Silva rescata al Man City en un duelo sin red
El Manchester City comenzó perdiendo al minuto de juego y tuvo que esperar 85 minutos para completar una remontada que le permite enderezar su rumbo europeo.

Cinco de las ocho derrotas del Manchester City desde el inicio de la temporada pasada se han producido en Champions League, incluyendo la doble debacle en los cuartos de final de la pasada edición ante el Liverpool y la inesperada derrota en casa en el partido inaugural de esta edición. Así que es lógico que los de Pep Guardiola afrontaran este partido con una doble presión: la de conseguir los tres puntos para enderezar su rumbo actual y la de convencer a aficionados y analistas de que el equipo que aplasta a sus rivales los fines de semana es el mismo que sucumbe entre semana. El primer objetivo se logró, el segundo no.

El equipo de Guardiola solo tardó un minuto en encajar el 1-0 tras una combinación entre Kerem Demirbay e Ishak Belfodil, posiblemente los de mejores futbolistas del equipo del joven Julian Nagelsmann. No podían soñar con mejor inicio los jugadores del precoz estratega que dirigirá al RB Leipzig la próxima campaña. Pero el Manchester City reaccionó apenas unos minutos después con el 1-1 de Sergio Agüero, un futbolista que no parece cansarse jamás de marcar goles. Máximo goleador de la historia del club, renovó recientemente se contrato hasta 2021 y, a este ritmo, podría seguir jugando hasta el siglo que viene.

Nagelsmann se ha ganado una reputación como un técnico innovador y sin alergia a los riesgos. Así lo demostró su defensa adelantada, aunque ese movimiento táctico pudo costarle más de un disgusto por culpa de la velocidad de Leroy Sané y Raheem Sterling, que desbordaron por las bandas una y otra vez. Solo la falta de puntería evitó que el City se adelantara antes del descanso.

Sin embargo, el City se mostró una vez más lejos del equipo que arrasa en la competición doméstica. Pasada la hora de juego, Guardiola realizó una modificación táctica que arrinconó a los alemanes. El de Santpedor dio entrada a John Stones por Nicolás Otamendi y pasó del 4-3-3 inicial a un 3-4-2-1 con Stones en la medular junto a Fernandinho. La intención del catalán fue fomentar el juego por las bandas con dos carrileros muy ofensivos como Sterling y Sané.

Pero no sería ninguno de ellos el encargado de desequilibrar la balanza cuando el City ya rozaba una posesión del 70%. David Silva, en el minuto 86, le robó la cartera al central Stefan Posch dentro del área y batió a Oliver Baumann para desatar la euforia de Guardiola. A pesar de su dominio y de crear muchas más ocasiones que su rival, el City cayó de nuevo en el pase insustancial en demasiadas ocasiones. Sin Kevin De Bruyne, que esta semana ha vuelto a los entrenamientos tras su lesión, el City es un equipo plano y previsible. Si quiere aprobar la asignatura pendiente de la Champions League necesitará actuaciones mucho más convincentes que la de esta noche en Alemania.

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información