¿Por qué Agüero no recibe el reconocimiento que merece?
Sergio Agüero está disputando su séptima temporada en el fútbol inglés. Durante este tipo, se ha convertido en máximo goleador de la historia del Manchester City y uno de los delanteros más letales de la historia de la liga. Pero sigue sin recibir el reconocimiento público que merece. ¿Por qué?

El domingo 25 de febrero, el Manchester City logró el primer título de la era Guardiola tras vencer al Arsenal por 3-0 sobre el césped de Wembley y conquistar la Copa de la Liga. Como tantas veces, Sergio Agüero fue el encargado de abrir el marcador para los Citizens. Fue un gol surgido de la nada, también como tantas veces cuando hablamos del argentino. Un saque largo de portería de Claudio Bravo, Agüero le ganó la posición a Shkodran Mustafi en la disputa por el balón y finalizó con una sutil vaselina para superar a David Ospina. Ese primer gol fue determinante. Trastocó los planes del Arsenal y decantó la final. Sin embargo, el elegido como mejor jugador del partido fue Vincent Kompany.

Una vez más, Agüero había sido víctima del menosprecio del que parece ser objeto desde que llegó a Inglaterra en 2011 a pesar de atesorar unas cifras goleadoras espectaculares. Durante estas siete temporadas en el Manchester City, Agüero se ha convertido en el máximo goleador de la historia del club y está ya a solo un gol de alcanzar los 200 con los Citizens. En la historia de la Premier League, solo cuatro jugadores han sido capaces de encadenar cuatro temporadas marcando al menos veinte goles: Alan Shearer, Thierry Henry, Harry Kane y el propio Agüero. Es actualmente el 12º jugador con más goles en la historia de la Premier League con 143, a solo siete de igualar a Michael Owen, que ocupa el 8º lugar de la tabla. Y así podríamos seguir un par de párrafos más citando récords goleadores del Kun. Sin embargo, los premios han logrado esquivarle de forma asombrosa hasta ahora.

En estas seis temporadas completas, Agüero jamás ha sido elegido mejor jugador del año por ninguna de las asociaciones u organismos que conceden este premio: Asociación de Fútbolistas Profesionales (PFA, por sus siglas en inglés), Asociación de Escritores de Fútbol (FWA, ídem) o la propio Premier League. Y lo que es todavía más increíble, jamás ha sido incluido en el once ideal de la temporada en la Premier League de la PFA. En 2014-15, por ejemplo, fue el máximo goleador de la liga (26 goles) pero fueron Harry Kane (21) y Diego Costa (20) los que formaron parte del equipo del año. El único premio que ha recibido es el de mejor jugador del mes, hasta en cinco ocasiones contando el del pasado enero. Solo Steven Gerrard y Harry Kane lo han recibido en más ocasiones (6). Pero incluso en ese caso se ha visto superado por Kane, un futbolista que irrumpió en 2014-15, cuando Agüero ya llevaba tres años y 52 goles en la Premier League.

Más allá de las frías cifras, Agüero ha formado con Vincent Kompany, Yaya Touré y David Silva la espina dorsal que ha transformado la historia del Manchester City desde la llegada del jeque Mansour. Y sus goles han sido decisivos para subir cada escalón en el largo ascenso hasta la élite del fútbol mundial. En su primera temporada, anotó 23 tantos, incluyendo el decisivo que dio al City la segunda liga de su historia, 44 años después de la primera. Fue elegido mejor jugador del equipo por el club, sin embargo, la Premier League concedió el premio al mejor jugador a su compañero Vincent Kompany. Como sucedería seis años después en Wembley en la final de la Copa de la Liga.

Un aparente menosprecio que se mantendría como una constante durante todos estos años. ¿Pero cuáles son los motivos? Algunos analistas, en especial argentinos, han considerado que no ser inglés ha jugado en su contra a la hora de reconocer sus méritos. Sin embargo, muchos de los receptores de estos premios individuales durante su estancia en Inglaterra han sido extranjeros: Robin van Persie, Luis Suárez, Riyad Mahrez, N’Golo Kanté, Eden Hazard… Ser británico no representa una ventaja (o quizás una mínima) pero en cambio sí que podría representarlo la adaptación a la cultura local. Van Persie es un futbolista que llegó con poco más de veinte años a Inglaterra y permaneció más de una década. Y, como Eden Hazard, habla un impecable inglés. Una carencia que quizás ha impedido a Agüero relacionarse más con compañeros, periodistas y directivos.

Distinciones individuales y colectivas durante el periplo de Sergio Agüero en Inglaterra, y goles anotados por el argentino y posición en la tabla de goleadores (fuente: elaboración propia).

El carácter discreto de Agüero quizás juegue también en su contra. No es un tipo conflictivo como lo fue Luis Suárez durante su estancia en Liverpool, que incluyeron episodios racistas y mordiscos a rivales; ni una persona especialmente carismática como sucede con N’Golo Kanté; no es un futbolista con el cuerpo repleto de tatuajes ni unas botas fosforescentes que se pueden distinguir a veinte kilómetros.

Tampoco el carácter anual de los premios ha jugado a su favor. Agüero ha demostrado durante estos casi siete años una constancia asombrosa. Solo en dos de estas siete temporadas bajó de los 20 goles en liga (12 y 17 a causa de las lesiones) pero en general ha sido una presencia constante y, sobre todo, fiable en el ataque del Manchester City. Mientras Eden Hazard aparece y desaparece según las temporadas, Agüero ha mantenido un nivel constante. Pero eso ha provocado que Hazard fuera elegido el mejor jugador del año en 2014-15 y el segundo mejor en 2016-17 mientras que Agüero jamás recibió ese galardón.

Un factor que suele obviarse es la antipatía que genera el Manchester City en algunos ámbitos. O, para hablar con propiedad, los propietarios del club y el origen de su fortuna. A pesar de los esfuerzos del club por limpiar su imagen con campañas como la reciente a favor de la igualdad entre hombres y mujeres, o su apuesta por el fútbol base con infraestructuras millonarias como la ciudad deportiva construido junto al Etihad, el jeque sigue formando parte de la familia real de los Emiratos Árabes Unidos, un país donde los derechos humanos son vapuleados con saña un día tras otro. El jeque es un propietario necesario para la liga por la inyección de capital pero eso no le hace menos incómodo. Y, en ocasiones, su equipo no recibe el reconocimiento que merece.

Aunque quizás el principal factor que ha provocado que Agüero no recibiera el reconocimiento que merece es su propia destreza. Agüero llegó del Atlético de Madrid como una estrella en ciernes, alcanzó la madurez en Inglaterra y durante el último lustro ha sido uno de los diez mejores delanteros del mundo. Agüero es tan infalible que damos por sentado que marcar veinte goles en la Premier League es lo mínimo esperable de él. Cuando fue el máximo goleador de la Premier League en 2014-15 con 26 goles, Diego Costa y Harry Kane fueron los delanteros elegidos en el equipo ideal del año en la liga. Quizás porque 26 goles nos parece simplemente la cifra mínimo esperable de Agüero. Para destacar debería marcar 30. O 35.

Este año, Agüero suma ya 21 goles en liga, por detrás de Harry Kane (24) y Mohamed Salah (23). Con toda seguridad, este año tampoco será elegido el mejor del año por nadie. Aunque su equipo ganará la liga y el argentino será su máximo goleador. Quizás esta vez sí sea incluido en el equipo del año junto a Kane. Pero eso poco importa. Con premios o sin ellos, Sergio Agüero es ya una leyenda del Manchester City y del fútbol inglés. Y no existe premio más prestigioso que formar parte del gran libraguo de la historia del fútbol: la memoria colectiva de los aficionados. Y ahí, Agüero tiene un par de páginas reservadas.

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información