Premier League 2015-16: el entrenador del año
En esta ocasión, apartamos la mirada del césped para dirigirla hacia los banquillos. Ha sido una temporada complicada para los entrenadores, muchos han perdido su trabajo, desde Dick Advocaat o Tim Sherwood tras unos meses de competición, hasta Roberto Martínez o Quique Sánchez Flores en la recta final. ¿Quién habrá sido el mejor?

1. Claudio Ranieri (Leicester)

El nombramiento del técnico italiano en verano fue recibido con escepticismo por medios de comunicación y aficionados. Algunos apuntaban a su reputación de perdedor (de la que se burló en su día José Mourinho) tras no haber logrado jamás ganar una liga de primera división en tres décadas de carrera. Otros hacían hincapié en su edad y su supuesto desconocimiento de las tendencias actuales (a los que también hizo referencia Mourinho, de hecho). Ranieri demostró a todos que se equivocaban. El transalpino regaló amabilidad y sonrisas a la prensa, pizzas a sus jugadores y un sueño imposible a sus aficionados. ¿El resultado? El título más sorprendente de la historia del fútbol inglés.

2. Mauricio Pochettino (Tottenham)

Cuando le contrató como entrenador del Tottenham en sustitución de Tim Sherwood (sic), Daniel Levy fue claro con Mauricio Pochettino: el grifo del presupuesto para fichajes estaba cerrado a causa de la construcción del nuevo White Hart Lane, así que debería apañarse con unos pocos millones de libras y la cantera del club. El argentino dio la oportunidad a Harry Kane, fichó a un par de jóvenes que acabarían siendo piezas importantes en la selección inglesa (Eric Dier y Dele Alli), recuperó a Mousa Dembélé y Erik Lamela, y le birló el mejor defensa de la liga al Southampton (Toby Alderweireld). Con eso, tuvo suficiente para superar por primera vez al Arsenal en la liga desde 1995.

Mauricio Pochettino (Ian MacNicol/Getty Images)

3. Roland Koeman (Southampton)

Cuando el técnico holandés llegó a Southampton en verano de 2014, la mitad de su plantilla estaba haciendo las maletas para emprender rumbo a Liverpool. Aquella primera temporada, Koeman perdió a pilares del equipo como Dejan Lovre, Luke Shaw, Adam Lallana, Rickie Lambert o Calum Chambers. Pero el técnico les sustituyó con inteligencia, recurriendo a menudo a sus conocimientos sobre la Eredivisie de su país y superó la posición en liga de la temporada anterior con Pochettino. El verano pasado, una vez más, las aves de rapiña merodearon por St. Mary's y arrancaron a Toby Alderweireld o Nathaniel Clyne. Pero una vez más, el técnico les reemplazó con jugadores procedentes de ligas menores, como Cedric Soares o Virgil van Dijk, y el equipo ha alcanzado esta temporada una histórica sexta plaza que le permite competir en Europa por segundo año consecutivo.

Ronald Koeman (Gareth Copley/Getty Images)

4. Slaven Bilic (West Ham)

El West Ham asumió un riesgo elevado deshaciéndose de Sam Allardyce en verano. Aunque con un fútbol directo y tedioso, Big Sam había logrado devolver a los Hammers a la Premier League y estabilizarlos en la élite del fútbol inglés. Pero los dueños David Gold y David Sullivan decidieron que era momento de dar un paso al frente. Tras realizar aproximaciones por técnicos de prestigio europeo como Jürgen Klopp o Rafa Benítez, acabaron decantándose por Slaven Bilic, un exjugador del club sin experiencia en las grandes ligas europeas. La apuesta no pudo haber salido mejor. Bilic ha comandado un grupo de jugadores talentosos hasta luchar por un puesto en la Champions League y, lo que es más importante, ha generado una ola de optimismo en el club que ha desembocado en una ampliación del estadio olímpico hasta 60.000 espectadores para dar respuesta a la avalancha de peticiones para la próxima temporada.

Slaven Bilic (Paul Gilham/Getty Images)

5. Eddie Howe (Bournemouth)

El cuento de hadas del Leicester y la extraordinaria temporada del Tottenham han opacado el trabajo del entrenador inglés más prometedor de los últimos años. Eddie Howe comandó al Bournemouth a través de dos ascensos y afrontó esta temporada el reto máximo: mantener a los modestos Cherries en la Premier League. La cadena de lesiones de principio de temporada (los recién llegados Max Gradel y Tyrone Mings, el goleador Callum Wilson) se antojaban como un torpedo en la línea de flotación del equipo que acabaría por hundir el buque de Howe. Sin embargo, el técnico inglés exprimió el talento de teóricos suplentes como Junior Stanislas o Dan Gosling, y en enero realizó algunas incorporaciones clave, como la de Benik Afobe. Los Cherries sellaron su permanencia a falta de cinco jornadas, un logro que pocos imaginaban meses atrás.

Eddie Howe (Steve Bardens/Getty Images)
Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información