Premier League 2016-17: los cánticos del año
Una temporada más, los aficionados ingleses han dado muestra de su ingenio, sarcasmo y humor negro en las tribunas de la Premier League. Ha sido un año complicado para Leicester, West Ham y Arsène Wenger, víctimas propicias de sus rivales.

La mudanza al Estadio Olímpico

No ha sido un año sencillo para el West Ham con la mudanza al rebautizado London Stadium. Los malos resultados y la peor organización provocaron que en algunos partidos los aficionados decidieran no acudir al estadio, para burla de los rivales.

There here, there there, there every fucking where empty seats, empty seats" cantaron los aficionados del Leicester en su primera visita al nuevo estadio.

Por supuesto, los que más disfrutaron con la debacle del West Ham fueron sus rivales ciudadanos. “¿Is there a fire drill?” (“¿Hay un simulacro de incendio?”) cantaron los aficionados del Chelsea durante su victoria por 1-2 mientras los Hammers abandonaban el estadio antes del pitido final.

En ese mismo partido, los aficionados del Chelsea cantaron “You’re not West Ham anymore” (“Ya no sois el West Ham”).

Ambos equipos se encontraron también en Copa de la Liga en el mismo escenario y los aficionados del Chelsea cantaron a sus rivales “Your ground is too big for you” (“El campo es demasiado grande para vosotros”).

En alusión al ambiente silencioso del estadio, los aficionados del Arsenal demostraron su capacidad para reirse de sí mismos cuando se preguntaron “¿Is this the Emirates?” (“¿Es esto el Emirates?”) en alusión al ambiente normalmente tranquilo en su propio estadio.

La verdad es que todo ha ido mal este año en los Hammers, comenzando por la huida de Dimitri Payet, que pasó de héroe a villano en cuestión de semanas. El cántico dedicado al jugador francés fue adaptado a su nuevo estatus: Fuck off Payet, Dimitri Payet / We just don't want you anymore / You've got some fucking front / You money grabbing cunt / Fuck off Dimitri Payet!

La debacle del Leicester

El Leicester tampoco ha tenido un año sencillo tras el título de la temporada pasada. Los aficionados de varios clubes criticaron el despido de Claudio Ranieri, como los del Manchester City el 13 de mayo: "Ranieri, Ranieri, you stabbed him in the back, you bunch of fucking twats" ("Ranieri, Ranieri, le apuñalasteis por la espalda, panda de malditos desgraciados").

Los aficionados del Swansea centraron sus burlas en Jamie Vardy, que tuvo un arranque de temporada muy complicado, hasta que Craig Shakespeare sustituyó a Claudio Ranieri: "So fuck off, Jamie Vardy, you've had your fucking party, your going down, down, down" ("Que te den, Jamie Vardy, ya tuviste tu maldita fiesta, ahora vas a bajar").

Aficionados autocríticos

Pero lo cierto es que los aficionados del Leicester han sido los primeros que se han tomado con humor su drástico declive. Ante el Liverpool, en el primer partido de Shakespeare en el banquillo, reaccionaron al 1-0 con un sorprendido "¡We've scored a goal!" ("¡Hemos marcado un gol!").

Antes, el 24 de septiembre, los aficionados del Leicester no perdieron el humor a pesar del 4-1 que les infligió el Manchester United en Old Trafford y les dedicaron un "Champions of League One, you'll never sing that" ("Campeones de League One, nunca podréis cantar eso").

Durante su derrota por 3-0 ante el Chelsea en Stamford Bridge, los aficionados del Middlesbrough corearon cualquier acercamiento a la portería rival con cierta extrañeza: "We've had a shot" ("Hemos disparado a portería"), cantaron tras una rara ocasión.

El Burnley fue tan sólido en casa como frágil fuera. Así que, cuando por fin ganó un partido fuera de casa en Selhurst Park, no pudo evitar burlarse de su rival, el Crystal Palace, al son de "How shit must you be, we're winning away" ("Qué malos debéis ser, estamos ganando fuera de casa".

Vincent Janssen no ha sido precisamente el mejor fichaje de la temporada. Y los aficionados del Tottenham no han dejado pasar la oportunidad de exhibir su sarcasmo, como cuando el delantero marcó el 4-0 ante el Bournemouth y entonaron un clásico "Vincent Janssen, he scores when he wants" ("Vincent Janssen marca cuando quiere").

Aunque quizás el premio a la burla con un jugador propio debería ser para los aficionados del Manchester United. En noviembre aparecieron en la prensa fotos de Wayne Rooney en estado de embriaguez tras colarse en una boda mientras estaba concentrado con la selección inglesa. En su siguiente partido con el United, sus propios aficionados le cantaron "Rooney's on a bender" ("Rooney está de borrachera") cuando salió a calentar.

Mejor nota en geografía...

... para los aficionados del Leicester, que cantaron “Champions of England, you’ll never sing that" ("Campeones de Inglaterra, nunca podréis cantar eso")... a los del Sevilla.

Un cántico recurrente

Arsène Wenger ha tenido que soportar esta temporada una avalancha de protestas de sus propios aficionados y, por supuesto, las burlas de los rivales. En los últimos meses, cada estadio le ha recibido al (sarcástico) ritmo de "Arsène Wenger, we want you to stay" ("Arsène Wenger, queremos que te quedes").

Jugadores poco populares

Durante el partido contra el Chelsea, los aficionados del Southampton reaccionaron inmediatamente cuando John Terry saltó a calentar justo enfrente de ellos: "John Terry, he's shagged all your wives" ("John Terry, se ha follado a todas vuestras mujeres"). Una versión de un cántico que, con diferentes versiones, lleva años dando vueltas...

Los aficionados del Arsenal no tienen a Cesc Fàbregas en gran estima desde que fichó por el Chelsea, así que cuando saltó a calentar en el partido entre ambos, le dedicaron un "Even Chelsea think you're shit" ("Incluso el Chelsea piensa que eres malo").

En el partido de Copa de la Liga contra el Hull City, Marouane Fellaini entró al terreno de juego en el minuto 91, provocando que sus propios aficionados le cantaran "If Fellaini scores, we're on the pitch" ("Si Fellaini marca, invadimos el campo").

El clásico recochineo de cada temporada

Un grupo de aficionados del Chelsea fue condenado por no dejar entrar a un hombre de color en un vagón de metro en París. Así que, cuando los aficionados de los Blues comenzaron a gritar a Danny Rose, los aficionados del Tottenham les respondieron con un "¿Would you let him on the train?" ("¿Le dejaríais subirse al tren?").

El 10 de diciembre, el Stoke visitó el Emirates y se adelantó en el marcador. Momento que aprovecharon sus aficionados para burlarse de los del Arsenal con un "1-0 to the rugby team" ("1-0 para el equipo de rugby") en relación con las tradicionales críticas por su estilo directo en relación con el asociativo del Arsenal. Un clásico de cada año.

En su ánimo de innovar y generar un espectáculo cada año más atractivo para los espectadores, el Chelsea ha apostado por una especie de espectáculo de luz y de color antes de los partidos que no deja indiferente a nadie. Los aficionados del Tottenham mostraron su opinión al son de "¿What the fucking hell was that?" ("¿Qué demonios fue eso?").

David Moyes no ha tenido una temporada sencilla al frente del colista Sunderland. Los aficionados del Liverpool le recibieron al son de "David Moyes is a football genius", un cántico que ya le dedicaron cuando era entrenador del Manchester United.

La canción de Zlatan

En Inglaterra, basta con dar tres pases bien para tener una canción. Si Fellaini tiene una, no podía ser diferente en el caso de Zlatan Ibrahimovic.

Zlatan Ibrahimovic / He is a Swedish hero / On a free from PSG / He cost us fucking zero / 6 foot 5; hard as fuck / He gets the Reds excited / Stick your City up your arse / 'Cos we are Man United! (Zlatan Ibrahimovic / Es un héroe sueco / Llegó gratis del PSG / No nos costó ni una maldita libra / Mide 1,98 y es duro como nadie / Pone a los Reds en pie / Métete el City por el culo / Porque somos el Man United).

Aficionados con ánimos

El 24 de septiembre, el Chelsea perdió 3-0 ante el Arsenal en el Emirates, un partido que acabaría cambiando el curso de la liga. A pesar de la derrota, los aficionados de los Blues se arrancaron en la recta final con un optimista "We're gonna win 4-3" ("Vamos a ganar 4-3").

El 19 noviembre, durante el encuentro entre Sunderland y Hull, las luces del Stadium of Light se apagaron. Lo cual no desanimó a los aficionados de los Black Cats, que iluminaron sus teléfonos móviles mientras cantaban "We are Sunderland, we'll sing in the dark" ("Somos el Sunderland, cantaremos en la oscuridad").

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información