Otra magnífica historia de FA Cup
Crystal Palace y Manchester United se enfrentan en Wembley por el título de la FA Cup en una reedición de la final de 1990.
Por Juan Vega | 18/05/2016 Alan Pardew

Cada año, por estas fechas y desde hace 135 años, el fútbol inglés nos da la opción de disfrutar de una nueva final de la competición más antigua de la historia del fútbol, la que más historias recoge. La Football Association Challenge Cup. 

Esas historias que un día contaban los ya veteranos ancianos a las jóvenes promesas que apaciblemente se comenzaban a inmiscuir en el mundo del fútbol. Historias con y sin final feliz. Gestas, que normalmente escriben los vencedores, pero en las que los vencidos también han dejado su huella para la posteridad. Muchos de ellos esperan que las heridas, aún sin cicatrizar, vuelvan a sangrar para así poder reescribir la historia.

Hace unos días, en pleno corazón londinense, el Crystal Palace, celebraba la habitual gala en la que se entrega a los jugadores diferentes distinciones por méritos conseguidos a lo largo de la temporada. Una velada que, inevitablemente, se tornó en una arenga para motivar a los jugadores de cara a la final de este sábado en Wembley.

Y es que la consecución de este título por los Eagles supondría una hazaña de valor incalculable para todos aquellos que forman y formaron parte del club. Su primer título de categoría superior. Algo que estuvieron a punto de conseguir hace 26 años. Un año que es considerado como punto de inflexión en el fútbol inglés.

En 1990, el Manchester United de Alex Ferguson y el Crystal Palace de Steve Coppel colisionaron por primera vez en una final de FA Cup. Los Red Devils se habían hecho tres años antes con los servicios de un joven entrenador escocés que había triunfado a los mandos del Aberdeen F.C en la liga escocesa. Su primer trienio en Manchester no permitiría intuir que, años más tarde, sus logros acabarían provocando que la grada del costado norte de Old Trafford fuera rebautizada con su nombre. Las discrepancias con las actitudes díscolas de sus jugadores fueron uno de los principales obstáculos en la evolución del equipo. Sus actuaciones en liga habían sido muy discretas y varios grupos de aficionados comenzaban a pedir la cabeza de Sir. Alex. Su equipo no conquistaba un título de liga desde el año 1963, en tiempos de Matt Busby.

Por otra parte, el conjunto londinense contaba con una plantilla que se había forjado con el paso de los años. Concretamente, desde 1984. Una plantilla con jugadores de la talla de Andy Gray, Phil Barber, Ian Wright o Alan Pardew, actual entrenador del equipo. La inteligente gestión del equipo realizada por Coppel que, por cierto, dista en consideración de la que actualmente imparte su pupilo Pardew, consiguió dirigir al equipo a su primera final en la historia de FA Cup.

El camino no fue nada fácil. En semifinales, el 8 de abril de 1990, se midieron al poderoso Liverpool, que había reinado sin compasión en Inglaterra en la década de los 80. Eso iba a cambiar. A pesar de haber perdido por nueve tantos a cero en Anfield Road siete meses antes, los Eagles consiguieron llevar a la prórroga el encuentro de FA Cup tras empatar a tres el encuentro. Fue entonces cuando Alan Pardew conseguiría meter a los suyos en la final tras convertir un testarazo en el minuto 109 de partido. De ahí nace el justo cariño que los aficionados profesan al actual entrenador. Es historia viva de su club.


A pesar de haber perdido por 9-0 en Anfield siete meses antes, los Eagles consiguieron llevar a la prórroga el encuentro de FA Cup tras empatar a tres. Fue entonces cuando apareció Alan Pardew

La final de la FA Cup frente al Manchester United del 12 de mayo de 1990, poco o nada tuvo que envidiar a las semifinales disputadas apenas un mes antes. Los de Coppel consiguieron colocarse por delante de los Red Devils en el marcador en dos ocasiones pero finalmente los 120 minutos del encuentro terminaron con empate a tres. Conviene recordar que, en esa época, no se disputaban tandas de penaltis en este tipo de encuentros, obligando así a repetir la final en el mismo emplazamiento -Wembley-, cinco días más tarde.

El Manchester United se alzaría con el título de FA Cup tras vencer por 1-0 a sus rivales en el replay, privándoles de formar parte de la historia, de aparecer en los registros y de ser recordados. Este fue el primer título de la 'era Ferguson'. El inicio de una nueva hegemonía en Inglaterra que duraría 23 años y en los que el Manchester United conseguiría 32 títulos.

Steve Coppel se emocionó en la gala de premios del Crystal Palace de este año al recordar aquello. “Estábamos allí porque los jugadores sentían que tenían algo que demostrar. Tenían hambre y hay sombras de esa misma mentalidad en el rostro de Pardew. Además, la situación es similar a la que vivimos hace 26 años, el técnico del Manchester United se encontraba cuestionado por aquel entonces. Es nuestro momento”, bromeó el extécnico Eagle para finalizar su discurso.

Los reputados comentaristas de fútbol inglés no se equivocan cuando narran una y otra vez esta competición bajo el lema de “Another amazing FA Cup history” (Otra magnífica historia de FA Cup), y es que esta competición otorga el honor y la oportunidad a los equipos más humildes de no tener miedo al sueño de alcanzar la gloria.

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información