Previa 2018-19: Wolverhampton Wanderers
Los Wolves, un histórico del fútbol inglés, regresan a la Premier League. Y lo hacen lejos de la modestia habitual en los recién ascendidos. El equipo de Guo Guangchang y Jorge Mendes tiene otras metas más ambiciosas.

Los Wolves son el “placer culpable” de la Premier League. Es el equivalente futbolístico a comer en un McDonald’s, ver Fast & Furious 28 o leer un thriller insustancial. La culpa de todo la tiene Jorge Mendes y sus socios chinos, que han confeccionado un equipo tan agradable de ver como difícil de querer.

El verano de 2016, Fosun International, una empresa propiedad del multimillonario chino Guo Guangchang, compró los Wolves, un club histórico en horas bajas, con la única intención de ascenderlo a la Premier League a las primeras de cambio mediante su acuerdo con el superagente Jorge Mendes. A través de otra empresa, Guangchang tiene un 20% del accionariado de Gestifute, la empresa de representación de Mendes. En otras palabras, el club se ha convertido en una vía para ganar dinero comprando y vendiendo jugadores una vez que la FIFA prohibió tajantemente que agentes y empresas fueran propietarios de jugadores (el famoso TPO, third-party ownership, que casi acaba con el West Ham en segunda división tras el fichaje opaco de Javier Mascherano y Carlos Tévez).

Estos chanchullos empresariales explican que un equipo de segunda división pudiera fichar a un jugador como Ruben Neves, un futbolista que se llevó por delante Championship la temporada pasada y que, si no fuera por la intercesión de Mendes, habría estado jugando en un club europeo con participación en competiciones UEFA.

Pero Neves dista de ser el único portugués representado por Mendes que tiene en nómina los Wolves. El entrenador, Nuno Espírito Santo, fue el primer cliente del agente cuando todavía no era más que el dueño de una discoteca. Y hay otros cinco futbolistas, además de Neves: Rui Patricio, Diogo Jota, Hélder Costa, Joao Moutinho e Ivan Cabaleiro. Ruben Vinagre es séptimo portugués de la plantilla y el único que, sorpresa, no representa Mendes. Por ahora.

Con estos medios, no es de extrañar que los Wolves arrasaran en Championship el curso pasado. El equipo de Nuno se quedó a un punto de alcanzar los 100, fue el máximo goleador, el menos goleado (empatado con el Cardiff), el que logró más victorias y el que sumó menos derrotas.

La temporada pasada, Nuno empleó un 3-4-3 ofensivo para extraer el máximo rendimiento a toda su pólvora ofensiva. En portería, el internacional Rui Patricio sustituirá al veterano John Ruddy, que está al borde de los 32 años y era uno de los puntos débiles del equipo. En la línea de tres centrales, Willy Boly será una vez más el pilar. El central, cedido el curso pasado, ha sido finalmente adquirido al Oporto.

La principal novedad de la defensa se ha producido en el carril izquierdo. Nuno ha traspasado al Leeds al escocés Barry Douglas, indiscutible el año pasado gracias a un rendimiento excepcional. A pesar de eso, ha sido vendido y su puesto se lo disputarán el cedido Jonny Castro y el ya mencionado Ruben Vinagre. El español parte en ventaja para ocupar esa posición.

El equipo pivotará de nuevo en torno a Neves, un futbolista diferente al resto y que no debería tardar en hacer las maletas en busca de oportunidades más lucrativas. Su acompañante debería ser su compatriota Joao Moutinho, que sentará en el banquillo al marroquí Romain Saiss, titular el curso pasado.

Arriba es donde los Wolves acumulan mayor potencial. Leo Bonatini fue el titular en punta el curso pasado, en que anotó 12 goles. Este año, el brasileño tendrá la competencia del mexicano Raúl Jiménez, que llega cedido procedente del Benfica, otro de los clubes donde Mendes hace y deshace a su antojo. En los costados, Diogo Jota, que también ha convertido su cesión en compra permanente, será un fijo. El portugués fue el máximo anotador del equipo la temporada pasada con 17 goles y Nuno tiene grandes esperanzas depositadas en él. Y Mendes, claro.

Al lado contrario debería estar Hélder Costa, un futbolista llegado a bombo y platillo del Benfica (sí, él también) que decepcionó en su temporada de debut a pesar de participar en cinco goles y seis asistencias. Si no espabila en este curso, Ivan Cabaleiro, toda una revelación el curso pasado con 9 goles y 12 asistencias, no tardará en arrebatarle el lugar.

Nuno dispone de una plantilla de mucha calidad y que, sobre todo, atesora una juventud insultante: Vinagre, Cabaleiro, Neves, Jota, Bonatini, Castro y Costa tiene 24 años o menos. Al igual que dos perlas de la cantera que han visto su progresión frenada por la inmigración masiva procedente de Portugal: Kortney Hause y Dominic Iorfa, que estuvo cedido la temporada pasada en el Ipswich. En 2016, aparecieron en los puestos 32º y 31º en nuestra lista anual de los 50 mejores sub-21 que juegan en Inglaterra. De hecho, de los teóricos titulares, Moutinho y Patricio son los únicos mayores de 27 años.

Desde 2007, en que lo logró el Reading, ningún recién ascendido de la Premier League ha logrado pasar del noveno lugar en la clasificación. Ese debe ser el reto que se marque esta temporada los Wolves. El histórico club de las West Midlands, uno de los doce miembros fundadores de la Football League en 1888, no es un recién ascendido al uso. El capital chino y las conexiones de Mendes le colocan como un firme candidato al primer puesto detrás de los seis grandes. De hecho, ahí es donde las casas de apuestas colocan al equipo, por delante de otros más asentados como Everton o West Ham.

Los aficionados de los Wolves han vivido en una montaña rusa de divisiones y emociones en los últimos seis años. El club comenzó el año natural 2012 jugando en Premier League. En agosto de 2013, algo más de un año después, estaba jugando en League One contra equipos como el Gillingham, Port Vale o Crawley Town. Así que si alguien conoce la volatilidad de este deporte son los aficionados de los Wolves. La única incógnita que les asalta ahora es saber cuál es el propósito de los dueños del club: catapultarlo a la élite de la élite o utilizarlo simplemente como un escaparate para hacer caja con futbolistas jóvenes. De eso dependerán las aspiraciones de los Wolves en el corto-medio plazo.

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información