Previa 2017-18: Bournemouth
El equipo de Eddie Howe afronta su tercera temporada consecutiva en la Premier League tras su excelente novena posición del curso pasado con la ambición de seguir creciendo.

Después de que Eddie Howe hiciera historia con el AFC Bournemouth al llevarle hasta la máxima división del fútbol inglés hace ya dos años, el ascenso ininterrumpido del equipo -y de la entidad- ha sorprendido incluso a los más optimistas.

Lo cierto es que en las dos -únicas- temporadas del conjunto sureño en la Premier League prácticamente no ha sufrido para mantener la categoría. La primera campaña sirvió como adaptación para muchos jugadores -la gran mayoría del equipo- que nunca antes habían jugado en la Premier. La temporada pasada fue considerada de consolidación, terminando novenos en la tabla. Pero, y ahora qué?

Movimientos en portería

La dirección técnica del club se ha movido bien y rápido en este mercado veraniego: la llegada de Asmir Begovic en porteria no solo aumenta la competitividad en ese puesto sino que también supone una importante mejora teniendo en cuenta que Artur Boruc cumple 38 años en febrero. Aunque el arquero polaco se ha mostrado siempre muy profesional y ha mantenido un buen nivel, además de ser muy querido por la afición Cherrie.

La continuidad de Adam Federici, que era el suplente habitual de Boruc en las últimas campañas, queda en el aire. El portero australiano de 32 años apenas ha contado con minutos -más allá de las primeras rondas de copa- y con la llegada de Begovic el club debería encontrar una salida para el guardameta.

Además, también forma parte de la plantilla el joven prometedor Aaron Ramsdaleportero titular de la Inglaterra sub-19 que se ha proclamado campeona de Europa este mismo verano. Solo encajó dos goles en los cinco partidos que jugó el combinado inglés y, después de tener algunos minutos en pretemporada, toca decidir si una cesión es lo mejor para el crecimiento del futbolista.

El punto débil: la defensa

Nathan Aké, quien estuvo cedido la temporada pasada hasta el mes de enero, cuando Antonio Conte fue consciente del enorme potencial del defensor neerlandés, ha regresado en forma de fichaje permanente. Aké apenas tuvo minutos en su regreso a Stamford Bridge -jugando algunos partidos de copa y poco más-, y es que Conte hizo muy pocas variaciones en el once durante toda la temporada.

El bajón de rendimiento que padeció el equipo en defensa tras la marcha de Aké fue muy evidente, como por ejemplo durante la derrota por 3-1 en Hull a finales de enero, donde Tyrone Mings tuvo que jugar de central. Aquel partido dejó una clara sensación de que con Aké en el césped hubiera sido otra historia.

De este modo se convierte Aké en el fichaje más caro de la historia del club (20 millones de libras) y compartirá el eje de la defensa con Steve Cook. Charlie Daniels y Adam Smith ocuparán los laterales, dejando en el aire la importancia de Simon Francis, capitán experimentado del equipo, quien jugó todos los partidos como lateral en la temporada del ascenso pero pasó a ser central al ascender a Premier League.

La incorporación de Aké debería solucionar uno de los mayores problemas del equipo: la defensa. O mejor dicho, los goles en contra. Si algo se le ha reprochado a Eddie Howe en cuanto al juego del equipo es la facilidad con la que encajan goles. Muchos de ellos a balón parado, a pesar de que Steve Cook y Nathan Aké sean muy fiables en el juego aéreo.

Las condiciones de los dos laterales titulares (Adam Smith y Charlie Daniels) determinan en gran medida el juego de todo el equipo. Son jugadores muy profundos en la banda, con una gran habilidad para colgar balones -sobre todo Daniels, con su precisa pierna izquierda, como demuestran sus 3 goles y 3 asistencias en Premier la temporada pasada- y, en definitiva, destacan por su vocación ofensiva. Quizá esta sea una de las razones que expliquen la fragilidad defensiva del Bournemouth.

Brad Smith, lateral zurdo de 23 años, llegó el pasado verano por una cifra cercana a los 6 millones de libras procedente del Liverpool. El joven australiano no logró hacerse un hueco en el once en ningún momento de la temporada, ya que el rendimiento de Daniels fue muy notable -aunque el lateral inglés cumple 31 en septiembre-. Por esta razón, Smith debería cobrar más importancia en los planes de Howe durante esta temporada. Ya ha contado con tiempo de juego en varios amistosos de pretemporada.

Continuismo en la medular

Harry Arter, Dan Gosling y Andrew Surman seguirán siendo figuras claves en el centro del campo del conjunto sureño. La intensidad y la presión alta en campo contrario son algunos de los rasgos que deben cumplir los mediocentros en el Bournemouth, pero en cuanto a la creación de juego el equipo se estanca algo más cuando el rival se encierra en su propia área.

Es por eso que la figura de Lewis Cook puede ser importante esta temporada. El joven mediocentro alzó la Copa del Mundo sub-20, también este verano, después de que Inglaterra ganara dicho certamén. Cook era el capitán y uno de los hombres importantes en el equipo. Con un rol posicional en la medular del equipo pero con una gran facilidad para romper líneas de pase, Cook afronta esta temporada con la ambición de que sea la de consolidación.

Dependiendo del momento de forma y de las características del rival, Eddie Howe decidirá si salir con uno o dos delanteros -habitualmente son dos- y eso dejará más o menos opciones para que el joven Cook acumule minutos de juego en un centro del campo donde Harry Arter es indiscutible, siempre que esté en condiciones físicas.

En cuanto a las bandas, el único que parece fijo es el joven escocés Ryan Fraser tras su excelente rendimiento el curso pasado, con tres goles y cinco asistencias y actuaciones estelares como su decisiva participación ante el Liverpool en la mítica victoria por 4-3 en Dean Court. El decepcionante Jordon Ibe, el siempre fiable Marc Pugh y Junior Stanislas competirán por el otro puesto, donde Pugh parte con ventaja tras su excelente pretemporada.

Más competencia en ataque

Pocas veces resulta tan excitante el fichaje de un jugador que cumple 35 años en apenas dos meses. Pero Jermain Defoe no entiende de edad. Y los aficionados le adoran, como la mayoría de seguidores neutrales del fútbol inglés, por su profesionalidad dentro y fuera del césped. Aunque pocos lo recuerden, Defoe jugó en Bournemouth la temporada 2000-01 cedido por el West Ham.

En esa campaña, en la cual el equipo estaba en la Second Division, Defoe marcó 18 goles en 29 partidos ligueros, igualando el récord de John Aldridge y Clarrie Jordan al marcar durante 10 jornadas consecutivas. Aunque hayan pasado ya 17 años, los aficionados más fieles recuerdan esos números de un joven Defoe que empezaba a despuntar y las exigencias serán altas en lo que debería ser un fichaje de rendimiento inmediato.

La recuperación de Callum Wilson de su lesión de rodilla condicionará la situación y los minutos de los delanteros del equipo. También el rendimiento de Joshua King, que si logra mantener el estado de forma de la segunda mitad de temporada que nos regaló hace pocos meses, será determinante e indiscutible. King acabó la temporada en estado de gracia (con 16 goles en Premier) y Howe ha declarado en reiteradas ocasiones que el noruego "puede lograr lo que se proponga". El Tottenham se interesó por él este verano pero necesitará completar otra gran temporada para atraer la atención de los grandes del país y demostrar que no es flor de un día.

Benik Afobe es otra de las variantes ofensivas que tiene el equipo, aunque la temporada pasada pareció estar un peldaño por debajo de King. Ahora, con más competencia que nunca en la delantera, a Benik le toca dar un paso adelante para convertirse en pieza importante de un proyecto que sueña y trabaja para mantener la categoría un año más y consolidarse así en la Premier League.

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información