Un adiós (in)esperado
Santi Cazorla se despide del Arsenal tras seis temporadas y varias lesiones que han minado su carrera profesional como futbolista. Su etapa como Gunner ha dejado una huella imborrable que el club londinense no ha sido capaz de reemplazar. Cazorla vuelve ahora al club de su infancia, el Villareal, para comenzar desde cero y para luchar por volver lo antes posible a los terrenos de juego.

La efímera carrera de un futbolista es como una montaña rusa: tiene una subida que, aunque breve, parece tardar años en llegar pero que finaliza en una cúspide y una consecuente bajada. Lo mismo ocurre con un jugador profesional: desde sus inicios acumula años de preparación y de crecimiento que le llevan al punto más álgido de su carrera, a partir del cual solo encuentran una caída. 

Santi Cazorla ha confirmado que deja el Arsenal después de seis temporadas y tras dos años de inactividad copados de sufrimiento y rehabilitaciones que han dado de todo menos buenas esperanzas al jugador español. Cazorla estaba a punto de llegar a la cima de su montaña rusa mientras lideraba el centro del campo del Arsenal (si es que no se encontraba allí ya desde hace un par de años) cuando las lesiones acabaron con su carrera y adelantaron la inevitable caída que todo futbolista debe afrontar más tarde o más temprano.

Una lesión de rodilla en noviembre de 2015 le mantuvo alejado de los terrenos de juego hasta la última jornada de la temporada, en mayo de 2016 (cuando desde un primer momento parecía que solo estaría fuera cerca de tres meses) y su grave e impactante lesión del talón de Aquiles en un partido de Champions League frente al Ludogorets un año más tarde frenó su recuperación y minó su confianza. Las numerosas operaciones y una gangrena que infectó y eliminó parte del tendón dificultó la situación hasta el punto en el que Cazorla podía perder su pierna o incluso darse por satisfecho si podía volver a caminar. 

 

 

 

Las lesiones de tobillo han sido el calvario particular de Cazorla (Pablo García para MARCA)

Cazorla no solo dejó el fútbol de lado, sino que dejó al Arsenal sin su pilar fundamental, sin la pata sin la cual la mesa se derrumba. Los resultados del club inglés con o sin Cazorla hablan por sí solos: en la 2017/18 antes de su lesión los Gunners ganaron seis partidos y empataron y perdieron uno, y tras su lesión ,hubo diecisiete victorias, cinco empates y ocho derrotas.

Sin embargo, dos más dos no siempre suman cuatro y los números no son la variable más fiable a la hora de establecer comparaciones o analizar situaciones concretas. El Arsenal no necesitó tirar de estadísticas y de resultados para dejar claro que sin Cazorla su juego no era el mismo. Faltaba esa figura que lideraba el juego y que compactaba al equipo, que daba pases clave o que bien los cortaba para organizar el contraataque. Aunque lo intentaron, los Gunners nunca consiguieron dar con la tecla justa, ni con el jugador adecuado. Cazorla dejó un vacío en el once que nadie supo suplir y no sería una barbaridad preguntarse qué hubiese sido del club estos dos últimos años si hubiesen podido contar con el futbolista español.

No solo es uno de los fichajes más queridos del ya retirado entrenador del Arsenal, Arsène Wenger, sino que era una pieza clave de su proyecto posmoderno en el club del norte de Londres. Decir que tras sus lesiones el juego del Arsenal se fue a una mejor vida es algo que podría considerarse muy arriesgado para algunos, quizá incluso una falacia para otros, pero algo más cercano a la realidad que a la mentira. El propio Wenger dijo que amaba al jugador y a la persona, y no es de extrañar que le haya resultado imposible encontrar el recambio idóneo para el que fue su club.

Cazorla fichó por los londinenses en la 2012-13 procedente del Málaga por una cifra cercana a los veinte millones de euros (algo que hoy en día se podría considerar como un regalo teniendo en cuenta las cifras que se están llegando a pagar por jugadores de menor calidad) y venía a hacerse un hueco en un equipo que necesitaba a un jugador de su perfil. Cazorla supo adaptarse y liderar en una época en la que el jugador español conseguía tener peso en la Premier League y en la que en España se veía a la liga inglesa como la más competitiva del mundo, por lo que salir de la zona de confort no era un problema siempre y cuando su juego fuera a dar un paso más. Los españoles buscaban empaparse de la experiencia que suponía jugar en la Premier y la Premier buscaban coparse de la calidad técnica de éstos. Era una ecuación perfecta que podía no salir bien, pero que en el caso particular de Cazorla encajó a la perfección.

La buena noticia dentro de la sucesión negativa de hechos de la lesión de Cazorla es que el futbolista ha conseguido superar la dura prueba que la vida le ha puesto por delante y ha comenzado a entrenar otra vez después de casi dos años de inactividad y de mucho miedo ante la tentativa de no poder volver a jugar. Tras su larga rehabilitación, el futbolista español ha comenzado la pretemporada con el Villareal y buscará probarse físicamente para poder cerrar un contrato con los Groguets. Tanto el propio Cazorla como su equipo médico tendrán la última palabra a la hora de decidir si es viable o no que el futbolista vuelva a los terrenos de juego.

De esta forma, Cazorla abandona el norte de Londres para dejar atrás una etapa que le ha dado y quitado a la vez y vuelve al club de su infancia por tercera vez para comenzar un nuevo capítulo en su carrera. El considerado como uno de los jugadores técnicamente más completos y dotados de la Premier League, incluso por el propio Arsenal, dice adiós a una liga y a un club en el que ha dejado un hueco irreparable y una huella imborrable.

Será interesante ver, en este nuevo capítulo del club del norte de Londres, cómo Unai Emery va a paliar los más que evidentes huecos que presenta su mediocampo y qué tipo de jugador plantea para el Arsenal. Si es avispado, buscará un perfil como el de Santi Cazorla: completo, con calidad, trabajador, humilde y con un amor incondicional por el club y por la afición que era tanto recíproco como verdadero. 

Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información