Wilson reina en la locura (3-4)

Dramática primera victoria para el Bournemouth en la Premier League con hat-trick de Callum Wilson. Los Cherries tuvieron el partido ganado por dos veces pero el West Ham reaccionó en ambas. La expulsión y penalti de Carl Jenkinson acabó de hundir a los Hammers.

Callum Wilson anotó un hat-trick

Premier League

West Ham 3
Bournemouth 4
Ficha técnica
3 - West Ham: Randolph; Jenkinson, Ogbonna (Tomkins, 35), Reid, Cresswell; Noble, Obiang, Kouyate, Payet, Nolan (Jarvis, 46); Sakho (Maiga, 73).
4 - Bournemouth: Boruc; Daniels, Cook, Elphick, Francis; Gradel (Gosling, 85), Surman, O'Kane, Ritchie (Smith, 90+4); Wilson, King (Pugh, 51).
Goles: 0-1, m.11: Wilson. 0-2, m.28: Wilson. 1-2, m.48: Noble (p). 2-2, m.53: Kouyate. 2-3, m.66: Pugh. 2-4, m.80: Wilson (p). 3-4, m.82: Maiga.
Trabajada y sufrida victoria la cosechada por los chicos de Eddie Howe en la capital. Dos veces llegó a estar dos goles por delante del West Ham, pero nunca llegó a cerrar el encuentro. Y segunda derrota consecutiva para el equipo de Slaven Bilic, que ya ha sufrido en sus carnes la exigencia de la parroquia de Upton Park.
Comiéndose el césped de Boleyn Ground salieron los Cherries, ya que aunque la primera acción verdaderamente peligrosa fue el gol bien anulado a Winston Reid en el minuto siete por un claro empujón a Steve Cook, pronto se pondrían por delante los visitantes merced al tanto de Callum Wilson. El vivo delantero se aprovechó de la galopada por diestra de Simon Francis y del despiste de Aaron Cresswell para fusilar con un cañonazo dentro del área a Darren Randolph (sustituto del sancionado Adrián) y anotar el primer gol del Bournemouth en la Premier League.
El gol espabiló a los de Bilic, que tomaron el control del esférico y dispusieron de ocasiones claras para empatar como el testarazo alto de Cheikhou Kouyate tras un buen servicio de Cresswell. Pero todo fue un espejismo, ya que Wilson iba a anotar el segundo gol en el minuto veintiocho gracias a una gran combinación en la frontal propiciada por el desorden defensivo de los londinenses.
El 0-2 dejó a los Hammers en la lona pero no supieron aprovecharlo los de Howe. Ni Charlie Daniels con su zapatazo lejano ni Max Gradel al borde del descanso aprovecharon sus oportunidades y Jonathan Moss mandó la contienda al intervalo entre la furiosa pitada del respetable.
El inicio del segundo tiempo fue como una columna de fuegos artificiales. A los ocho minutos, el West Ham había conseguido empatar el choque. El 1-2 lo puso Mark Noble al convertir un claro penalti cometido sobre él mismo, mientras que las tablas las firmó Kouyaté tras aprovechar un balón muerto en el área pequeña luego de una buena mano de Artur Boruc.
Pero el empate aplatanó a los Claret & Blue, que dieron un paso atrás y vieron cómo los sureños volvían a tomar la iniciativa. Ya avisaron en dos ocasiones con un zapatazo de Gradel y un chut de Marc Pugh antes de que el propio Pugh marcara en el sesenta y seis un excepcional tanto en una transición rápida de los suyos.
La debacle total de los Hammers no llegaría hasta doce aburridos minutos después, cuando Carl Jenkinson marró un despeje fácil y cometió penalti sobre Gradel que transformaría Wilson para anotarse un hat-trick. A pesar de la expulsión por roja directa de Jenkinson, los locales reaccionaron rápidamente con el bonito tanto de Modibo Maiga. Sin embargo, la segunda remontada no se llegó a culminar y el Bournemouth se quitó el cero de su casillero de puntos ante un West Ham envuelto en las dudas.
Comentarios
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información