Pequeño pero matón
Fraser es la luz que ilumina el camino del Bournemouth en la vigente campaña de Premier League.

De espalda encorvada -o puede que demasiado trabajada, quien sabe- Ryan Fraser es una de las grandes sorpresas de la presente edición de la Premier, si no es la mayor. Y todo ello, gracias a un equipo como el Bournemouth, que le ha permitido exprimir todo su ser futbolístico. Aunque su cuerpo de medio melé engañe, cabe precisar que atesora una calidad innata y una técnica de lo más pulida. Y sí, es cierto que lo de Fraser puede tratarse de una contradicción, pero sobre el verde, os aseguro que todo cobra su sentido y significado. Y los incrédulos, que lo consulten con Eddie Howe.

Dejando a un lado lo fútil y entrando ya con lo que de verdad nos importa -o al menos, entrando en lo que decimos que “nos importa”- cabe destacar la explosividad del escocés como característica principal. A base de pequeños y veloces pasos, el bueno de Fraser avanza entre líneas como si del mismísimo Sonic se tratara. Como dice el titular, el chico de 163 centímetros (el más bajo de la Premier League) transmite todo menos tranquilidad. Si fuera cualquier zaguero de la competición, sentiría algo de zozobra al encontrármelo y trataría de evitar cualquier tipo de litigio con él. Llamadme loco, pero mucha confianza; no me inspira pese a su menudo tamaño. 

Al que por lo visto, inspira confianza (y desde luego que inspira) es a su fiel escudero, Callum Wilson. Si algo nos brinda nuestra querida Premier domingo tras domingo, son parejas cuanto menos peculiares. Como abonado a la miel Hornet, mi religión no me permite olvidarme de la famosa dupla formada por Troy Deeney y Gerard Deulofeu, o tampoco puede hacer nimia la aun más forjada relación futbolística entre Will Hughes y Roberto Pereyra. Ellos son los poetas del balompié que, cuando rueda el cuero, nos deleitan con destellos bañados en un pragmatismo con cierta `Gracia´. Lo siento, ya me podéis disculpar, que es hablar del Watford y me voy por los cerros de Úbeda.

Pues bien, se puede decir que Fraser no sería lo mismo sin Wilson y viceversa. El beneficio es recíproco. Y es que, puede sonar extraño, pero en un equipo como el de Howe, en el que se banca el dinamismo y el gusto por el balón, el sistema -aunque suene incompatible- suele ser tradicionalmente inglés (4-4-2). Sistema que Javi Gracia, desde luego, aprueba. (Lo he vuelto a hacer… ¡Mierda!).

A sabiendas de muchos, las apariencias engañan, y es que, este aparente esquema defensivo del Bournemouth, resulta ser todo lo contrario. A los mencionados Ryan Fraser y Callum Wilson se les suman David Brooks y Joshua King. Juntos son: los cuatro fantásticos de la Costa Sur de Inglaterra (no sería mal titular, vaya). También conocidos como: el pequeño (pero) matón, el delantero tanque, el fideo mágico y el noruego goleador. Dicho esto, espero que la familia Brooks no se ofenda, en caso -demasiado utópico- de leer estas líneas acerca de su hijo.

Dejamos de lado a los últimos dos jugadores en incorporarse al artículo, para volver a un equipo ya mencionado, el Watford (ya me rindo, no puedo evitar hablar de ellos). Y es que, cabe recordar el baño que las cerezas le dieron a las abejas en el Vicarage Road. Victoria por 0-4 y para casa. Puedo dar fe de que aquella tarde fue dura, muy dura. Por suerte, las cosas han cambiado un pelín desde entonces. De aquella goleada bajo la lluvia, tan solo basta con rememorar el primer tanto -no seamos sádicos- para corroborar la calidad ofensiva de la que dota el plantel de Eddie Howe. Esa diana que abrió la lata de una sangría de goles, es un ejemplo paladino de lo que es este Bounemouth en ataque. Corría el minuto 13 cuando nuestro protagonista de hoy, arma la contra mediante un pase largo al rey del mambo -no, no hablo de Alan Pardew, sino de King-; éste la pone en el área para que Wilson remate. Pero, entonces, la para Forster y; finalmente el balón besa la red gracias a Brooks. Un gol: 4 artífices. Y como no, todo empezó con el más bajito y matón de todos, el gran (o pequeño) Fraser.

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información