el Fulham está más cerca que nunca de volver a la Premier League. Con un récord de dieciocho jornadas imbatidos y un fútbol de ataque y llamativo, ¿podrán los hombres de Jokanović volver a la élite del fútbol inglés de una vez por todas?

Línea District, parada Putney Bridge. Una pequeña caminata por un bonito y pintoresco barrio residencial tan cercano al río que la humedad da acto de presencia nada más pisar la calle. Si tienes suerte de encontrarte con el sol en tu camino, parece una ciudad alejada de los estereotipos del clima londinense, y cuando crees que ya es hora de dar la vuelta, una pequeña estructura empieza a aparecer y a coger forma entre los árboles. Podría tratarse de una fábrica antigua, pero es Craven Cottage, el coqueto estadio del Fulham y el más antiguo de la capital británica.

Tan simple como llamativo, es uno de los símbolos más auténticos del fútbol de antaño y de los pocos que aguantan el porvenir del tiempo y el auge de la tecnología. Difícil es encontrarse con alguien que no sepa apreciar los cuatro muros que albergan al aficionado Cottager, que disfruta de unas vistas únicas al Támesis. A todo lo anterior se une la elegancia de un equipo al que le sobran admiradores.

Encandilarse con el Fulham es prácticamente innegociable, y sentirse resignado al ver cómo su belleza milita en la segunda inglesa provoca una gran frustración a más de uno. Su última temporada en la más alta categoría del fútbol inglés se produjo en 2013/14, cuando el club londinense estuvo a cinco puntos de la salvación. Con 24 derrotas, nueve victorias y cinco empates, el Fulham fue incapaz de evitar el descenso. Desde entonces, la Championship es su nueva casa, pero los londinenses están de alquiler y en cualquier momento pueden, y quieren, devolver las llaves. Esta es la cuarta temporada en segunda desde su descenso, y parece que después de muchos tiros fallidos, están a punto de dar en la diana. 


Cuando lo tenía todo a su contra, el Fulham se ha deshecho de los fantasmas y las telarañas que rodeaban Craven Cottage y ha dejado de creer que la Championship es su sitio.

Que todo aficionado al fútbol quiere volver a ver al Fulham en la Premier League es un hecho, y que esta temporada están más cerca que nunca de conseguirlo, otro. En 2017, los Cottagers estuvieron a un paso de llegar a las finales después de haber quedado sextos, ocupando así la sexta plaza que les otorgaba el derecho de participar en el play-off. Sin embargo, fueron incapaces de imponerse al Reading y vieron cómo la Championship volvía a tocar en su puerta, esta vez con más fuerza que nunca.

Volver a pelear por el ascenso después de haber estado tan cerca de cazarlo no es una tarea fácil. Esta temporada parecía que el cuento se repetía y que tanto el Fulham como Slaviša Jokanović no encontraban la forma, ni las ganas, de volver a pelear. Durante la primera parte de la competición, el Fulham obtuvo unos números que poco ayudan a mantenerse vivo en los primeros puestos de la tabla. De 22 partidos, obtuvieron ocho empates, ocho derrotas y solo seis victorias. 

Kevin McDonald después de la eliminación del Fulham frente al Reading en los play-off de la temporada anterior (Harry Trump/Getty Images).

Cuando lo tenía todo a su contra, el Fulham se ha deshecho de los fantasmas y las telarañas que rodeaban Craven Cottage y ha dejado de creer que la Championship es su sitio. Desde el dieciséis de diciembre, cuando perdió fuera de casa frente al Sunderland, los de Jokanović se han colgado el cartel de invictos y llevan dieciocho partidos sin enfrentarse cara a cara con la derrota. Con catorce victorias y cuatro empates, el club londinense firma así un récord más en su historia. El mal inicio de temporada y la progresiva remontada mantienen al Fulham en tercera posición a cinco puntos del ascenso directo y del segundo clasificado, el Cardiff de Neil Warnock, que a pesar del empate de la última jornada no afloja el gas. Tampoco cambia de marcha el Wolverhampton, que ya sueña con el título y con patear el balón en la Premier League. A pesar de que será una gesta complicada, el Fulham ha venido a jugar y Jokanović no pierde la esperanza.


"Sabemos que necesitamos la ayuda del Wolverhampton y del Cardiff, pero si nos ayudan, entonces nosotros debemos aprovechar la situación. No está en nuestras manos, así que debemos concentrarnos en nuestros partidos". - Jokanović

Jokanović y los suyos esperan no tirar todas sus opciones por la borda, o más bien, al rio que envuelve su estadio. Una nueva generación de futbolistas y un fútbol de ataque han devuelto al Fulham a la pelea por volver a la élite. Para ello, cuentan con la nueva joya del fútbol inglés. Con tan solo diecisiete años, Ryan Sessegnon ha sido fiel a las etiquetas que los medios y compañeros le han pegado a la espalda y su rendimiento con los Cottagers va más allá de unas simples palabras: catorce goles y cinco asistencias esta temporada. Ryan no es el único. Aleksandar Mitrovic, cedido del Newcastle, está prendiendo fuego a todo lo que toca. En sentido figurado, claro. El serbio se ha convertido en el mejor jugador del mes en la Championship, marcando en los últimos cinco encuentros, y acumula ya ocho goles. En el centro del campo, Tom Cairney es la llave que abre todos los candados y Kevin McDonald el capitán que va al rescate de sus pupilos.

Quedan seis partidos para el cierre de campaña y 27 puntos por repartir. Con un calendario aparentemente más asequible que el de sus rivales, principalmente el de los Bluebirds de Warnock, el Fulham deberá ahora continuar su excelente forma tanto física como mental para conseguir el ascenso directo y evitar volver a verse las caras con unos play-offs que no tratan con respeto a nadie y que ya han hecho de las suyas con el club londinense.

A orillas del Támesis la esperanza ha vuelto a nacer, un poco como la de toda una generación que esperó el retorno de la saga Star Wars. A diferencia de la saga galáctica más famosa de Hollywood, el Fulham quiere evitar volver a llenar las gradas de Craven Cottage de decepción y resentimiento, y está más cerca que nunca de conseguir que la fuerza esté de su lado. 

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información