Twitter y los fichajes

Twitter es una herramienta muy potente para los medios de comunicación que permite difundir información a un ritmo vertiginoso, casi en tiempo real. Pero al mismo tiempo, permite propagar información falsa a mucha gente en poco tiempo. Cuatro consejos para evitar caer en la trampa.

Twitter es una herramienta muy potente para los medios de comunicación que permite difundir información a un ritmo vertiginoso, casi en tiempo real. Pero al mismo tiempo, permite propagar información falsa a mucha gente en poco tiempo. Por eso, en época de mercado de fichajes, conviene mantenerse vigilante para evitar que nos metan un gol. Cuatro consejos para detectar fácilmente el 95% de los bulos que corren por la red.
1. Contrastar las fuentes. Una mañana, mientras navegas sin ton ni son por Internet, alguien en tu timeline retuitea un mensaje de un tercero anunciando que Roberto Mancini, el técnico del Manchester City, ha firmado un contrato por cinco años con la Federación rusa para convertirse en seleccionador de aquel país. El primer paso en estos casos debe ser siempre consultar la fuente original. Este procedimiento nos acabará llevando hasta un desconocido periodista ruso con un millar de seguidores que no cita ninguna fuente oficial (un secretario de la federación, el agente de Mancini, etc.) y posiblemente ha sido invadido por unas ansias desmesuradas de notoriedad. Veredicto: trabajar diariamente con Mario Balotelli debe ser una tortura, pero no tanto para cambiar al campeón de la Premier League por una gélida existencia en Moscú.
2. Fiabilidad de las fuentes. Medios de comunicación e individuos tienen un grado diferente de fiabilidad. Algunos medios recurren al sensacionalismo para aumentar las ventas, es lo que sucede con los tabloides británicos y los diarios deportivos españoles, por ejemplo. Si el Daily Mail o el Marca afirman que Guti ha fichado por el West Ham o que Gareth Bale se incorporará al Barça este verano, habremos de reconocer la inventiva del autor de la noticia pero nunca darla por válida. Otra cosa es que el Guardian, el Telegraph o Sky Sports anuncien que el Chelsea tiene un preacuerdo por Oscar o que el Chelsea ha presentado una oferta por Modric. En ese caso, más vale abrir los oídos. Veredicto: crea dos carpetas en tus marcadores en el navegador, una con el título “Periódicos”, donde puedes colocar enlaces al Guardian y al Telegraph, por ejmplo, y otra con el título “Humor”. Ahí es donde van Sport, Marca, As, Daily Mail, The Sun, Daily Mirror y demás panfletos cómicos.
3. Leer con inteligencia y espíritu crítico. Imaginemos que el Marca titular una noticia “Chelsea y Atlético llegan a un acuerdo para intercambiar a Falcao por Torres”. En realidad, no hace falta imaginar mucho porque se llegó a publicar. Una vez entramos en la noticia, nos damos cuenta que el presunto acuerdo del titular está lejos de ser real. Resulta que “el entorno de Torres” (¿Su ama de llaves? ¿Un primo lejano?) ha afirmado al diario que “vería con buenos ojos” regresar al Atlético. Mientras, el Chelsea (como entidad abstracta) estaría encantado de intercambiar al español por Falcao. Y ya está. Sin declaraciones, sin cifras, sin fuentes de apoyo. No menciona siquiera un ligero problema para la operación: cómo logrará el Atlético costear el millonario sueldo de Torres. ¿O es que renunciará a la mitad de lo que cobra? Veredicto: hay que superar siempre el titular y leer críticamente la información en busca de la información fiable. Si existe, claro.
4. Sentido común. El último filtro debe ser siempre el sentido común. Recientemente, se difundió a través de Twitter un rumor que apuntaba a que Robin van Persie había fichado por el Málaga. Es decir, el holandés deja el Arsenal en busca de títulos y ficha por el Málaga de la liga escocesa, perdón, española. Veredicto: un buen rumor inventado debe hacer reír pero tener también un mínimo de credibilidad. En el caso de RVP y el Málaga, se cumple lo primero, pero no lo segundo.
En resumen, con unos mínimos controles, se pueden detectar los bulos que tratan de intoxicar la red. Otro día, trataré de explicar cómo inventar un buen rumor que se propague como el viento. En realidad, basta con elegir un jugador mediático pero un escalón por debajo de las superestrellas (Theo Walcott, por ejemplo) e imaginar un movimiento improbable a un club poco probable (digamos el PSG, esa exposición temporal de jugadores sobrevalorados). Luego, basta con ponerle cifras (no redondas, por ejemplo, 9,5 millones de libras). Y añadir una fuente fiable en forma de retuit: “RT @SkySports: “Según Sky Sports, el Arsenal ha llegado a un acuerdo con el PSG para la venta de Theo Walcott por 9,5 millones de libras”. En inglés, claro. Y ya está.
Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información